COVID-19Dos tercios de los residentes en asilo dan positivo por COVID, después de la vacunación, en Holanda.

ACNfebrero 26, 2021

El 30 de enero, los 106 residentes del asilo de ancianos St. Elisabeth en Amersfoort, Países Bajos, recibieron la primera inyección de la vacuna experimental COVID-19. En dos semanas, y por primera vez desde que comenzó la pandemia el año pasado, el virus de Wuhan se abrió paso a través de la casa a gran velocidad. No menos de 70 residentes dieron positivo; para el lunes, 22 habían muerto . Algunos de los residentes se han recuperado, pero otros todavía están enfermos, lo que significa que pueden ocurrir incluso más muertes durante esta ola.

St. Elisabeth ha registrado el mayor número de contaminaciones por SARS-CoV-2 en un hogar de ancianos en los Países Bajos desde el comienzo de la crisis.

Con su población vulnerable de pacientes dependientes con demencia, muchos de ellos con otros problemas de salud, St. Elisabeth está acostumbrada a ver morir a personas. Evelien Bongers, hablando en nombre de la junta directiva, afirmó que no se podía “establecer con certeza en qué medida las muertes fueron una consecuencia directa de la contaminación con el coronavirus” debido a las condiciones subyacentes de las víctimas. “Estos pacientes ancianos murieron con el coronavirus, pero no necesariamente a causa del coronavirus”, dijo. “Pero estamos viendo una mayor cantidad de muertes de lo habitual”.

Esta distinción entre morir con el virus o debido a él es precisamente lo que falta en muchas estadísticas de COVID-19, con muchas restricciones que destruyen la libertad que se imponen sobre la base de números exagerados. Pero agregó: “Nuestros residentes necesitan cuidados y cuidados. Cuando están contaminados con el coronavirus, eso puede ser demasiado “.

Ver morir al 20 por ciento de sus pacientes en tan poco tiempo tuvo un gran impacto en las familias y los cuidadores, sobre todo porque esperaban relajarse después de meses de estricto cumplimiento de las medidas de seguridad gracias a la vacuna.

“Cuando comenzaron las vacunas, esperábamos que la contaminación disminuyera, pero eso no sucedió y estamos muy molestos por eso”, dijo Bongers.

El hecho es que el número de infecciones nunca había sido tan alto, y nunca habían ocurrido tan rápido, a pesar de que se tomaron medidas especiales cuando el brote comenzó a aislar a los pacientes positivos en sus habitaciones y restringir severamente las visitas externas a tres por semana por solo una persona. Además, la ola de contaminación no se produjo muy pronto después del primer disparo, cuando se podría haber argumentado que no tuvo tiempo para fomentar la inmunidad, sino dos semanas después, cuando al menos se podría esperar cierta eficacia si el La vacuna experimental está cumpliendo sus promesas. Si bien no está establecido que disminuya las infecciones, pretende disminuir la gravedad de COVID-19, la enfermedad asociada con el virus. Pero en St. Elisabeth’s en Amersfoort, 22 de los 70 pacientes que dieron positivo en la prueba murieron: más del 30 por ciento.

¿Es la “vacuna” experimental inútil, además de ser poco conocida en cuanto a sus posibles efectos secundarios a largo plazo y profundamente objetable debido al uso de células fetales abortadas en su desarrollo? En el caso del virus de Wuhan, el tiempo puede decirlo, pero eso ni siquiera es seguro porque las epidemias de coronavirus tienen vida propia y naturalmente alcanzan su punto máximo y disminuyen de acuerdo con su propio patrón.

¿También es dañino? En Holanda, la agencia donde se catalogan de forma centralizada los efectos indeseables de las inyecciones experimentales, Lareb, ya había registrado hasta el martes 5.086 casos sospechosos de enfermedad y malestar, para un total de unas 800.000 inoculaciones. En la mayoría de los casos se mencionan dolores de cabeza, dolores musculares y náuseas, pero también se documentaron 26 reacciones alérgicas graves.

Aún más preocupantes son las 65 muertes después de la vacunación informadas a Lareb el martes pasado, principalmente entre pacientes ancianos: 55 de los fallecidos tenían 80 años o más, y los otros diez tenían entre 65 y 80 años.

Lareb señaló que todas las víctimas se encontraban en condiciones de salud “vulnerables” debido a una enfermedad subyacente grave o una edad muy avanzada. La directora de la agencia, Agnes Kant, destacó que la muerte después de la vacuna no debe atribuirse automáticamente al pinchazo: “En los Países Bajos, una media de 750 a 800 residentes de hogares de ancianos mueren por semana, así como 2.000 personas mayores de 80 años. Es posible que algunos de estos hayan recibido la vacuna poco antes “.

Admitió que, en algunos casos, la inyección puede haber deteriorado la condición de los muy ancianos. “Días después de la vacunación, recibieron quejas que son efectos secundarios conocidos”, dijo, y agregó: “Las quejas como la fiebre no son la causa de la muerte por sí solas. Pero se sabe que para las personas mayores muy vulnerables, constituyen un riesgo. Es por eso que este hecho está incluido en las pautas, para que se considere cuidadosamente con respecto a la vacunación grupal ”.

En los Países Bajos, como en muchos otros países, son precisamente los más vulnerables los primeros en la fila para recibir las vacunas COVID-19: un sobrino de una mujer de 102 años que está muy bien e intelectualmente aguda está incluso haciendo un escándalo público. por el hecho de que fue pasada por alto durante la campaña de vacunación en su región debido a su buena salud.

También es notable que las autoridades estén minimizando los posibles efectos nocivos e incluso la muerte después de la inoculación, cuando se registran muertes por COVID incluso cuando el fallecido tenía una enfermedad terminal.

Pocos residentes holandeses de residencias de ancianos rechazan la vacuna experimental, que se presenta como la salida a las restricciones que los separan de sus familias. Pero en los hogares administrados por el grupo protestante más tradicional de los Países Bajos, aproximadamente la mitad de los residentes con malas condiciones de salud están diciendo no a la vacuna, porque desean “confiar en la Providencia de la Ley” sin “dañar” su confianza por la “interferencia de una vacuna”.

Life Site News.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *