COVID-19Estrella de TV que se jactaba de estar vacunada y presionaba a su mamá para que hiciera lo mismo…murió después de recibir la vacuna.

ACNabril 9, 2021

El analista legal de celebridades y personalidad de la televisión Midwin Charles murió a los 47 años, confirmó su familia en un tweet publicado el martes. La prematura muerte de Charles se produce poco más de un mes después de recibir su primera inyección con la vacuna de ARNm experimental de Pfizer contra COVID-19. Aún no se ha anunciado la causa de la muerte.

Charles, un colaborador habitual de CNN y MSNBC, recibió una dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer el 1 de marzo. Después de su inoculación, publicó sobre ella en Twitter , alardeando de la eficiencia del proceso y animando a otros, diciendo “¡Hagamos esto! ”

El comentarista legal subió otra publicación unas horas más tarde, señalando que era mortalmente alérgica a los cacahuetes, aparentemente preocupada lo suficiente como para querer llevar su EpiPen a la clínica de vacunación, “en caso de que entrara en un shock de anafilaxia (sic)”, dijo. .

Según la Clínica Mayo , “La anafilaxia es una reacción alérgica grave y potencialmente mortal. Puede ocurrir en cuestión de segundos o minutos después de la exposición a algo a lo que es alérgico … Hace que su sistema inmunológico libere una avalancha de sustancias químicas que pueden causarle un shock: su presión arterial baja repentinamente y sus vías respiratorias se estrechan, bloqueando la respiración … Si la anafilaxia no se trata de inmediato, puede ser fatal “.

Las preocupaciones que surgen de la frecuencia de eventos adversos asociados con la administración de las vacunas COVID experimentales aprobadas bajo la “autorización de uso de emergencia” han hecho que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitan una fuerte recomendación de que todas las clínicas de vacunación contra el coronavirus tengan equipos de intubación a mano. Además, el CDC advierte que “debe haber personal capacitado y calificado para reconocer y tratar los síntomas de la anafilaxia en todos los lugares donde se aplica la vacuna en todo momento”.

Charles aparentemente no sufrió un ataque anafiláctico, pero escribió en su perfil de Twitter que estaba experimentando “un poco de dolor en el sitio de inyección de la vacuna” dentro de las 24 horas posteriores a la inyección, actualizando dos días después que su dolor se había disipado. También informó tener “fatiga leve” y , aparentemente a través de Instagram, “dificultad para respirar”.

A pesar de su preocupación por una posible anafilaxia y la experiencia de dolor por la inyección, Charles procedió a presionar a su madre para que recibiera la vacuna, aparentemente obligándola a recibir la inyección después de “semanas de convencerla”.

Poco más de dos semanas después de su primera toma, el 19 de marzo, Charles subió una publicación  a su cuenta de Instagram, explicando que no se sentía bien. Unas semanas más tarde, el 7 de abril, murió, aunque aún no se ha informado de la causa de la muerte.

Los datos del Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS), coadministrado por los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), muestran que, hasta el 26 de marzo de 2021, se informaron 50,861 eventos adversos después de la vacunación contra COVID-19. De los 28.046 efectos secundarios atribuibles a la inyección de Pfizer, 1.131 muertes siguieron a la inyección, mientras que se informaron 228 casos de reacciones anafilácticas.

Una mujer de Kansas de 68 años, Jeanie M. Evans, murió el mes pasado después de sufrir una reacción anafiláctica a una vacuna COVID, poco después de recibir la inyección. Evans, madre de cinco hijos, experimentó una reacción alérgica mientras esperaba en la clínica de vacunas después de recibir la inyección y posteriormente se le administró un EpiPen para tratar de controlar su dificultad para respirar y hablar.

Un portavoz del Departamento de Salud y Medio Ambiente de Kansas le dijo a The Wichita Eagle que Evans fue transportada al Hospital Stormont-Vail, donde murió al día siguiente.

En Michigan, la evidencia publicada recientemente demuestra la incertidumbre de que las vacunas COVID protegen contra el virus y, de hecho, pueden contribuir a un mayor peligro de lesiones por contraer el virus de Wuhan.

Los informes del miércoles confirmaron que 246 personas que habían recibido ambas inyecciones de una vacuna COVID en Michigan fueron posteriormente diagnosticadas con el virus, lo que contradice las afirmaciones de los CDC, que han mantenido la posición de que “las vacunas COVID-19 son seguras y eficientes”. Tres de las 246 personas inoculadas murieron más tarde después de dar positivo por el virus.

 

Por David McLoone.

BROOKLYN, Nueva York, .

LifeSiteNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *