VIDA Y FAMILIAEnseñar a niños de escuelas primarias que homosexualidad, transgénero y la masturbaciòn son positivas, es plan de la ONU apoyado por Biden.

ACNmarzo 13, 2021

El gobierno de Estados Unidos bajo Joe Biden apoya una vez más la “educación integral en sexualidad” en la política de la ONU. Este controvertido enfoque de la ONU sobre la educación sexual incluye enseñar a los niños de la escuela primaria que la homosexualidad y el transgénero son saludables y que la masturbación es positiva.

Diplomáticos estadounidenses expresaron su firme apoyo a la “educación integral en sexualidad” en las negociaciones para un acuerdo sobre cuestiones de la mujer que será adoptado por la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU el 23 de marzo, según informantes familiarizados con las negociaciones.

Bajo la administración de Trump, el gobierno de Estados Unidos había retrocedido en la promoción de este controvertido término. En un cambio con respecto a hace solo unas semanas, los diplomáticos estadounidenses ahora están siguiendo el ejemplo de la Unión Europea e insisten en que este término se incluya en el acuerdo de la comisión.

La insistencia de las delegaciones europeas y de la administración Obama de incluir “educación integral en sexualidad” en los acuerdos de la ONU es responsable de descarrilar las negociaciones sobre acuerdos anteriores de la ONU. Los países que se inclinan por los conservadores en cuestiones sociales se oponen al término por temor a respaldar currículos de educación sexual altamente controvertidos promovidos por agencias internacionales.

La agencia de las Naciones Unidas para la educación (UNESCO), junto con otras agencias de la ONU, publicó una guía curricular para todo el sistema de las Naciones Unidas sobre “educación integral en sexualidad” en 2018. La guía respaldada por UNICEF, ONU Mujeres, UNFPA y la OMS ahora se utiliza en todo el mundo. Sistema de la ONU e incluye contenido muy controvertido.

Las directrices de la agencia de la ONU proponen enseñar a los niños de hasta cinco años que las personas muestran amor y cuidado por los demás “a veces a través de comportamientos sexuales” y “la diferencia entre sexo biológico y género”. En el mismo rango de edad, las pautas sugieren presionar a los niños para que identifiquen a los “adultos de confianza” distintos de sus padres para “ayudarlos a comprenderse a sí mismos, sus sentimientos y sus cuerpos”.

Las pautas promueven agresivamente la aceptación social de la homosexualidad y el transgénero desde una edad temprana, incluida la enseñanza a los niños de cinco años de que su género no se corresponde necesariamente con su sexo biológico y que “hay muchos tipos diferentes de familias”.

Las agencias de la ONU incluso recomiendan decirles a los niños de nueve años que la masturbación es normal y “no causa daño físico o emocional, pero debe hacerse en privado”.

De acuerdo con el plan de estudios, a los adolescentes de hasta doce años también se les debe enseñar cómo acceder a la anticoncepción, el aborto y la salud reproductiva “sin barreras significativas, independientemente de su capacidad, estado civil, género, identidad de género u orientación sexual”. Las directrices de la ONU no mencionan ningún papel para la supervisión o participación de los padres en estas decisiones.

La guía del sistema de las Naciones Unidas también sostiene que se debe enseñar a los adolescentes que “todas las personas, incluidas las personas que viven con el VIH, tienen derecho a expresar sentimientos sexuales y amor por los demás” y, al mismo tiempo, que las personas que dan positivo en la prueba del VIH / SIDA deben “No se les exigirá que revelen su estado serológico”.

Las directrices de la ONU recomiendan que la educación integral en sexualidad sea obligatoria en las escuelas, aunque la evidencia de su eficacia es mixta.

Una sección sobre las fallas y limitaciones de los datos dentro de las pautas advierte que menos de la mitad de los programas de educación sexual muestran resultados positivos en el retraso en el inicio sexual, la fidelidad y el uso correcto de condones y que ningún estudio “examinó programas para gays, lesbianas u otros jóvenes que tienen relaciones sexuales con personas del mismo sexo “.

Para implementar las pautas, los funcionarios de la UNESCO recomiendan un plan de estudios aún más progresista elaborado por los grupos mundiales de abortos Population Council y la Federación Internacional de Planificación de la Familia.

Cuando se implementan a nivel nacional, los planes de estudio de “educación integral en sexualidad” a veces se denominan con otros nombres , como educación para la salud familiar, educación para la vida y educación en salud sexual y reproductiva.

 

Por Stefano Gennarini, JD.

NUEVA YORK.

C-Fam.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *