DESTACADOS‘Nadie está obligado a obedecer’ decreto que suprime individualmente las misas dichas en San Pedro: Cardenal Müller.

ACNmarzo 22, 2021

El cardenal Gerhard Müller ha denunciado un decreto del Vaticano emitido recientemente que suprime las misas individuales en la basílica de San Pedro y limita las misas en latín a la capilla de la cripta de la basílica.

“Nadie está obligado a obedecerla”, dijo Müller a Raymond Arroyo en ‘The World Over’, argumentando que la Secretaría de Estado del Vaticano, que emitió la carta, no tiene “competencia disciplinaria” o “competencia teológica” “sobre la liturgia. [en] San Pedro “.

Estas declaraciones del prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe se asemejan a las del Cardenal Burke, quien dijo que la Secretaría de Estado “no es competente para la disciplina litúrgica de la Iglesia y, en particular, para la disciplina litúrgica en el Basílica de San Pedro ”.

La nota en cuestión, que se distribuyó el 12 de marzo, afirma que las “celebraciones individuales” de la Misa “están suprimidas” y que los sacerdotes que alguna vez pudieron decir la Misa en uno de los muchos altares de la Basílica de San Pedro ahora se limitan a Misas “concelebradas” en dos lugares, durante un intervalo de tiempo de dos horas.

Las directivas se hacen cumplir a partir del 22 de marzo.

Müller señaló a Arroyo que “nadie puede ser obligado a concelebrar, porque la forma normal de la santa misa es que un sacerdote esté celebrando, representando a Cristo”.

“Quizás [existe] la posibilidad de concelebración del obispo y su sacerdote en la diócesis y la catedral, pero la concelebración sólo de sacerdotes juntos no es una forma normal”, continuó Müller.

También señaló la absurda contradicción de obligar a dos sacerdotes a decir misa muy cerca el uno del otro, mientras que COVID-19 se usa simultáneamente como pretexto para otras restricciones en el estado de la Ciudad del Vaticano, incluida “la restricción de movimiento y reunión de personas, distanciamiento físico, aislamiento y cuarentena ”y“ protocolos de vacunación ”.

“Ahora estamos viviendo [en] la época de la corona, todo el mundo habla de la distancia social, y ahora se ven obligados a con-celebrar, a unirse”, dijo Müller.

“Esta carta es muy extraña, y esta argumentación y la terminología – las santas misas están ‘suprimidas’ – no suena muy católica”, dijo Müller.

Ahora que las misas en latín se han limitado a un solo altar en las Grutas del Vaticano, “Todos están obligados a escuchar en italiano” en la Basílica, señaló Müller.

“Pero hay algunas hermanas que están participando en estas misas que no pueden hablarlo, entender la misa en italiano, y por lo tanto, ¿por qué no está permitido celebrar la santa misa en latín, [el] idioma de la Iglesia, o en los idiomas de los sacerdotes y los participantes de los idiomas de sus países de donde provienen ”, continuó Müller.

Al comentar sobre la estrecha restricción del decreto del número de misas que se pueden decir en la basílica de San Pedro, Müller dijo: “Debemos estar felices de tener la santa misa en todas partes, porque la santa misa es un centro de la vida sacramental católica y también de la espiritualidad de todo sacerdote ”.

El impacto del decreto recae en gran medida sobre “un gran número de sacerdotes de la Curia que no tienen otra posibilidad de celebrar porque viven en el Vaticano”, señaló Müller.

Cuando Arroyo señaló que el decreto “no tenía una firma clara salvo las iniciales del subsecretario de Estado” y que “las nuevas reglas nunca se anunciaron formalmente”, dijo Müller, “creo que [no tenían] una buena conciencia y por eso hicieron estas maniobras ”.

“Esta carta no parece lo suficientemente inteligente como para convencernos”, dijo Müller.

 

Por Emily Mangiaracina.

ROMA, Italia.

LifeSiteNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *