AméricaCOVID-19A la desobediencia civil por restricciones a celebraciones religiosas, llama un obispo en Chile.

ACNmarzo 17, 2021

Un obispo chileno insta a la desobediencia civil luego de que varias regiones del país volvieran a ser bloqueadas para detener la propagación del coronavirus COVID-19, imponiendo fuertes restricciones a la celebración de ceremonias religiosas.

Es cierto que la ley nos impide celebrar nuestra Eucaristía en paz, pero creemos que cuando una ley es injusta y va contra la conciencia se puede desobedecer, y lo digo como obispo y como responsable de la Iglesia Católica de Magallanes ”, dijo el obispo Bernardo Bastres, quien lidera la región más austral, más grande y la segunda menos poblada de Chile.

El ministro de Salud de Chile, Enrique Paris, respondió a las demandas del obispo durante una conferencia de prensa celebrada el lunes, el mismo día en que Bastres emitió su llamado: “No es bueno que un obispo pida por incumplimiento de las normas de salud … hemos gobernado “.

Chile ya ha vacunado a 4,7 millones de personas de 19 millones de ciudadanos. Para el 30 de junio, se espera que 15 millones de personas reciban una vacuna. Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, el país ha tenido casi 900.000 casos, con más de 21.700 muertes.

La semana pasada, el gobierno decidió cerrar Santiago, la capital del país, y el área metropolitana circundante durante los fines de semana, para tratar de reducir la curva de contagio. Pero luego el gobierno decidió agregar otras 20 ciudades a la lista de bloqueo obligatorio.

Durante su homilía del domingo, Bastres criticó la medida, instando a los fieles a violar la ley. Al día siguiente emitió un comunicado argumentando que sus palabras debían enmarcarse en el contexto de la región de Magallanes, ubicada a 1.865 millas de Santiago.

“Hemos tenido un año muy complicado, con encierros muy prolongados y, actualmente, estamos en una mejor situación con respecto a la tasa de contagio y la disponibilidad de camas de UCI”, dijo en un comunicado difundido el lunes.

A lo largo de la pandemia, escribió, la Iglesia Católica ha sido respetuosa de las directivas y normas de las autoridades sanitarias, y pide responsabilidad en esta “nueva situación”. Sin embargo, sostiene que en su región son bien conocidas las consecuencias del “centralismo”, agregando que la situación de salud local es diferente a la de la capital, pero las decisiones vienen de Santiago, no del gobierno regional.

“El sentimiento de muchos católicos magallánicos es que el costo de las medidas restrictivas solo recae en algunas actividades y no en otras”, escribió. “Al mismo tiempo, estas medidas no han respetado el camino de cada región, dándole así una especie de discriminación arbitraria, expresión del centralismo que vive nuestro país”.

Bastres también escribe que además de la situación vivida en la región de Magallanes, “que es el contexto de mis palabras en las que indiqué que no seguiremos una norma que consideramos injusta”, también es necesario considerar que las nuevas restricciones impuestas por el gobierno nacional no contribuye a las necesidades espirituales de los fieles.

Además, dijo, “lo sentimos como un ataque a la libertad religiosa, que está consagrada en nuestra Constitución Política”.

Más tarde, el gobierno se echó atrás en su decisión de prohibir el culto público y anunció que se permitirían misas con un número limitado de fieles durante el período restrictivo.

El obispo de Magallanes está lejos de ser el único obispo chileno que vio la decisión original del gobierno de suspender los servicios religiosos como un ataque a la libertad religiosa.

A través de un comunicado titulado “Ante una medida discriminatoria que atenta contra la libertad religiosa”, la conferencia episcopal del domingo había pedido a las autoridades civiles que entablen un diálogo sobre el tema.

“La libertad de culto y la práctica de la fe religiosa es un factor social esencial de una democracia moderna y para el logro del bien común”, escribieron. “Para la gran mayoría de las personas, la ayuda espiritual, según las formas de cada creencia o confesión religiosa es un espacio que esencialmente contribuye a afrontar las dificultades y momentos abrumadores, como los que vivimos”.

Argumentaron que, viendo la importancia de asistir a misa para el bienestar de los fieles, la decisión de suspender el culto público anunciada por el gobierno el domingo “es incomprensible y carece de racionalidad”.

Los obispos cerraron su intervención pidiendo el establecimiento de un espacio de diálogo con representantes de las diferentes religiones, “que nos permita llegar a normas y disposiciones que no contradigan la libertad religiosa”, especialmente teniendo en cuenta que se acerca la Semana Santa.

Más tarde el domingo, el gobierno nacional decidió permitir que los fieles asistieran a los servicios religiosos con un límite de diez personas en espacios cerrados y 20 en servicios al aire libre, una decisión aceptada por la conferencia episcopal, siendo Bastres la única voz conocida que lo desafió. , pidiendo aún más libertad.

El arzobispo Fernando Ramos, secretario general de la conferencia episcopal chilena, emitió un comunicado tras el cambio radical del gobierno, diciendo que es un “paso en la dirección correcta”, porque prohibir las actividades religiosas es un ataque a la libertad religiosa.

 

Inés San Martín.

CRUX.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *