FORMACIÓN RELIGIOSALa Sagrada Eucaristía, negada e incomprendida: es «verdadera, real y sustancialmente» el Cuerpo de Cristo .

ACNabril 2, 2021

La doctrina de la Sagrada Eucaristía, fundamental para la enseñanza de la Iglesia Católica, no es conocida o la mayoría de los católicos la niegan abiertamente en la actualidad.

Según una encuesta de Pew Research de 2019 , siete de cada 10 católicos estadounidenses no creen que la Sagrada Eucaristía sea el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Esto a pesar de la enseñanza constante de la Iglesia que se remonta a los tiempos de los Apóstoles.

Y los Apóstoles lo escucharon directamente de la boca de Nuestro Señor mismo, quien en Juan 6: 54–57 dijo a Sus seguidores:

En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y lo resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece y yo en él.

El Evangelio continúa diciendo que muchos dejaron de seguir a Nuestro Señor después de eso debido al horror del canibalismo. Los católicos incrédulos de hoy carecen de fe para horrorizarse.
En cambio, los católicos de hoy que se identifican a sí mismos cayeron de la incredulidad a través de la familiaridad, al igual que la gente de Nazaret, que rechazó a Nuestro Señor cuando predicó allí. Fue la Comunión en la mano lo que engendró y perpetuó la incredulidad tan generalizada en lo que los católicos llaman la Presencia Real .

Ver el brillante espectáculo de Church Militant sobre este abuso litúrgico, titulado  Sleight of Hand: Reception Deception  , arroja luz sobre cómo una práctica inexistente se volvió común a fines del siglo XX.

Los obispos estadounidenses desobedecieron las directivas del Papa Pablo VI que estaban destinadas a salvaguardar la dignidad preeminente del Santísimo Sacramento.cm.

Muestra cómo, mediante el uso de mentiras y engaños, los obispos estadounidenses desobedecieron las directivas del Papa Pablo VI que estaban destinadas a salvaguardar la dignidad preeminente del Santísimo Sacramento. El Papa aprobó las directivas del Vaticano que estipulan que  “se debe tener cuidado de no permitir que las partículas del pan eucarístico caigan o se esparzan” y que “también se debe tener cuidado de que los comulgantes tengan las manos limpias”.

Cualquiera que haya estado en una parroquia típica sabe que el sacerdote, el diácono o los ministros extraordinarios dan poca o ninguna importancia a las partículas eucarísticas. Se ha observado que los lugares más santos de una iglesia son los tabernáculos y el piso.

 

por Rodney Pelletier.

ChurchMilitant.com •

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *