AsiaEL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTOMujer iraquí que conoció al Papa, ve pocas posibilidades de cambio.

ACNmarzo 12, 2021

La historia de la tragedia personal y la pérdida de Doha Sabah Abdallah resonó profundamente en el Papa Francisco durante su histórica visita el fin de semana pasado a la ciudad de Qaraqosh, en el norte de Irak, una vez devastada por militantes del grupo Estado Islámico.

En 2014, la muerte de su hijo alertó a la comunidad cristiana de la ciudad sobre el inminente ataque del Estado Islámico. Un proyectil de mortero disparado por los militantes cuando se acercaban a Qaraqosh golpeó frente a la casa de Abdallah y mató a su hijo y a dos primos que jugaban en el jardín delantero.

El Papa escuchó el testimonio de Abdallah en una ceremonia en la iglesia en Qaraqosh el domingo pasado.

Pero pocos días después de la visita del pontífice, destinada a dar esperanza a la menguante comunidad cristiana de Irak y alentar a sus miembros a quedarse, Abdallah duda que las realidades de la vida en Irak vayan a cambiar.

Ella dijo que también se iría si tuviera la oportunidad.

“El Papa no tiene el personal de Moisés, no puede dividir los mares y resolver nuestros difíciles problemas”, dijo a The Associated Press por teléfono el jueves. “Si tuviera los recursos o si alguien me diera la oportunidad de salir de este país, nunca volvería”.

Años después de que las fuerzas iraquíes declararan la victoria sobre el Estado Islámico y expulsaran a los militantes de la zona, la hija discapacitada de Abdallah todavía no puede asistir a las escuelas adecuadas, las casas siguen destrozadas y en ruinas. Es difícil encontrar trabajo y ninguno de los familiares de Abdallah en el extranjero planea regresar.

La población cristiana de Irak, que ha existido desde la época de Cristo, ha disminuido de alrededor de 1,5 millones antes de la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 a solo unos pocos cientos de miles en la actualidad. Las estimaciones sitúan a la población actual entre 250.000 y 500.000 habitantes.

A medida que las iglesias y las comunidades cristianas fueron cada vez más atacadas por grupos extremistas en el apogeo de la guerra sectaria de Irak que siguió a la invasión, el país fue testigo de un éxodo de cristianos. Aún más huyeron después del brutal ataque del Estado Islámico de 2014 que vació aldeas cristianas enteras en las llanuras del norte de Nínive.

La visita de cuatro días de Francisco a Irak, incluida Qaraqosh, tenía como objetivo alentar a los cristianos a quedarse, reconstruir y restaurar lo que él llamó la “alfombra intrincadamente diseñada” de religiones y grupos étnicos de Irak.

Qaraqosh, una ciudad mayoritariamente cristiana en Nínive, es solo una de las muchas que fue atacada por ISIS hace siete años. Los militantes invadieron la ciudad, dañaron su iglesia y garabatearon la proclamación “Estado Islámico permanecerá” en las murallas de la ciudad.

Los pocos cristianos que regresaron después de la liberación de Qaraqosh en 2016 encontraron maniquíes acribillados a balazos y otras señales de que los militantes habían utilizado las instalaciones de la iglesia como campo de tiro para prácticas de tiro.

Muchas casas fueron arrasadas en las batallas para expulsar al grupo y los servicios básicos aún no se han restaurado. La mayoría de los cristianos de la ciudad permanecen dispersos en otras partes de Irak o en el extranjero.

Abdallah recuerda vívidamente ese agosto de 2014, cuando los militantes del EI arrasaron las comunidades cristianas en Nínive. Recuerda a su hijo y a sus dos primos.

“Sus almas salvaron a toda la ciudad”, le contó al pontífice el domingo.

En el avión de regreso a Roma, el Papa expresó su testimonio y dijo a los reporteros que “me había tocado más”.

“Ella dijo una palabra: Perdón. Me conmovió ”, dijo Francis.

En cada vuelta de su histórico viaje mientras cruzaba Irak, Francisco instó a los iraquíes a abrazar la diversidad, desde Nayaf en el sur, donde sostuvo una histórica reunión cara a cara con el poderoso clérigo chiíta Gran Ayatolá Ali al-Sistani, a Nínive para el norte, donde se reunió con víctimas cristianas como Abdallah.

Pero después de la partida del pontífice, dijo Abdallah, la realidad se ha establecido.

“Nuestra situación es difícil porque no hay un acuerdo interno dentro del gobierno”, dijo. “¿Cómo podría alguien volver? No hay servicios básicos ”.

Bahnam Yussef, otro residente de Qaraqosh, se hizo eco de sus preocupaciones. “La visita del Papa llamó la atención del mundo sobre Irak”, dijo, pero los cristianos necesitan más garantías antes de regresar.

“Deben buscar ayuda, algunos tienen casas destruidas y quemadas, toda esta pérdida tiene que ser compensada”, agregó.

Con motivo de la visita del Papa, el primer ministro Mustafa al-Kadhimi declaró el 6 de marzo como un día nacional para la tolerancia y la coexistencia. Pero tales gestos no han ido acompañados de pasos prácticos. Hasta ahora, Irak no ha aprobado ninguna legislación ni ha promulgado políticas para atraer a los cristianos a regresar.

Abdallah dijo que su deseo es vivir en un Irak donde los cristianos y otras minorías tengan los mismos derechos, no el Irak de hoy, donde el sistema sectario de reparto del poder a menudo margina a las minorías.

“Fue increíble ver al Papa, nunca soñé que estaría tan cerca de él”, dijo. “Pero no ha cambiado nada”.

 

BAGDAD.

Samya Kullab.

La periodista de Associated Press Nicole Winfield en Roma contribuyó a este informe.

CRUX.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *