EL MUNDOLos escándalos de las vacunas se suman a las tensiones políticas en América Latina.

ACNfebrero 23, 2021

Mientras la violencia, la corrupción y los escándalos de las vacunas continúan sacudiendo a América Latina, los obispos católicos están pidiendo a la gente que evite ser “tentados por el odio”, instar a la paz y evitar la politización de la pandemia de COVID-19.

 

Paraguay, un llamado a la paz

 

El obispo Ricardo Valenzuela consagró el domingo al pueblo de Paraguay a su patrona nacional, Nuestra Señora de Caacupé, y llamó a la Madre de Dios para ayudar al país a superar lo que él definió como un período de mucha preocupación y tensión en el ámbito político, económico y social. orden social.

El obispo de Caacupé también difundió una carta pastoral en la que se refirió a una ola de violencia extrema que está afectando al país, así como a la corrupción en la clase dominante de Paraguay.

La considerable violencia de los últimos meses, dijo, es el “reflejo de una sociedad enferma”.

Además, Valenzuela señaló que todos en el país sienten “la profunda corrupción en esferas importantes”, haciendo mención específica a la Policía Nacional.

Luego de un número creciente de casos de corrupción que involucran a funcionarios públicos, el ministro del Interior anunció a fines de la semana pasada que se harán cambios para tratar de “mejorar los resultados”, reconociendo que ha habido muchos casos de extorsión por parte de policías.

Independientemente de los desafíos que enfrenta el país, dijo Valenzuela, “el corazón de Paraguay es grande, lo hemos visto antes y en los eventos recientes”, incluso durante una serie de tormentas e inundaciones que han afectado a varias regiones del país: “¿Cómo mucha solidaridad! ”

Por ello, llamó a los fieles a “agrandar” ese corazón organizando una red sólida y compacta que involucre a todos los movimientos, grupos y asociaciones laicales de la Iglesia, que se convierta en un instrumento para fomentar iniciativas esperanzadoras.

 

“Vaccine-gate” en Argentina, Perú

 

Los escándalos continúan creciendo debido a lo que el presidente de la conferencia episcopal argentina ha llamado la “politización” de la vacuna COVID-19. Tanto en Argentina como en Perú, se ha revelado que cientos de personas vinculadas al poder se han “saltado la línea” y han pedido favores para vacunarse.

En Perú, hay una lista de casi 500 personas que recibieron la vacuna antes de lo programado y antes de los trabajadores de salud esenciales, incluido el representante papal en el país, el arzobispo Nicola Girasoli. El escándalo sacudió al país y provocó la renuncia de más de 100 funcionarios públicos.

El escándalo de la bola de nieve comenzó a principios de febrero cuando el ex presidente Martín Vizcarra admitió que él, su esposa y su hermano habían recibido la vacuna Sinopharm de China en octubre.

Las dosis que recibieron fueron parte de un lote de 3.200 enviado por Sinopharm para complementar un ensayo clínico que estaba realizando en Perú con casi 12.000 voluntarios. El gobierno peruano, ahora encabezado por el presidente interino Francisco Sagasti, firmó un acuerdo en enero por 38 millones de dosis de la vacuna de Sinopharm. A mediados de febrero había llegado un millón de dosis.

Pero el ex presidente del país y su familia no fueron los únicos que se beneficiaron de las dosis adicionales, y esto es lo que provocó el alboroto en un país que ha visto morir a más de 45.000 personas con COVID-19. Girasoli es hasta ahora el único funcionario de alto rango de la Iglesia involucrado en el escándalo, y los propios obispos locales no están dispuestos a darle un pase por haberlo recibido como “consultor en cuestiones éticas” de una de las universidades que dirigió los ensayos clínicos. .

En Argentina, un escándalo similar derrocó al ministro de Salud, Ginés González García. El ministro de Salud había malinterpretado por completo la crisis del coronavirus en febrero de 2020, diciendo que era “solo una gripe” que nunca llegaría al país y que sería un “fracaso” si el condado alcanzara las 10.000 muertes. Hasta ahora, más de 51,000 personas han muerto a causa de COVID-19.

González García había instalado un centro de vacunación “VIP” en el Ministerio de Salud de la Nación, y todo salió a la luz cuando un periodista oficialista reconoció al aire que había llamado a “su viejo amigo” el ministro y le había pedido la vacuna. El político procedió a agregarlo a la línea, y lo envió al ministerio para recibirlo, donde al menos una docena, pero probablemente más, de personas recibieron la vacuna antes de su turno.

El arzobispo Oscar Ojea lanzó un mensaje en video a fines de la semana pasada, como lo hace todas las semanas, y esta vez optó por centrarse en los escándalos de las vacunas: “Pienso en las tentaciones que tenemos los argentinos en este momento. Creo que tenemos la tremenda tentación de destruirnos y boicotear lo que puede ser bueno para nosotros ”.

Y luego expresó su consternación por la revelación de favoritismo en la aplicación de la vacuna COVID-19 y recordó cuáles deben ser las prioridades en su aplicación.

“Ahora estamos perplejos por la politización de la vacuna”, dijo el arzobispo de San Isidro. “Una vacuna que, como nos ha dicho repetidamente el Santo Padre, debe tener un alcance universal, nadie debe quedarse sin, y quienes tienen la responsabilidad de los cuidados esenciales merecen recibirla primero”.

“Con esta [la vacuna] tenemos que tener mucha delicadeza”, dijo Ojea, “porque se trata de vida o muerte. Cuando nos enfrentamos a la posibilidad de sostenernos en la vida, eso no se puede politizar. La vacuna es para el bien de todos ”.

El obispo, considerado muy cercano al Papa Francisco, invitó a los argentinos a pedirle al Señor “no ceder a la tentación y la ruptura de la división”.

 

Nicaragua, “tentada por el odio”

 

El obispo Rolando Álvarez, uno de los obispos más jóvenes y nuevos de Nicaragua, dijo el domingo que el país se encuentra inmerso en una grave crisis social, política y humanitaria.

Citando el Evangelio de Marcos, leído en iglesias de todo el mundo este fin de semana, que cuenta la historia de Jesús yendo al desierto durante 40 días y siendo tentado por el diablo, el prelado argumentó que Nicaragua atraviesa su propio desierto y está “tentada por el odio “.

“Nicaragua vive su propio desierto: El desierto de prueba, de la crisis social, política, económica y de salud provocada por la pandemia”, dijo el obispo durante su homilía en la iglesia catedral San Pedro de Matagalpa, al norte de Managua, la capital del país. .

El país aún se está recuperando de una revuelta popular de 2018 por una serie de controvertidos cambios a la seguridad social anunciados por el presidente Daniel Ortega. La decisión fue posteriormente revocada por el presidente, pero el daño ya estaba hecho. Más de 300 personas murieron en enfrentamientos con la policía y el ejército, y más de 30.000 huyeron a países vecinos.

El gobierno clasificó las protestas como un “intento de golpe” y el gobierno etiquetó a los obispos católicos como “organizadores del golpe”.

Nicaragua también está experimentando una crisis de salud debido a la pandemia de COVID-19. El gobierno ha negado que la enfermedad exista en el país y no ha tomado medidas para detener la propagación del virus.

“Hay pobreza, dolor, hambre, soledad, a veces confusión, personas sin hogar, mujeres indignadas, niños abandonados”, dijo Álvarez. “El desierto es un lugar de prueba, allí nos encontramos con Dios, en quien depositamos nuestra total confianza y esperanza”.

Para el prelado, Nicaragua también está siendo “tentada por el odio, la desesperanza, el miedo”, y agregó que “no debemos ceder a eso” porque “Dios está con nosotros”.

“Nicaragua está siendo tentada por la ambición, el liderazgo, los intereses grupales e intereses personales, por ideas ajenas a nuestra idiosincrasia, por una cierta sordera o insensibilidad a la realidad que vive la gente”, dijo, agregando que el país también está tentado por “ grupos de clanes y, a veces, incluso intrigas “.

El país se prepara para las elecciones nacionales, programadas para el 7 de noviembre. En su mensaje de Cuaresma difundido la semana pasada, los obispos pidieron una reforma electoral que garantice elecciones libres y transparentes.

Al presentar el mensaje cuaresmal, Monseñor Carlos Avilés, quien dirige la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua, dijo que las reformas son necesarias para evitar el fraude electoral.

“El llamado es por la paz, es por la no violencia y por todo lo que aporte al bien común, en este caso reforma electoral, para que las elecciones sean auténticamente creíbles y transparentes, si no, volvemos a otro fraude ”, Dijo Avilés.

 

Inés San Martín.

CRUX.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *