AsiaLIBERTAD CATÓLICAControl político comunista sobre la Iglesia en China, tras acuerdo secreto con el Vaticano.

ACNfebrero 23, 2021

El 23 de julio de 1921 se conmemora la fundación del Partido Comunista Chino, que tuvo lugar en Shanghai, cuando la ciudad era una concesión francesa. A cien años de esa fecha, los católicos de China celebrarán en 2021 un simposio “en memoria del centenario de la fundación del Partido Comunista Chino” y profundizarán “los conmovedores acontecimientos de la época de la Larga Marcha”, que sentó las bases de la victoria definitiva de Mao Zedong sobre Chiang Kai Shek, explica un artículo de la revista oficial católica, “La Iglesia en China”, firmado por un tal Hui Jing. El artículo informa sobre encuentro de planificación de los obispos chinos con los dirigentes de la Asociación Patriótica que se llevó a cabo a principios de febrero.

El simposio y el estudio de la Larga Marcha son solo algunos de los eventos que caracterizarán el programa de compromisos eclesiales elaborado por el Consejo de Obispos y la AP para este año.

El artículo enumera “cursos de formación en colaboración con el Instituto Central del Socialismo”; cursos preparatorios para el encuentro nacional de la “Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino” (en marzo); la “construcción de la Asociación Patriótica”, y mucho más.

Naturalmente, en el primer punto, se exige que los católicos profundicen “las directrices del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China y la V Sesión Plenaria del XIX Congreso Nacional”, y que asimilen “el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era”, reforzando “nuestra conciencia de la necesidad de mantener la integridad política, pensar en términos generales, seguir el corazón de los líderes  y estar alineado con la dirección central del Partido”.

Por si acaso alguien piensa que esto es poco pastoral y poco religioso, el programa establece que los católicos asimilen lo que es la religión católica para el Partido: en 2021 también deberán profundizar “las leyes y normas relativos al Reglamento sobre los asuntos religiosos y las Medidas para la administración de las comunidades religiosas, cumpliendo los principios del amor a la patria y el amor a la religión, la Iglesia independiente y autónoma y la gestión democrática de la Iglesia”.

Más allá de los títulos y eslóganes, 2021 será un período en el que la Iglesia católica en China debe “asimilar” la concepción de una “Iglesia de Estado”, sujeta en todos los aspectos a las órdenes de la Asociación Patriótica y al pensamiento del Partido. Y a pesar del acuerdo provisional entre China y el Vaticano con el reconocimiento del Papa como cabeza de la Iglesia, se reafirman los principios de “Iglesia independiente y autónoma” y de “gestión democrática”, que en realidad significa la sumisión de los obispos a la Asociación Patriótica.

En este programa político (más que pastoral), el único elemento vagamente relacionado con la misión de la Iglesia es el de la sinización, que se propone acercar la teología cristiana a la cultura china. En efecto, el programa incluye la convocatoria de un “Foro Teológico sobre Sinización, [cuyos] temas incluyen rito, música y arte sacro, etc.”. Es una pena que eso también se encuentre bajo la supervisión y control de la Asociación Patriótica, un organismo vinculado al Partido Comunista que en su mayor parte está formado por personas ateas. De hecho, lejos de ser un intento de fomentar la fe dentro de la cultura china (algo que existe desde hace mucho tiempo), la sinización es solo una traducción nacionalista del control político del Partido sobre la Iglesia Católica.

 

Por  Bernardo Cervellera.

AsiaNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *