CULTURA RELIGIOSAVIDA Y FAMILIA¿Habla para nuestro tiempo, Nuestra Señora de la Salette?

ACNmarzo 8, 2021

Recientemente, el católico Joe Biden, el presidente más pro-abortista de la historia de Estados Unidos, juró como el 46º presidente del país. Fue el momento perfecto para educar a los líderes católicos. ¡El mundo estaba mirando!

Sin embargo, cuando el presidente de la USCCB, United States Conference of Catholic Bishops, el arzobispo José Gómez de Los Ángeles, comentó que la agenda de Biden “promueve políticas que avanzarían males morales”, el cardenal Blasé Cupich de Chicago emitió “un tuit mordaz”, muy molesto por la mención del aborto en el documento. ¡Un Príncipe de la Iglesia! Y otro Príncipe de la Iglesia, el Cardenal Wilton Gregory de Washington, D.C., ya había afirmado que le daría la comunión a Biden. Otro líder de la Iglesia, el cardenal Joseph Tobin de Newark, declaró que un católico podía votar por un demócrata en buena conciencia. Esto fue antes de las elecciones. Estos acontecimientos me hicieron pensar en los mensajes de Nuestra Señora de La Salette, que ocurrieron hace 175 años pero parecen tan relevantes para nuestro tiempo como lo fueron hace tantas décadas.

Todo comenzó en la soleada tarde del 19 de septiembre de 1846. Melanie Calvat, de 14 años, y Maxim Giraud, de 11, cuidaban perezosamente su ganado en las laderas cubiertas de hierba de La Salette, en lo alto de los Alpes franceses del sureste de Francia. Era un lugar de espectacular belleza alpina, a 1.500 metros sobre el nivel del mar.

De repente, Melanie vio una luz con aspecto dramático y vívido. Y gritó con miedo, “Maxim, ¡mira la luz!” “

“Era como si el sol se hubiera puesto allí”, dijo Maxim más tarde.

Continuó diciendo: “La luz se agitó, se movió y se arremolinó.” Y del interior de esa luz asombrosa apareció la figura de una hermosa mujer. Estaba sentada en una repisa con la cabeza entre las manos. Y, para su asombro, ¡estaba llorando! “Ella lloró todo el tiempo que estuvo hablando con nosotros”, relató Maxim. No tenían idea de quién era. Al principio pensaron que era una persona de la región. “Pensamos que era una mujer de Valjouffrey”, dijeron los niños. Porque vestía de esa manera: según su relato, llevaba un “delantal de ama de casa largo y amarillo, un chal y una gorra de campesina”. Las rosas perfilaban su chal y coronaban su frente. Llevaba un gran crucifijo alrededor del cuello y Maxim se dio cuenta de que era “en el crucifijo donde la luz brillaba con más intensidad.”

“Acercaos, hijos míos, no tengáis miedo”, dijo. “Estoy aquí para daros grandes noticias.”

Dirigió también a los niños palabras de advertencia: “Si mi pueblo no obedece, me veré obligada a dejar suelto el brazo de mi Hijo. Es tan pesado que ya no puedo sostenerlo. ¡Cuánto tiempo he sufrido por vosotros!” Habló de la absoluta necesidad de la oración, de la Misa dominical, de la observancia del Sabbath, de no tomar el nombre del Señor en vano. En este momento en Francia, después de la Revolución Francesa de 1789, casi nadie asistía a Misa el domingo, y la oración, la catequesis y los sacramentos estaban vergonzosamente descuidados. Casi nadie conocía su fe. Maxim y Melanie no eran la excepción: ambos niños, ninguno de los cuales sabía leer ni escribir, rara vez asistían a la Misa dominical. “Niños, ¿decís vuestras oraciones correctamente?”, les preguntó. “Casi nunca, señora”, contestaron con tristeza.

La Virgen anunció una hambruna si la gente no se enmendaba. “Se avecina una gran hambruna”, dijo. Y, efectivamente, esto ocurrió en el invierno de 1846-1847. Se produjo con especial intensidad en Francia e Irlanda. “Sin embargo”, dijo, “si la gente se arrepiente, las piedras y las rocas se convertirán en montones de trigo. Hijos míos, debéis darlo a conocer a todo el pueblo.”

Habló de la importancia de santificar el Sabbath: “Sólo unas pocas mujeres bastante mayores van a Misa en verano. Todos los demás trabajan todos los domingos durante todo el verano. Y en invierno, cuando no saben qué otra cosa hacer, van a Misa sólo para burlarse de la religión. En Cuaresma, van a la carnicería como perros”. Habló de dos cosas que hacían especialmente pesado el brazo de su Hijo: “Os he dado seis días para trabajar. El séptimo me lo he reservado, pero nadie me lo da”. Y habló sobre los juramentos: “Los carreteros no pueden jurar sin citar el nombre de mi Hijo.”

El obispo de la diócesis de Grenoble, monseñor Philibert de Bruillard, inició pronto una investigación sobre la aparición y, cinco años después, concluyó que era auténtica. “Tiene todas las características de la verdad”, dijo. También quedó muy impresionado por el resurgimiento de la fe en su diócesis. La gente comenzó a asistir a la Misa dominical en gran número y a recibir los sacramentos. En 1852 se colocó la primera piedra de la nueva iglesia. Ese mismo año se fundó una comunidad de misioneros diocesanos de Nuestra Señora de la Salette. En 1871 se formó la primera congregación de Hermanas de La Salette y en 1879 se coronó pontificalmente la estatua de Nuestra Señora de La Salette. Pronto la iglesia fue elevada a la categoría de basílica. San Juan Vianney, cuya parroquia de Ars estaba también en la diócesis de Grenoble, se convirtió en un ardiente defensor de La Salette.

Pero la historia de La Salette es mucho más que eso: Los niños recibieron secretos que debían ser revelados más adelante. Los secretos que fueron escritos por Melanie fueron aprobados por el obispo de Lecce, Francia, en 1879. Los secretos predecían un futuro castigo y una apostasía mundial, especialmente por parte del clero. Estos son algunos de los secretos que son relevantes para esta discusión:

-Entre los ministros de Dios y las Esposas de Jesucristo habrá quienes se entreguen al desorden y eso es lo que será terrible.

-El mundo se entregará a sus impías pasiones.

-Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, por su vida perversa, por su irreverencia y su impiedad en la celebración de los santos misterios, por su amor al dinero, su amor a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza. ¡Ay de los sacerdotes y de los consagrados a Dios que, con su infidelidad y su vida impía, vuelven a crucificar a mi Hijo!

-Dios golpeará de una manera sin precedentes.

-Todos los gobiernos civiles tendrán un mismo plan, que será abolir y acabar con todo principio religioso para dar paso al materialismo, al ateísmo, al espiritualismo y a vicios de todo tipo.

-Que los responsables de las comunidades religiosas se pongan en guardia contra las personas que deben recibir, pues el demonio recurrirá a todas sus malas artimañas para introducir a los pecadores en las órdenes religiosas, pues el desorden y el amor a los placeres carnales se extenderán por toda la tierra.

-Muchos conventos ya no son casas de Dios, sino pastizales de Asmodeo y sus semejantes.

-Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo.

San Pablo habló de estas cosas: “Sé que después de mi partida vendrán lobos salvajes entre vosotros y no perdonarán al rebaño (Hechos 20:29). “Y de vuestro propio grupo saldrán hombres que pervertirán la verdad”. (Hechos 20:30).

¿Estamos en el tiempo del Anticristo? Nadie lo sabe con certeza. ¿Pero en cuanto a los lobos salvajes que pervierten la doctrina? Bueno, ¿no está ocurriendo esto ante nuestros propios ojos?

 

 

Mary Hansen.

Mary Hansen escribe en MadonnasOfMexico.com. Ha sido antes maestra y escribe para el National Catholic Register, The Catholic Register y para OnePeterFive. Tiene un B. A. por la universidad de Queens en Kingston, Ontario, un M. Ed. (Maestría en Educación) y un Master of Divinity por Saint Michael, Toronto. Escribe desde Ontario, Canadá.

One Peter Five.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *