CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOLIBERTAD CATÓLICAIndignación y angustia por la prohibición a celebrar Misas en la Basílica de San Pedro: cardenal Zen.

ACNmarzo 31, 2021

El cardenal Zen ha escrito en su blog una carta dirigida al cardenal Robert Sarah en la que asegura que de no ser por las restricciones de viajes debido a la pandemia « yo habría sido el primero en volar a Roma y arrodillarme a la puerta de la Casa Grande de Santa Marta hasta que el Santo Padre retirara el decreto». Se refiere a la prohibición de que los sacerdotes celebren Misas sin concelebrar en los altares laterales de la Basílica de San Pedro. El purpurado asiático habla de manos blasfemas en el hogar que comparten creyentes de todo el mundo.

Carta completa del cardenal Jospeh Zen publicada en su blog:

Querido Cardenal Sarah.

No puedo evitar la angustia y la indignación al escuchar esta increíble noticia: ¡han prohibido las misas privadas en la Basílica de San Pedro!

Si el nuevo coronavirus no hubiera restringido los viajes, yo habría sido el primero en volar a Roma y arrodillarme a la puerta de la Casa Grande de Santa Marta (ahora residencia del Papa) hasta que el Santo Padre retirara el decreto.

Cada vez que vengo a Roma, es la misa privada en la Basílica de San Pedro la que más afianza mi fe: a las siete en punto, entro en la sala de vestimenta [casi siempre me encuentro con el cardenal Paolo Sardi, antiguo arzobispo]. A las siete, entro en el guardarropa [casi siempre me encuentro con el cardenal Paolo Sardi, antiguo arzobispo, hombre de gran virtud], se acerca un joven sacerdote y me ayuda a ponerme la capa, y luego me conducen a un altar (en la basílica o en la cripta, pero me da igual, ¡estamos en la basílica de San Pedro! Estábamos en la Basílica de San Pedro.

Considero que estas misas son las ofrendas más emotivas y con mayor carga emocional de mi vida, a veces rezando con lágrimas por nuestros mártires vivos en China (que ahora han sido abandonados por la Curia Romana y empujados a los brazos de la Iglesia cismática [el documento de junio de 2020 también vino de la Curia Romana, sin firmar y sin examinar por la Congregación para la Doctrina de la Fe]).

Es hora de hacer frente al excesivo poder de la Secretaría de Estado. No se debe permitir que estas manos blasfemas se introduzcan en el hogar que comparten los creyentes de todo el mundo. Que jueguen a la diplomacia mundana con el Padre de la Mentira, que «hagan de la Secretaría de Estado una cueva de ladrones», pero que no vuelvan a acosar al piadoso pueblo de Dios.

«¡En esos días habrá oscuridad!» (Juan 13:30)

Tu hermano
Joseph Zen.

 

InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *