COVID-19Ineficaces, las vacunas chinas contra el Covid; ahora ya quieren aplicar otras…a los ya vacunados.

ACNabril 12, 2021

Para aumentar la tasa de protección, los científicos especulan con aplicar diferentes vacunas a un mismo paciente. Comienza una campaña mediática estatal para encubrir el fracaso. China es el primer exportador de vacunas contra el coronavirus. Los riesgos, para Europa.

Es baja la eficacia de las vacunas chinas contra el Covid-19. Así lo declaró el 10 de abril Gao Fu, director de la Oficina de Control y Prevención de Enfermedades en China. Es raro que un alto funcionario de Beijing se exponga y deje al descubierto un fracaso del régimen, especialmente respecto a la pandemia de coronavirus, un tema que, según el presidente Xi Jinping se ha afrontado con éxito.

Para aumentar la eficacia de la inmunización, Gao especuló con la posibilidad de administrar diferentes vacunas a un mismo paciente, aumentar el número de dosis inyectadas -de dos a tres-, y modificar el intervalo entre una dosis y otra.

Hasta ahora, China ha desarrollado cuatro vacunas. En todos los casos, se trata de fármacos con virus “inactivados, por lo tanto, se obtienen de microorganismos muertos”. Los estudios brasileños afirman que la vacuna china Sinovac es eficaz en el 50,4% de los casos; las pruebas turcas han registrado una tasa de éxito del 91,25%; las indonesias, del 65,3%. Las vacunas fabricadas en Occidente, como las de Moderna, Pfizer-BioNTech y AstraZeneca, tienen tasas de eficacia superiores al 90%. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una vacuna debe tener una eficacia superior al 50% para ser distribuida.

Tras el revuelo causado por su discurso en Chengdu (Sichuan), Gao intentó corregir la situación. En una entrevista con el periódico oficialista (y nacionalista) Global Times, el científico chino dijo que sus palabras habían sido malinterpretadas y que “hasta ahora, los niveles de protección de las vacunas desarrolladas en todo el mundo” varían, “a veces son altos y a veces bajos”.

La prensa china ignoró la mayor parte de los comentarios originales de Gao. Sus declaraciones suscitaron las críticas de algunos usuarios de la red social Weibo, que le pidieron que “se callara”.

Muchos expertos extranjeros han criticado el proceso de China para aprobar sus propias vacunas por considerarlo poco transparente en comparación con los protocolos de Occidente. Genera gran preocupación el hecho de que se haya comenzado la campaña de vacunación antes de completar todos los ensayos, que incluyen la tercera fase a gran escala.

Las declaraciones de Gao representan un problema para todos aquellos países (60, según Beijing) que han comprado vacunas chinas, o las han recibido de forma gratuita. China es el primer exportador mundial de dosis de este tipo de fármacos, a pesar de que todavía no cuentan con el reconocimiento de la OMS respecto a su validez y eficacia. Por este motivo, las vacunas chinas no pueden ser incluidas en el COVAX, el programa mundial de vacunación de los países en desarrollo.

La escasa eficacia de las vacunas Sinopharm, Sinovac Biotech y CanSino Biologics también pone en peligro la campaña de inmunización en la Unión Europea. Desoyendo las instrucciones de las autoridades de la UE, el gobierno de Hungría -del nacionalista Viktor Orbán- ha comprado e inoculado dosis de fármacos chinos contra el coronavirus.

 

Beijing.

AsiaNews/Agencias.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *