INVESTIGACIONESLey General de Población¡Aprobar ley contra la Vida y la Familia, prioritario para MORENA en el Senado! Investigación Ley General de Población Pt.4

Ricardo Monreal, la enlista en los 50 temas prioritarios a aprobar y la nombra “Contenido de mayor impacto nacional”.
Giovanna Azamarmarzo 4, 2021

La candidatura presidencial del legislador Ricardo Monreal, así como el futuro de la vida, la familia y hasta el de la Iglesia en México, penden de las curules de los senadores que se aprestan a aprobar dos Leyes que semánticamente incorporan los ataques más furtivos contra las estructuras socioculturales, religiosas e institucionales en que se asienta la estabilidad del país.

Se trata tanto de la “Ley General de Población” como de la “Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”, cuyos títulos ciertamente generosos, bien planificados, sin embargo, esconden un articulado asentado sobre la Revolución Cultural marxista impulsada por Antonio Gramsci, que sepulta la patria potestad de los padres sobre hijos y da vía libre al aborto, a la Agenda LGBTIQ y, entre otras cosas, a la censura a los derechos naturales que defiende la Iglesia.

Ver PDF del dictamen Ley General de Población

Ver PDF del dictamen Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

En efecto, resulta que dos fichas técnicas distribuidas entre los senadores mexicanos por el equipo del líder de la mayoría morenista en la llamada Cámara Alta, Ricardo Monreal Ávila, revelan los “objetivos prioritarios” del actual “Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio de la Sexagésima Cuarta Legislatura de México”.

Y entre dichos “objetivos prioritarios” figura la pretensión de aprobar dos Leyes que causan gran preocupación:

La primera, con un marcado tenor pro aborto y anti familia sería una nueva Ley General de Población; y la segunda, de claro tinte anti católico y anti familia, es denominada “Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”.

Ambos ordenamientos, extraña pero significativamente respaldados por diputados de Partidos que aparentan rivalidad ante el electoral mexicano ingenuo, entrañan un elevado grado de perversidad casualmente “no visto”, “no advertido” por legisladores que se dicen “católicos”, “pro vida” hoy “pro familia”.

¿Por qué perversidad? Porque como lo ha venido mostrado documentalmente (aquí, aquí y aquí) una irrefutable y profunda investigación realizada por la AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS –sustentada en textos oficiales del propio Congreso mexicano–, la Nueva Ley General de Población aprobada por los diputados federales de todas las bancadas coludidas:

  • Abre las puertas al aborto, a la pérdida de la patria potestad, a la Ideología de Género en las escuelas y a la legalización generalizada de las bodas gay.
  • Condena a los médicos objetores de conciencia que se nieguen a practicar legrados, y
  • Sentencia la persecución contra quienes estén a favor de la Vida desde la Concepción hasta su desenlace natural, como bien lo precisó el presbítero Ernesto María Caro en la segunda entrega de esta investigación.

Por su parte, la segunda Iniciativa, con el argumento de “garantizar” una vida libre de violencia para las mujeres señala a la familia, la educación, los medios de comunicación y a la Iglesia como las instituciones que ejercen la “violencia simbólica”, al promover mensajes, valores y normas que no se adecúan a la nueva “Agenda” de los “derechos reproductivos”.

Frente a la divulgación libre y natural por parte de la Iglesia, las familias, los centros educativos y los medios de comunicación, de “mensajes, valores y normas”, los dictámenes elaborados por los diputados, como sustento para la aprobación de la Ley, exponen la necesidad de eliminar tales “mensajes, valores y normas”. ¡Sí! Y todavía lo “remarcan” en el dictamen presentado por la Comisión de Igualdad de Género, integrada por 34 diputadas federales, donde destacan cinco del PAN que estuvieron en la redacción del dictamen y que se sumaron posteriormente a la aprobación de esta ley, lo que permitió que un total de 70 diputados de la bancada blanquiazul “condenaran a la Iglesia” como una Institución que ejerce “violencia simbólica” y que debe ser eliminada.

En los dos casos, debe señalarse con toda puntualidad que fueron Iniciativas de Reformas propuestas por diputados de la izquierda, encabezados por MORENA, partido político cuya ideología central es la destrucción de la familia natural, el asesinato de los hijos en el vientre materno y la homosexualización de nuestros hijos, entre muchas otras. Pero lo más preocupante de todo ello es que ante tal perversidad de las propuestas, no hubo siquiera un solo diputado que objetara o incluso, debatiera estas iniciativas de infanticidio prenatal.

Frente a tal comportamiento de los legisladores, sigue la pregunta amartillando las conciencias: ¿por qué los diputados de la coalición “Va por México”, y de quienes se dicen de derecha, traicionaron la agenda bioética y de familia? ¿Por qué votaron en bloque y tuvieron participación en la elaboración de los dictámenes que condenan a la familia, así como a los médicos objetores de conciencia, a la vida humana y a la Iglesia?

Lo cierto es que estas dos pretendidas nuevas “leyes”, calificadas ya en los círculos cristianos (no exclusivamente católicos) como satánicas”, por ser anti tesis del evangelio, inauguran la persecución legal contra todos aquellos que acuñan y de manera pública defiendan los principios de orden natural que dan sustento a la vida humana, a las libertades, a la familia y racionalizan la “fe”.

Pues bien, tales “Leyes” potenciales (porque lo serán, sólo si los senadores las aprueban y cumplen con toda la norma legislativa), ya están en el escritorio del Senador Ricardo Monreal Ávila.

¿Qué hará Ricardo Monreal Ávila? ¿Las dejará pasar? ¿Permitirá -el hombre pretensioso de convertirse en candidato presidencial- que se apliquen, afectando la paz de los mexicanos y sus instituciones educativas, culturales y religiosas?

¿Es así como “ayudará” a su hermano David Monreal a convertirse en próximo gobernador de Zacatecas, en un hecho político que pareciera conformar una nueva dinastía para dicha entidad?

Las preguntas que aquí se formulan, porque mañosamente, el propio Monreal, el 3 de diciembre del 2019, ante un grupo de organizaciones próvida que habían rodeado y bloqueado el edificio del Senado en protesta, en su sala ejecutiva, presumió que “él, como la gran mayoría de los mexicanos, era católico y completamente profamilia, y que mientras él estuviera allí, no pasaría ninguna ley que vulnerara la vida o la familia”.

Ese día se desbordaron, replicando un Domingo de Ramos, con porras, selfies y aplausos, militantes y líderes provida. De tal suerte que cuando Ricardo Monreal salió a hacer uso del micrófono en las afueras del senado, ya no repitió la mentira y sólo dijo: “…y ya nos pusimos de acuerdo sobre algunas estrategias que se los comentarán ellos (refiriéndose a los líderes provida), POR MI PARTE INTENTAREMOS SIEMPRE CUMPLIR Y CUMPLIR CON LOS COMPROMISOS QUE HEMOS HECHO…” ¿Cuáles fueron esos compromisos a los que se refiere Ricardo Monreal? ¿Acaso uno de ellos era que no pasaría ninguna ley que vulnerara la vida o la familia como lo había dicho, minutos antes, en la reunión privada con 10 líderes provida? Porque uno de los líderes, asistentes a dicho encuentro, declaró al equipo de Investigaciones de la AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS, que el Senador Ricardo Monreal, así lo había asegurado en su sala ejecutiva. Incluso, muchos militantes pro vida han afirmado a esta AGENCIA que Ricardo Monreal Ávila, dirigente de MORENA, tiene manos operando al interior de los movimientos provida católicos.

Lo cierto es que el Senador Ricardo Monreal los chamaqueó y les tomó el pelo, al estilo satánico, por la astucia y el engaño empleados; porque casualmente el hombre fuerte de MORENA en el senado, quien a toda costa busca que su hermano David Monreal sea gobernador de Zacatecas por MORENA con el voto católico y cristiano, inauguró este periodo con un programa denominado “50 temas prioritarios para el Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio de la Sexagésima Cuarta Legislatura” donde precisamente asume como “prioridad”, como ya se expuso líneas arriba, LA APROBACIÓN DE LA LEY GENERAL DE POBLACIÓN. La nombra, escuche bien, lea bien: “CONTENIDO DE MAYOR IMPACTO NACIONAL”.

Ver PDF de los 50 temas prioritarios

¡Exacto! La misma ley que señala “ELIMINAR LAS BARRERAS SOCIO CULTURALES E INSTITUIONALES” la promueve como “EL CONTENIDO DE MAYOR IMPACTO NACIONAL” bautizado así por el Senador “Católico” Ricardo Monreal; anticipando la consigna de “eliminar a los católicos provida y profamilia”. Así las cosas, como las puede ver, escuchar y cotejar, con todas las documentales y videos oficiales del Congreso, que soporta toda esta investigación la AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS.

El problema de Monreal es que, en su calidad de dirigente del Senado y de la mayoría de MORENA, justifica en el mismo documento “50 temas prioritarios…” (pag. 25), como “El establecimiento de lineamientos para erradicar cualquier «práctica discriminatoria»(sic) y abiertamente llega al extremo de reconocer la «interculturalidad» de la dinámica demográfica”.

Sí, ese es el discurso del Senador Monreal: un auténtico escupitajo a los grupos provida que fueron a aplaudirle al Senado de la República y que ahora salen a argumentar todas las justificantes de sus “crasos errores”.

La Vida Humana, la Familia y la Libertad Religiosa están en jaque en México, no tan solo por los “enemigos de siempre” sino por la tibieza, la traición de diputados de derecha,  la complicidad de algunos líderes y los negocios de otros, quienes pegan con la derecha en público, pero cobran con la izquierda en secreto.

Así las cosas, con este senador del partido en el poder que está acabando con México y que se asume como “el gobierno que todo lo consulta con el pueblo”; un gobierno obcecado en la tiranía, totalmente anti cristiano; todo lo anti evangélico lo han convertido en política pública, avalado por legisladores levanta dedos, quienes además mantienen a sus “porras infiltradas para que siempre los justifiquen”. Son rápidos de identificar en los grupos de chats donde vierten justificaciones cargadas de desinformación o se mantienen agazapados en el silencio.

Así es, ¡el gobierno de las consultas! Mire usted, qué paradójico y contradictorio. Ricardo Monreal promueve a la Ley General de Población como “EL CONTENIDO DE MAYOR IMPACTO NACIONAL”, ley que atenta contra la vida y la familia, como una “prioridad del Senado de la República”, pero la Primera Iniciativa Ciudadana en la Historia de México para reformar la Constitución con más de 240 mil firmas presentadas en 2016, no la ha querido dictaminar este senado, pese a que tribunales de distrito y colegiados les han dado la instrucción de hacerlo. ¿Saben ustedes por qué? Porque es una iniciativa que reconoce a la familia como “el elemento natural y fundamental de la sociedad”; y que debe ser protegida por la misma sociedad y el Estado. Hace cuatro días, el primero de marzo, nuevamente el poder judicial ha ordenado al Senado de la República que dictamine esta iniciativa popular.

¿Cuánto cuestan, a los mexicanos, estas “prioridades anti vida y anti familia de Monreal”? Para que esté usted enterado:

El Senado de la República gastará, de acuerdo con el presupuesto de egresos de la federación para este año 2021, más de 4 mil millones pesos, de los cuales el 60% está destinado al rubro de servicios personales; esto es 2 mil 448 millones. Es decir, cada Senador nos cuesta, a los mexicanos, poco mas de 90 millones de pesos en su periodo de funciones, para que se dediquen a promover y aprobar leyes que van contra la Fe, la Familia, la Vida, la Educación, la Comunicación y las Libertades, que los diputados irresponsables y traidores de la cámara baja del Poder Legislativo Federal de México, les endosan.

Ver PDF del presupuesto de la Federación

El caso de la Nueva Ley General de Población presentada por MORENA, pactada con todas las bancadas de diputados Federales, fue una pelota lanzada “a modo” desde el palacio legislativo San Lázaro al Senado de la República.

La aprobación senatorial de esta nueva Ley esconde la trampa de aprobar y hasta forzar la práctica del aborto, en razón de los llamados “derechos reproductivos” y la mal llamada “interrupción legal del embarazo”.

Pero más aún, el propio Senado de la República, en la “Ficha Técnica” que ha distribuido a los legisladores de todos los partidos, indica textualmente propósitos de la nueva pro abortiva y pro LGBTIQ “Ley General de Población”:

“En materia de la política de población, por medio de un Programa Nacional se propone que se incorpore el enfoque de igualdad de género en concordancia con las características y potencialidades locales identificadas en los instrumentos de planeación del desarrollo. Por último, se propone garantizar el derecho a la identidad de las personas a través del Registro Nacional de Población, el Servicio Nacional de Identificación, la Clave Única de Registro de Población; la Clave Única de Identidad Digital; y se establece un capítulo enfocado en la interculturalidad, mismo que asegura la inclusión igualitaria en sociedades culturalmente distintas.”

A través de esto último, “la interculturalidad”, se está dando vía libre también para la legalización de las llamadas bodas gay, entre personas del mismo sexo.

Es decir, a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley General de Población, tanto el aborto como las bodas gay y demás, tomarían “carta de naturalización” en el país. Su aprobación permitiría ponerlas en práctica “en cumplimiento de la ley”; en lo que ellos establecen como derecho la “inclusión igualitaria”:

  • En razón de “la inclusión igualitaria” (sic), se estaría exigiendo la celebración de bodas entre personas del mismo sexo, así como otras prácticas que forman parte de la llamada Agenda LGBTIQ.
  • En razón de “la inclusión igualitaria” (sic), los llamados Honores a la Bandera Nacional podrían ser suprimidos en el país (como ya ha acontecido en otras naciones), para “no herir susceptibilidades” o resultar “discriminatorio”.
  • En razón de “la inclusión igualitaria” (sic), imponer el travestismo como “derecho”.
  • En razón de “la inclusión igualitaria”, hombres diciéndose mujeres podrían participar en competencias deportivas exclusivamente femeninas.
  • En razón de “la inclusión igualitaria” (sic), ahora se impondrán en todas las escuelas, públicas y privadas, los “baños mixtos”.

De la misma manera, por ejemplo, todos aquellos médicos que se negaran, en razón de su derecho a la Objeción de Conciencia, a matar a un nuevo ser en el vientre materno, podrían ser acusados y hasta castigados de violar la Ley General de Población y hacerse acreedores a una penalización.

La aprobación senatorial, de la Ley General de Población, no solamente representará para México un grave retroceso y un acusado avance de la Cultura de la Muerte, sino que pondría en evidencia a los diputados y senadores que se asumen “católicos” y a sus coaligados de “VA POR MÉXICO”.

Dos leyes que inauguran un Estado represivo y que elimina las bases esenciales de nuestra Constitución. Las consignas de eliminar “las barreras culturales e institucionales” y “la violencia simbólica”, destruyen completamente la certeza jurídica dejando en un desamparo y de indefensión a todo ciudadano mexicano.

Este senador, Ricardo Morenal, tendrá que definirse, por estas dos leyes satánicas o el castigo electoral.

Las preguntas obligadas, de muchos actores sociales que cuestionan con asombro y decepción, se multiplican:

    • ¿Qué harán los Diputados engañados o cómplices? ¿Se reivindicarán de cara a la sociedad y a la historia?
    • ¿Que harán los pasmados jerarcas y líderes ante esta embestida progresista totalitaria? ¿Qué harán los ciudadanos todos?
    • ¿Estamos dispuestos a heredar el futuro un de Estado persecutorio, represivo y totalitario?

México tiene la palabra.

Por: Giovanna Azamar

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *