COVID-19LIBERTAD CATÓLICANo debe privilegiar el Gobierno los negocios, en detrimento de la Fe, demanda el Primado de Irlanda.

ACNmarzo 18, 2021

El primado de Irlanda ha pedido al gobierno que no anteponga los intereses comerciales al derecho al culto cuando levante las restricciones de encierro de COVID-19.

La República de Irlanda no levantará sus restricciones de Nivel 5 – un bloqueo completo con la gente que se insta a quedarse en casa – hasta el 5 de abril como muy pronto; sin embargo, no se permitirá el culto público hasta que el país alcance el Nivel 2, cuando ya se habrá permitido reabrir muchas empresas.

“La salida planeada de las severas restricciones actuales está siendo vigilada por muchos ciudadanos que esperan que su práctica religiosa sea respetada por las autoridades públicas y no esté subordinada a intereses comerciales”, dijo el arzobispo Dermot Farrell de Dublín, Primado de Irlanda.

“La salud, como descubrimos una y otra vez, no es solo una cuestión de evitar la enfermedad, es una cuestión de cómo somos en nosotros mismos, involucra nuestras emociones y nuestra salud mental”, dijo durante su misa del día de San Patricio.

El arzobispo señaló que el derecho al culto público está protegido por la constitución de Irlanda y, por lo tanto, “aliviar las restricciones al culto tiene un reclamo legal mejor fundado que otras actividades que pueden verse presionadas por poderosos intereses comerciales”.

Añadió que el número de personas “a las que se les permite adorar no se puede determinar al azar como si fuera una fórmula matemática”.

Farrell dijo que la Iglesia Católica ha ejercido durante el año pasado su “deber cívico y moral” en el cumplimiento de las pautas de salud pública, y cuando se ha permitido el culto público, ha sido “diligente” en mantener el culto seguro.

“Las parroquias han desarrollado formas innovadoras de apoyar a las comunidades y los más vulnerables a través de la transmisión de servicios, el uso de grupos de redes sociales y el contacto telefónico con los aislados y vulnerables. Para muchas personas, que se les niegue la oportunidad de asistir a Misa y recibir la Sagrada Comunión ha sido difícil: ha afectado la forma en que se alimentan y sostienen por su fe. No subestimemos las consecuencias de esto en la vida de las personas ”, dijo el arzobispo.

“La adoración tiene una clara prioridad humana sobre otras actividades que no poseen esa prioridad en sí mismas”, continuó.

“En particular, la restricción de asistencia a los funerales a 10 personas es dura e injusta. A los familiares cercanos con frecuencia se les niega el derecho a estar presentes en la Iglesia en el funeral de sus seres queridos: a veces, personas que han estado con el difunto durante años. Esto es tolerable sólo en las circunstancias más extremas y durante el período más breve posible ”, dijo Farrell.

“Por una cuestión de dignidad humana y justicia, pero más aún por una cuestión de bienestar y restauración de la normalidad, pido a las autoridades públicas que garanticen que el deseo legítimo de las personas de reunirse responsablemente y dentro de pautas razonables para ejercer su el derecho al culto será priorizado en la flexibilización de las restricciones ”, dijo.

Los comentarios de Farrell se produjeron cuando los obispos de Irlanda del Norte anunciaron “un regreso cauteloso al culto público” a partir del 26 de marzo, a tiempo para la celebración de la Semana Santa y Pascua.

Los líderes religiosos de las principales denominaciones de Irlanda del Norte suspendieron voluntariamente el culto público en enero después de consultar con las autoridades civiles.

“Al hacer este anuncio, hecho posible a través del esfuerzo colectivo y heroico de tantos en nuestra sociedad en su respuesta a la pandemia actual, especialmente nuestros trabajadores de la salud, los obispos enfatizan la necesidad de una precaución continua y una aplicación rigurosa de todas las mitigaciones y se requieren salvaguardas para garantizar el regreso más seguro posible al culto público en nuestras iglesias ”, dijeron los obispos del Norte en un comunicado.

La República de Irlanda se ha quedado rezagada con respecto al Norte en vacunaciones contra el coronavirus COVID-19. Al 13 de marzo, 451.589 personas habían recibido una primera dosis de la vacuna COVID-19 en la República, que tiene una población de 4.9 millones. Irlanda del Norte, con una población de 1,8 millones, había vacunado a 629.461.

 

Charles Collins.

LEICESTER, Reino Unido.

CRUX.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *