AsiaLIBERTAD CATÓLICADemuele otra iglesia la dictadura comunista china; el Vaticano, en silencio.

ACNmarzo 3, 2021

El cardenal Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, publicaba la semana pasada un enigmático tweet en el que se preguntaba “si era verdad que el Vaticano desconocía esto”. La cuestión se acompañaba de dos páginas en chino de una publicación en las que se pueden ver las fotografías de una iglesia.

A lo que se refería el cardenal Zen era a la demolición de la iglesia del Sagrado Corazón en Yining, que es precisamente la que aparece en las fotografías.

 

La iglesia fue construida en el año 2000, con todos los permisos necesarios, pero ahora va a ser derrocada para eliminar el “ostentoso” simbolismo del edificio, que por lo que parece no cumple con los requisitos exigidos por la política de “sinización” lanzada por Xi Jinping.

Según informa Asia News, los católicos de Yining (Xinjiang) recibieron la orden de desalojar la iglesia del Sagrado Corazón el pasado 19 de febrero: por orden de las autoridades locales, la iglesia debía ser destruida.

La comunidad de Yining, en el distrito de Yili, se encuentra a 700 km al oeste de Urumchi, la capital de Xinjiang. Los católicos del distrito -unos dos mil- provienen en su mayoría de antiguos exiliados de la época del Imperio Qing y por inmigrantes y confinados en campos de trabajos forzados de la región.

Lo curioso es que la iglesia cuenta con todos los permisos necesarios de la Administración de Asuntos Religiosos. Construida en el año 2000, funcionarios del distrito de Yili y autoridades del gobierno de Yining incluso asistieron a su inauguración, elogiando la construcción.

Las autoridades no han revelado el motivo de la demolición. Pero la mayoría sospecha que se está destruyendo la iglesia para utilizar el terreno y construir un centro comercial en su lugar. De hecho, la iglesia se encuentra junto a la carretera que lleva al aeropuerto y, en los planes urbanísticos, esta carretera será cada vez más importante.

La cuestión es que el lugar donde se encuentra la iglesia fue elegido en 1993 por el gobierno de la ciudad precisamente porque estaba alejado del centro habitado y no querían que la iglesia fuera “demasiado visible”. Pero con el tiempo la ciudad ha crecido y ese terreno ha despertado ahora el apetito de los especuladores y del gobierno local.

En 2018, la iglesia ya bajo el punto de mira: en nombre de la “sinización”, la Oficina de Asuntos Religiosos había borrado los cuatro bajorrelieves que adornaban la fachada, eliminado las dos estatuas de San Pedro y San Pablo de los laterales del edificio y arrancado la cruz que adornaba la cúspide del tímpano. Las dos cúpulas y los campanarios fueron también destruidos por ser “demasiado ostentosos”.

 

 

Infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *