VIDA Y FAMILIALa postura de Biden sobre el aborto contradice su catolicismo.

ACNfebrero 19, 2021

Joe Biden es solo el segundo presidente católico bautizado de los Estados Unidos, y el primero desde que el aborto se convirtió en un tema central en nuestra política. La oposición de la Iglesia Católica al asesinato deliberado de los niños por nacer es firme y bien conocida. Pero Biden apoya un derecho casi ilimitado al aborto y fondos federales para ello. Esa yuxtaposición está renovando el debate sobre las obligaciones morales de los ciudadanos católicos conscientes, incluidos los funcionarios públicos.

Noticias de historias han anunciado el renacimiento bajo Biden de una versión políticamente liberal del cristianismo que pone más énfasis en cuestiones tales como la pobreza y la inmigración que en la moral sexual. Según los informes, los obispos católicos han estado divididos sobre cómo responder.

Es un momento para que los católicos, laicos y clérigos por igual, tengan claro lo que enseña la iglesia. El catolicismo es bastante amplio: tiene lugar para muchas tendencias políticas. Un católico puede creer en buena conciencia que el gobierno federal debe hacer más para regular los mercados para servir al bien común, o que una regulación excesiva ha contribuido a la pobreza y debería ser relajada, o algo intermedio. El catecismo instruye que “las naciones más prósperas están obligadas, en la medida en que puedan, a acoger al extranjero en busca de la seguridad y los medios de vida que no puede encontrar en su país de origen”. Lo que eso significa en la práctica para la política estadounidense es, sin embargo, algo en lo que católicos igualmente fieles pueden estar razonablemente en desacuerdo.

Entonces, no hay nada malo en principio en que los católicos liberales y conservadores se hagan oír como voces distintas. Pero la enseñanza católica impone límites a las políticas que se pueden apoyar. Ningún católico debería, por ejemplo, aprobar una política que lleve a la separación rutinaria y a gran escala de los niños de sus padres en nombre de la lucha contra la inmigración ilegal. De hecho, los católicos están llamados a oponerse a tal política. En la medida en que fallamos en este deber, debido a partidismo, timidez, dureza de corazón o alguna otra razón, no cumplimos con lo que exige nuestra fe.

Así ocurre con el aborto. Biden se encuentra entre los católicos que han contribuido a la confusión sobre este punto. Ha dicho que su fe enseña que la vida humana comienza en la concepción y declaró : “Lo acepto en mi vida personal”. Pero no se lo “impondrá” a otros. Sin embargo, es la ciencia, no cualquier catecismo, la que nos enseña que en la concepción surge un miembro nuevo y distinto de la especie Homo sapiens. Lo que agrega la Iglesia Católica es que tenemos la obligación solemne de hacer todo lo posible para asegurarnos de que se haga justicia a todos los seres humanos, incluidos los que se encuentran en las primeras etapas de desarrollo. (Los católicos, por supuesto, y afortunadamente, no son los únicos que ven este imperativo).

El aborto es, en opinión de la iglesia, no solo inmoral en la forma en que es tomar el nombre del Señor en vano o cometer adulterio. No es en sí mismo una cuestión de ética sexual. Es una grave injusticia del mismo modo que lo es realizar cualquier acto destinado a matar a un ser humano inocente. Las leyes que lo permiten, o lo tratan como un derecho, son también gravemente injustas, de la misma manera que sería injusto que las leyes permitieran la matanza deliberada de cualquier otro ser humano inocente, especialmente a escala masiva. Por este motivo, el Papa Francisco ha hecho un llamamiento a “todos los políticos, independientemente de sus convicciones de fe, para que consideren la defensa de la vida de quienes están por nacer y entrar en la sociedad como piedra angular del bien común”.

Biden, por muy observador que sea en otros aspectos, no acepta la enseñanza de la iglesia sobre este tema. Lo rechaza flagrantemente. Puede desear sinceramente que nadie se proponga o practique un aborto y, en ese sentido, se “oponga personalmente” a ello. No obstante, está a favor de excluir a una clase particular de seres humanos de la misma protección contra el homicidio que favorece para todos los demás. Habla a favor de esa injusticia y trabaja para promoverla.

Nada en la enseñanza de la iglesia sobre el aborto implica que sea el único tema que debería preocupar a los ciudadanos y funcionarios católicos. Tampoco impide trabajar con la administración de Biden en iniciativas que parecen promover el bienestar general o recomendarlo cuando se lo merezca. Sin embargo, estamos obligados a decir la verdad sobre el aborto y lo que la iglesia realmente enseña al respecto: contárselo a nuestros compañeros católicos y a todos los demás. Se lo debemos a los no nacidos. Se lo debemos a nuestros conciudadanos de una nación comprometida con la “justicia para todos”. Y se lo debemos, también, al propio presidente Biden, quien en este tema es culpable de una profunda injusticia.

Ramesh Ponnuru es miembro del American Enterprise Institute y columnista de Bloomberg Opinion. Robert P. George es el profesor McCormick de Jurisprudencia en la Universidad de Princeton.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *