AméricaEL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTOObispos bolivianos protestan contra gobierno socialista, por arresto de la ex Presidenta.

ACNmarzo 16, 2021

Horas después de que la ex presidenta interina de Bolivia fuera detenida y acusada de promover un supuesto golpe de Estado contra su predecesor Evo Morales, los obispos del país emitieron un comunicado en el que decían que “la política de venganza” y un sistema de justicia alineado con el poder político gobernante “no crear confianza en la gente “.

“La detención y procesamiento de la expresidenta de Bolivia, Jeanine Añez, junto con varios de sus ministros, sin tomar en cuenta las mínimas garantías constitucionales o incluso la presunción de inocencia, confirma la línea de acción que, lamentablemente, hemos visto en el sistema judicial ”, advirtieron los prelados.

“Las políticas de venganza y resentimiento y una justicia dependiente del poder político, no generan confianza en el pueblo y nos harán daño a todos, tarde o temprano”, advirtieron los obispos en un mensaje difundido el sábado por la tarde.

En la madrugada del sábado, Áñez y otros miembros de su ex gabinete fueron detenidos en el marco de una investigación por el presunto “golpe de Estado” contra el entonces presidente Evo Morales en noviembre de 2019.

Morales aceptó los pedidos de renuncia y huyó de Bolivia luego de las controvertidas elecciones generales de 2019 y los disturbios que siguieron. Después de un exilio temporal, pasado principalmente en Argentina, Morales regresó a Bolivia cuando su aliado Luis Arce ganó una elección presidencial celebrada el año pasado.

El breve gobierno de Áñez no estuvo libre de controversias: después de que asumió el poder, las protestas continuaron, principalmente de quienes buscaban el regreso de la moral. La respuesta del gobierno llevó a la oficina principal de derechos humanos de las Naciones Unidas a expresar su preocupación por el uso de la fuerza en respuesta a las protestas.

El mensaje del sábado del obispo fue difundido por video, con el obispo Ricardo Centellas, presidente de la conferencia episcopal boliviana, leyendo un texto preparado.

“No podemos permanecer pasivos mientras los ciudadanos que han servido a Bolivia, con sus limitaciones, sean perseguidos”, dice Centellas, invitando al gobierno a “desistir del control total del poder, la venganza y la persecución”.

El obispo también sostiene que la democracia solo es posible cuando existe un sistema de justicia independiente que no está sujeto a los intereses políticos del gobierno gobernante. Dijo que la justicia implica “respeto por la verdad”.

“No se puede crear un relato falso de la historia, inventando la verdad y manipulando la conciencia de los bolivianos”, dijo.

El prelado también dijo que cuando los que están en el poder actúan de manera arbitraria, “la democracia muere y el ejercicio del poder se convierte en imposición del poder, que tarde o temprano perjudicará a toda la sociedad”.

Centallas exigió “en el respeto del debido proceso, que forma parte de los derechos fundamentales reconocidos internacionalmente, la liberación inmediata de los detenidos”.

“No podemos quedarnos callados al ver la creciente persecución política, un recuerdo de momentos tristes de la historia, y que no generan confianza, paz y reconciliación entre los bolivianos”, dijo.

El domingo, el arzobispo Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, la ciudad más grande de Bolivia, también criticó las acciones del gobierno en el contexto de lo que llamó un “supuesto golpe de Estado” y pidió a los líderes del país que “actúen de acuerdo con la verdad”.

“Se pretende catalogar como golpistas a las personas y sus representantes que defendieron el voto ciudadano y la democracia, mientras que a los perpetradores del fraude se les presenta como víctimas”, dijo. “La democracia exige respeto por los derechos humanos”.

Gualberti también llamó a las autoridades civiles a “fortalecer las instituciones democráticas y respetar la dignidad y los derechos de cada persona, preservando la salud y la vida de los ciudadanos y construyendo un país reconciliado, unido y pacífico, sobre la base de la justicia”.

El lunes, Morales acudió a Twitter para afirmar que algunos de los líderes católicos se habían puesto del lado de “el opresor”.

“Lamentamos las declaraciones de algunos líderes de la Iglesia Católica de Bolivia que se ponen del lado del opresor, se olvidan de los humildes y piden la libertad de los golpistas sometidos a la justicia cuando nunca denunciaron ni mencionaron a las víctimas de las masacres de Senkata y Sacaba”, Morales escribió.

Las masacres de Senkata y Sacaba son dos incidentes ocurridos durante la presidencia de Áñez donde murieron hasta 36 manifestantes.

En mayo, el obispo Eugenio Scarpellini de El Alto pidió justicia e indemnización a favor de los familiares de las víctimas.

Al pedir la paz en Bolivia durante la homilía de una misa en el aniversario de la fundación de su ciudad, el prelado argumentó que no puede haber paz sin justicia, sin consuelo a los familiares y también reparación a los que perdieron a sus seres queridos. También pidió atención médica y trabajo para los heridos.

“No puedo dejar de condenar la violencia irracional que se desató en nuestra ciudad, en nuestro país”, dijo. “La violencia siempre genera heridas profundas, que seguramente se curarán con el tiempo”.

 

Inés San Martín.

CRUX.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *