VIDA Y FAMILIALlamemos a la Iglesia “Familia de Dios”, más que ‘pueblo de Dios’: cardenal Naper.

ACNabril 8, 2021

Con motivo de su 80 aniversario el cardenal sudafricano Wilfred Napier Fox ha concedido una amplia entrevista a The Pillar en la que ha abordado cuestiones como la evangelización, la Iglesia en África y sus lecciones para el mundo, la colonización ideológica y los retos de la pandemia.

Reproducimos a continuación algunas de las respuestas del cardenal Napier:

Sobra la familia:

«La familia es de enorme importancia en África. Cuando dos personas se casan, son dos familias las que se ponen de acuerdo, no solo dos individuos, esto es sólo una muestra de cómo vemos la familia. Pero ahora, con la influencia de Occidente, y sobre todo con los programas para «modernizar» África, algunos de esos valores se han dejado de lado.

Uno de los puntos que creo que se planteó con mucha fuerza durante el primer Sínodo de África, en 1994, y que creo que refleja en gran medida cómo el sínodo africano iba a ayudar a redefinir la Iglesia, fue hablar no tanto como pueblo de Dios, sino como familia de Dios, la familia de Dios en África ahora. Este punto es claramente nuclear en el pensamiento africano: «Llamemos a la Iglesia familia y pongamos a la Iglesia en esa posición central»».

Sobre la colonización cultural:

«Hace algún tiempo escribí un artículo en un periódico quejándome de cómo se nos obligaba a ciertas condiciones con la ayuda que se nos ofrecía. Escribí en particular sobre Estados Unidos.

Recibí un correo electrónico muy enfadado del cónsul general en el que me decía: «¿De dónde he sacado esta idea?» Pero entré en Internet y, en dos minutos, encontré a Hillary Clinton haciendo esas amenazas en África central, donde estaba de visita, diciendo: «a menos que hagáis X, no vais a conseguir Y».

Así que está bastante claro: esta es una de las formas de operar de los países y organismos donantes, que tienen que contentar a quienes les apoyan, que muy a menudo desean que un tipo de discurso sea repetido por aquellos que reciben la ayuda.

Así que en este momento se les dice a muchos países: «A menos que hagáis X, a menos que reconozcáis los matrimonios homosexuales, no vais a recibir ayuda». Esto es muy fuerte. Y es una amenaza para los países que necesitan ayuda urgentemente.»

Sobre lo que nos puede enseñar África:

«Creo que lo principal que Europa puede aprender de nosotros, y también América, es esto: en África la fe es fuerte, no porque seamos mejores personas, moralmente o lo que sea, sino porque la gente se da cuenta de que necesitamos a Dios. No tenemos todo a nuestro alcance, dependemos de otros para muchas cosas, así que entendemos bien que dependemos de Dios.

Y creo que esta toma de conciencia de hasta qué punto confiamos realmente en Dios, dependemos de Dios, marca la diferencia en el nivel de fe y en la forma de relacionarse con Dios. Creo que esa es una de las principales diferencias [entre África y Occidente].»

Sobre su participación en los Sínodos:

«Durante todas esas sesiones de los sínodos, 2014, 2015 y 2018, nosotros [los obispos africanos] decidimos reunirnos casi todos los días. La radio del Vaticano fue muy amable al ofrecernos sus instalaciones. Nos reuníamos allí dos o tres veces a la semana, simplemente para reunirnos como africanos y discutir cómo iba el sínodo; para examinar cuestiones particulares que surgían y qué actitud tomaríamos ante esas situaciones.

Recuerdo un caso en particular en el que hablábamos mucho sobre lo que estaba ocurriendo en el sínodo, sobre la gente que vivía junta, que se acostaba y que no se casaba. Y en nuestro debate surgió la pregunta: bueno, ¿compartimos [en las tradiciones africanas] ese tipo de devaluación del matrimonio? Y la respuesta fue bastante clara: no.»

Sobre las relaciones entre cardenales:

«No es fácil para los cardenales conocerse los unos a los otros. Es decir, yo podría ir al siguiente consistorio para la creación de un grupo de cardenales y me alojaría donde normalmente me quedo, con los franciscanos, y sólo me encontraría con otro cardenal cuando llegara a San Pedro – no habría realmente una oportunidad de reunirse.

Así que esto es ciertamente un aspecto negativo del actual pontificado: no hemos tenido esas oportunidades de sentarnos y hacer lo que hicimos cuando  nos preparábamos para la elección del Papa Francisco, donde hay una gran cantidad de intercambios sobre las situaciones en nuestros diversos países, y, creo, una muy buena cantidad de aportaciones positivas en cuanto a lo que el nuevo Papa tendría que hacer. Y creo que el Papa Francisco se ha beneficiado realmente de saber cuál era el pensamiento del Colegio de Cardenales.

Yo sugeriría que probablemente necesitemos algo así de nuevo, y de forma regular. Tal vez no cada vez que haya un consistorio para la creación de cardenales, sino reuniones especiales como hizo el Papa Benedicto poco después de ser elegido. Hizo un anuncio en mayo de que nos reuniríamos. Tenía una agenda muy específica para que los cardenales trataran durante esos dos días. Algo así, creo, es valioso para guiar a la Iglesia en todo el mundo.»

 

Infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *