AsiaEuropaLIBERTAD CATÓLICARecuperan una iglesia los católicos rusos; los comunistas la habían convertido en cine. Sufre más límites la libertad religiosa.

ACNmarzo 19, 2021

La iglesia de los Santos Pedro y Pablo se construyó en 1893, pero en 1933 fue clausurada por los bolcheviques, que la convirtieron en un cine. En Nóvgorod, la presencia de los católicos data del siglo IX.  Nuevas obligaciones legales: los ministros de culto que estudian en el extranjero deben someterse a una “reeducación” al regresar al país. Desconcierto entre budistas, protestantes y católicos. Los centros educativos también deben recibir un “certificado educativo” especial de los organismos estatales.

Después de 25 años de peticiones oficiales, la iglesia de los Santos Pedro y Pablo en Nóvgorod -la antigua ciudad del norte de Rusia, a 200 km de San Petersburgo- fue restituida a la Iglesia católica, su propietaria. La escritura por la que se concede la propiedad se firmó el 15 de marzo, y fue celebrada por los fieles con una liturgia solemne. La celebración estuvo presidida por el obispo auxiliar de la arquidiócesis de Moscú, el ruso Mons. Nikolaj Dubinin (responsable de la parte norte de la diócesis), que en los días previos se había desplazado al lugar para realizar una visita pastoral.

La iglesia se encuentra en la calle central de San Petersburgo. Nóvgorod es la ciudad donde los rusos se unieron por primera vez con las variantes escandinavas para formar un nuevo estado en el siglo IX. Los católicos deportados de Polonia (unas dos mil personas) consiguieron construir su propia iglesia en 1893, pero en 1933 fue cerrada por los bolcheviques, que utilizaron el edificio como cine. Le dieron el nombre de Rodina, “La Patria”. En 1996, una pequeña comunidad de católicos locales volvió a reunirse allí y comenzó a utilizar algunos espacios de la antigua iglesia para las celebraciones.

En 2009-2010, los católicos obtuvieron fondos federales para restaurar las torres exteriores de la iglesia, que habían sido destruidas durante el régimen soviético, y consiguieron que el edificio fuera reconocido como “monumento de valor federal”. Tras largos trámites, ahora los católicos podrán disfrutar de su iglesia con total libertad.

Lo cierto es que los católicos han estado presentes en esta ciudad desde los primeros siglos de su fundación. Ya en el siglo XI se tiene constancia de una iglesia de San Olaf para los mercaderes procedentes de los territorios bálticos y escandinavos y una de San Pedro para los alemanes, en el siglo siguiente. La comunidad católica se dispersó después del siglo XV, para renacer en el siglo XIX y resurgir nuevamente tras el fin del comunismo.

Sin embargo, no cesan las nuevas restricciones a la libertad religiosa de los católicos y otras comunidades religiosas minoritarias en Rusia. A pesar de que hubo varias apelaciones y numerosas correcciones, la Duma [Parlamento] Estatal rusa aprobó las enmiendas a la ley de libertad de conciencia y asociación religiosa. Según la nueva ley, los religiosos que reciben formación en el extranjero estarán obligados a pasar por un proceso de “reeducación” al regresar al país. Posteriormente recibirán un “nuevo certificado profesional” que será otorgado por el Estado. La única concesión obtenida fue la aplicación no retroactiva de la ley, por lo que quienes ya hayan terminado sus estudios en el extranjero podrán continuar su ministerio sin más restricciones.

Los representantes de la comunidad judía rusa procuran interpretar la nueva ley con cierto optimismo, considerándola un “estímulo para desarrollar las ciencias teológicas en las universidades rusas”. Los protestantes y los budistas, por su parte, dijeron que las nuevas normas se hicieron para “atar las manos” de los pastores de las comunidades. Los obispos católicos rusos, reunidos en Saratov en la asamblea de la Conferencia Episcopal los días 10 y 11 de marzo, también expresaron su perplejidad ante las normas aprobadas, aunque reconocieron algunas correcciones positivas. Un punto a resaltar es que los procedimientos de certificación (obligatorios también para los misioneros extranjeros) no son convincentes, a falta de estatutos y estructuras que los hagan creíbles.

La modificación de la ley parece aún más preocupante a la luz de otra disposición aprobada el 16 de marzo en la Duma, que obliga a cualquier institución educativa, incluidos los clubes deportivos y recreativos, a obtener un “certificado educativo” especial de los organismos estatales. Según la ley – que aguarda la firma del presidente – a partir del próximo primero de junio “todos los programas educativos y eventos deberán ser acordados con las autoridades estatales”, que tendrán derecho a rechazar o poner fin a cualquier tipo de curso, ejercicio o actividad educativa que se considere “no aceptable para los fines educativos de la Federación Rusa”, limitando así de forma muy preocupante la libertad de palabra y la expresión cultural. (V.R.).

 

MOSCÚ, Rusia.

ASIANEWS.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *