AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOEl Papa a Irak: en el camino de la esperanza, como Abraham.

ACNmarzo 4, 2021
En un vídeo mensaje dirigido al pueblo iraquí, difundido la víspera de su partida hacia Bagdad, el Papa Francisco invita a los cristianos, pero también a todos los “hermanos y hermanas de toda tradición religiosa”, a “reforzar la fraternidad, para construir juntos un futuro de paz”. E implora al Señor “el perdón y la reconciliación tras años de guerra y terrorismo”.

Un peregrino penitente, un peregrino de la paz que invita a los iraquíes a seguir el camino de Abraham, “en la esperanza”, sin quitar nunca los ojos de las estrellas. En un sentido vídeo mensaje dirigido al pueblo iraquí, publicado en vísperas de la salida de su 33º Viaje Apostólico, del 5 al 8 de marzo, el Papa Francisco explica que viene a “vuestra tierra, antigua y extraordinaria cuna de la civilización”, en primer lugar como “peregrino penitente”.

Implorar el perdón y la reconciliación del Señor tras años de guerra y terrorismo, pedir a Dios el consuelo de los corazones y la curación de las heridas.

 

Peregrino de paz en busca de fraternidad

 

Pero también “como peregrino de paz, repitiendo” como lo hizo Jesús en el Evangelio de Mateo: “Todos somos hermanos”…

En busca de la fraternidad, animados por el deseo de rezar juntos y caminar juntos, incluso con hermanos y hermanas de otras tradiciones religiosas, en el signo del Padre Abraham, que reúne a musulmanes, judíos y cristianos en una sola familia.

 

El encuentro con una Iglesia mártir

 

El Papa se dirige en primer lugar a los cristianos iraquíes, que han “dado testimonio de la fe en Jesús en medio de durísimas pruebas”, y dijo que se sentía “honrado de encontrarse con una Iglesia mártir: gracias por vuestro testimonio”. Los numerosos mártires que ha conocido, es su deseo, “nos ayuden a perseverar en la humilde fuerza del amor”. Y recuerda “las imágenes de las casas destruidas y las iglesias profanadas” que los iraquíes que huyeron de la furia del Isis aún tienen en sus ojos, y en sus corazones “las heridas de los afectos dejados atrás y los hogares abandonados”.

Quisiera llevarles la caricia afectuosa de toda la Iglesia, que está cerca de ustedes y del atormentado Oriente Medio y les animo a seguir adelante. A los terribles sufrimientos que han experimentado y que tanto me apenan, no permitamos que prevalezcan.

 

Como Abraham, miremos a las estrellas

 

“No nos rindamos ante la expansión del mal” es el llamamiento del Pontífice, porque “las antiguas fuentes de sabiduría de vuestras tierras nos dirigen a otra parte, a hacer como Abraham que, aunque lo dejó todo, nunca perdió la esperanza”. Confiando en Dios, Abraham “dio a luz una descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo”. “Miremos a las estrellas – es su invitación – ahí está nuestra promesa”.

 

Fortalecer la fraternidad, en tiempos de pandemia

 

Luego el Papa Francisco se dirige a todos los iraquíes “que han sufrido mucho, pero no han caído”. A los cristianos, a los musulmanes, pero también a los yazidíes “que tanto han sufrido” llamándolos “todos hermanos”. Como “peregrino de la esperanza”, recuerda que “desde ustedes, en Nínive, resonó la profecía de Jonás, que evitó la destrucción y trajo una nueva esperanza, la esperanza de Dios”.

Dejémonos contagiar por esta esperanza, que nos anima a reconstruir y empezar de nuevo. Y en estos duros tiempos de pandemia, ayudémonos mutuamente a fortalecer la fraternidad, para construir juntos un futuro de paz. Juntos. Hermanos y hermanas de todas las tradiciones religiosas.

 

Continuar por el camino de Abraham, recorriendo vías de paz

 

El Papa concluyó recordando a los iraquíes que “fue a partir de vosotros, hace miles de años, cuando Abraham comenzó su camino”, y hoy “nos corresponde a nosotros continuarlo, con el mismo espíritu, recorriendo juntos los caminos de la paz”. Y, como Abraham, “caminar con esperanza y no dejar de mirar las estrellas”.

Versión íntegra del Videomensaje de Francisco:

Queridos hermanos y hermanas de Irak: Assalam lakum! [¡La paz sea con ustedes!]

Dentro de unos días estaré por fin entre ustedes. Anhelo conocerlos, ver sus rostros, visitar su tierra, antigua y extraordinaria cuna de la civilización. Voy como peregrino, como peregrino penitente, a implorar al Señor el perdón y la reconciliación tras años de guerra y terrorismo, a pedir a Dios consuelo para los corazones y curación para las heridas. Y voy entre ustedes como peregrino de paz, para repetir: «Todos ustedes son hermanos» (Mt 23,8). Sí, voy como peregrino de paz en busca de la fraternidad, animado por el deseo de rezar juntos y de caminar juntos, también con los hermanos y hermanas de otras tradiciones religiosas, en el signo del padre Abrahán, que une a musulmanes, judíos y cristianos en una sola familia.

Queridos hermanos y hermanas cristianos, que han dado testimonio de la fe en Jesús en medio de las pruebas más difíciles, con emoción espero verlos. Me honra encontrarme con una Iglesia mártir. ¡Gracias por vuestro testimonio! Que los numerosos mártires, demasiados, que ustedes han conocido nos ayuden a perseverar en la fuerza humilde del amor. Aún tienen ante sus ojos las imágenes de casas destruidas y de iglesias profanadas, y en sus corazones las heridas por los afectos perdidos y los hogares abandonados. Deseo llevarles la caricia afectuosa de toda la Iglesia, que está cerca de ustedes y del atormentado Oriente Medio, y que los anima a seguir adelante. No permitamos que los terribles sufrimientos que han experimentado, y que tanto me apenan, prevalezcan. No nos rindamos ante la propagación del mal. Las antiguas fuentes de sabiduría de vuestras tierras nos guían hacia otra parte, a hacer como Abrahán que, aun dejándolo todo, nunca perdió la esperanza (cf. Rm 4,18) y, confiando en Dios, dio vida a una descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo. Queridos hermanos y hermanas, dirijamos nuestra mirada hacia las estrellas. Allí está nuestra promesa.

Queridos hermanos y hermanas: He pensado mucho en ustedes en estos años, en ustedes que han sufrido tanto pero no se han desalentado. En ustedes, cristianos, musulmanes; en ustedes, pueblos, como el pueblo yazidí, los yazidíes, que han sufrido tanto, tanto; todos hermanos, todos. Ahora vengo como peregrino de esperanza a vuestra tierra bendita y herida. En vuestra casa, en Nínive, resonó la profecía de Jonás, que evitó la destrucción y trajo una nueva esperanza, la esperanza de Dios. Dejémonos contagiar por esa esperanza, que nos anima a reconstruir y a empezar de nuevo. Y en estos duros tiempos de pandemia, ayudémonos a fortalecer la fraternidad, para construir juntos un futuro de paz. Juntos, hermanos y hermanas de cada tradición religiosa. Desde vuestra tierra, hace miles de años, Abrahán emprendió su camino. Hoy nos corresponde a nosotros continuarlo, con el mismo espíritu, recorriendo juntos los senderos de la paz. Por eso invoco sobre todos ustedes la paz y la bendición del Altísimo. Y a todos ustedes les pido que hagan lo mismo que Abrahán, que caminen en la esperanza y nunca dejen de mirar a las estrellas. Y a todos les pido por favor que me acompañen con la oración. Shukran! [¡Gracias!]

 

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *