De al-Sistani a la tierra de Abraham: el tour de force del Papa.

ACNmarzo 4, 2021

Esta mañana el Papa Francisco partirá de Roma para emprender su primer viaje al extranjero tras el estallido de la pandemia. El primer ministro Mustafa Al-Kadhimi lo recibirá en el aeropuerto una vez que aterrice en Bagdad antes de ir al Palacio Presidencial y también reunirse con el presidente de la República Barham Salih. La primera parada en casa  será en la catedral sirio-católica de “Nuestra Señora de la Salvación” donde dará un discurso frente a obispos, sacerdotes, seminaristas y catequistas.

Bergoglio permanecerá en Irak hasta el lunes 8 de marzo., el día de la ceremonia de despedida en el aeropuerto internacional de la capital y la salida hacia Roma. Un viaje difícil, que pende de un hilo hasta el último pero muy deseado por el Pontífice que no se dejó intimidar por el aumento de contagios por Covid y la reanudación de los atentados terroristas. Anteayer, el lanzamiento de diez cohetes contra una base militar en Occidente, donde están estacionadas tropas estadounidenses, volvió a encender la alarma sobre las condiciones de seguridad en el país. Un ataque celebrado por Abu Ali al-Askari, responsable de la seguridad de la milicia chiíta iraquí Kataeb Hezbollah, que también invitó a “no ser muy optimistas sobre la visita del Papa a Irak”. Palabras que dan idea de todo el riesgo del camino que está a punto de emprender Francisco.

Ayer la Santa Sede emitió un mensaje en videoen el que el Papa se dirigió al pueblo iraquí presentándose como un “peregrino penitente para implorar al Señor el perdón y la reconciliación después de años de guerra y terrorismo”. Un pensamiento especial fue para la comunidad cristiana a la que Francisco reconoció haber “sido testigo de la fe en Jesús en medio de pruebas muy duras”, diciendo que estaba “honrado de encontrar una Iglesia mártir”. A los que “todavía tienen en los ojos las imágenes de casas destruidas e iglesias profanadas, y en el corazón las heridas de los afectos abandonados y los hogares abandonados”, Bergoglio dijo que quería llevar “la caricia afectuosa de toda la Iglesia”. Seis etapas repartidas en cuatro días: Bagdad, Najaf, Ur, Erbil, Mosul, Qaraqosh. Un verdadero tour de force para el pontífice de 84 años, recuperándose de los recientes problemas de salud relacionados con una molesta ciática.

Francisco verá mañana al ayatolá Ali al-Sistani en su casa de Nayaf para una reunión que debería durar 40 minutos y que estuvo precedida de largas y difíciles negociaciones, como admitió el pasado mes de diciembre el cardenal patriarca de Babilonia de los caldeos, Louis Raphael Sako. Es posible que las dificultades se hayan registrado en el deseo de la Santa Sede de llegar a una firma conjunta de un documento sobre la hermandad humana similar a lo que sucedió en Abu Dhabi con el imán de Al-Azhar. Abdullah al-Ameri, embajador iraquí ante la Santa Sede, habló sobre la firma en el portal de noticias Mawazinpero posteriormente fue negado por la oficina del Ayatollah al-Sistani, quien había hecho saber que no había discutido esta posibilidad con la contraparte pontificia. La decisión de reunirse con al-Sistani es ciertamente significativa también desde un punto de vista geopolítico: es la autoridad religiosa chiíta más influyente entre los chiitas iraquíes y también uno de los principales oponentes de la influencia iraní, además de oponerse al gobierno de los clérigos. . En el pasado, al-Sistani también dijo que no era hostil a la idea de que un cristiano pudiera ser elegido presidente de Irak.

No hay duda, por tanto, de que la visita privada del Papa puede considerarse una elección de campo precisa también en la dinámica interna del país. La siguiente etapa del cara a cara con el Ayatollah será el encuentro interreligioso en la llanura de Ur de los caldeos donde, como recordó Bergoglio en su mensaje en video, “Abraham inició su camino”. El jefe de la milicia chií de Kataeb Hezbollah también apuntó a este nombramiento en su mensaje amenazador difundido ayer a través de Telegram, generando dudas sobre la “elección del lugar y el momento”. Francisco coronará el sueño de su predecesor San Juan Pablo II, claramente expresado en la carta “ Sobre la peregrinación a lugares vinculados a la historia de la salvación”.Cercano al Gran Jubileo del 2000. En él, Wojtyla escribe: “La primera etapa del camino que cultivo en el deseo está ligada a Abraham. De hecho, me gustaría ir, si es la voluntad de Dios, a Ur de los caldeos, actual Tal al Muqayyar en el sur de Irak, una ciudad donde, según el relato bíblico, Abraham escuchó la palabra del Señor desgarrándolo. de su tierra, a su pueblo, en cierto sentido a sí mismo, para convertirlos en instrumento de un plan de salvación que abrace a los futuros pueblos de la alianza y, en efecto, a todos los pueblos del mundo ”.

Habiéndose saltado físicamente el escenario tras el ‘no’ de Saddam Hussein , San Juan Pablo II quiso visitarla espiritualmente el 23 de febrero de 2000 durante una audiencia general en el Salón Nervi con la intención de volver “a los inicios de la Alianza de Dios con el ‘hombre”. Como dijo el cardenal Fernando Filoni, la “decepción fue grande” debido a “un acto diplomáticamente descuidado, de miopía histórica y miedo manifiesto al régimen” que empeoró aún más la credibilidad internacional del pais.

Más de veinte años después , será Francisco quien completará, en un contexto aún más arriesgado, la ansiada peregrinación a la tierra de Abraham.

 

NICO SPUNGTONI.

lanuovabussolaquotidiana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *