Miércoles de Ceniza y comienzo de la Santa Cuaresma; cuál es su origen.

ACNfebrero 17, 2021

“Recuerda que eres polvo y al polvo volverás; por tanto, conviértete y cree en el Evangelio ”. Aquí están los días de penitencia por la remisión de los pecados y la salvación de las almas. Este es el momento adecuado para la ascensión al monte santo de la Pascua. El Miércoles de Ceniza, cuya liturgia está marcada históricamente por el inicio de la penitencia pública, que tuvo lugar en este día, y por la intensificación de la instrucción de los catecúmenos, que debían ser bautizados durante la Vigilia Pascual, abre ahora el tiempo saludable de la Prestado.

El espíritu comunitario de oración, sinceridad cristiana y conversión al Señor, que proclaman los textos de la Sagrada Escritura, se expresa simbólicamente en el rito de las cenizas esparcidas sobre nuestras cabezas, al que nos sometemos humildemente en respuesta a la palabra de Dios. sentido que estas costumbres han tenido en la historia de las religiones, el cristiano las adopta en continuidad con las prácticas expiatorias del Antiguo Testamento, como “símbolo austero” de nuestro camino espiritual, a lo largo de la Cuaresma, y ​​para reconocer que nuestro cuerpo, formado a partir de el polvo, volverá como tal, como sacrificio hecho al Dios de la vida en unión con la muerte de su Hijo Unigénito. Por eso, el Miércoles de Ceniza, así como el resto de la Cuaresma, no tiene sentido en sí mismo, pero nos devuelve al acontecimiento de la Resurrección de Jesús.

La renovación pascual es proclamada para toda la humanidad por los creyentes en Jesucristo, quienes, siguiendo el ejemplo del divino Maestro, practican el ayuno de los bienes y seducciones del mundo, que el Maligno nos presenta para hacernos caer en la tentación. La reducción de la alimentación del cuerpo es un signo elocuente de la disponibilidad del cristiano a la acción del Espíritu Santo y de nuestra solidaridad con los que esperan en la pobreza la celebración del banquete pascual eterno y definitivo. Así, la renuncia a otros placeres y satisfacciones legítimas completará el cuadro requerido para el ayuno, transformando este período de gracia en un anuncio profético de un mundo nuevo, reconciliado con el Señor.

La celebración de las cenizas
de Enrico Beraudo

El origen del Miércoles de Ceniza se encuentra en la antigua práctica penitencial. Originalmente, el sacramento de la penitencia no se celebraba de la forma actual. El liturgista Pelagio Visentin subraya que la evolución de la disciplina penitencial es triple: “de celebración pública a celebración privada; de una reconciliación con la Iglesia, concedida una sola vez, a una celebración frecuente del sacramento, entendido como ayuda-remedio en la vida del penitente; desde una expiación prolongada y rigurosa, después de la absolución, hasta una satisfacción después de la absolución “.

La celebración de las cenizas nació con motivo de la celebración pública de la penitencia, de hecho fue el rito que inició el camino de la penitencia de los fieles que serían absueltos de sus pecados en la mañana del Jueves Santo. Con el tiempo, el gesto de imponer cenizas se extiende a todos los fieles y la reforma litúrgica ha considerado oportuno preservar la importancia de este signo.

La teología bíblica revela un doble significado del uso de cenizas.

1 – Ante todo, son un signo de la condición débil y frágil del hombre. Abraham, volviéndose a Dios, dice: “Mira cómo me atrevo a hablar con mi Señor, que soy polvo y ceniza …” (Gn 18, 27). Job, reconociendo el límite profundo de su existencia, con un sentido de extrema postración, dice: “Me arrojó al barro: me convertí en polvo y ceniza” (Job 30,19). En muchos otros pasajes bíblicos se encuentra esta dimensión precaria del hombre, simbolizada por las cenizas (Sab 2,3; Sir 10,9; Sir 17,27).

2 – Pero la ceniza es también el signo externo de quien se arrepiente de su mala acción y decide emprender un nuevo camino hacia el Señor. Particularmente conocido es el texto bíblico de la conversión de los habitantes de Nínive debido a la predicación de Jonás: “Los ciudadanos de Nínive creyeron en Dios y prohibieron el ayuno, vistieron el saco, del mayor al menor. Cuando la noticia llegó al rey de Nínive, se levantó de su trono, se quitó el manto, se cubrió con cilicio y se sentó sobre las cenizas “(Jn 3,5-9). Judit también invita a todo el pueblo a hacer penitencia para que Dios intervenga para liberarlos: “Todo hombre o mujer israelita y los niños que vivían en Jerusalén se postraron ante el templo y rociaron sus cabezas con cenizas y, vestidos de cilicio, levantaron sus manos delante del Señor “(Ds 4,11).

La sencilla pero atractiva liturgia del Miércoles de Ceniza conserva este doble sentido que se hace explícito en las fórmulas de imposición: “Recuerda que eres polvo y al polvo volverás” y “Conviértete y cree en el Evangelio”. Adrien Nocent destaca que la fórmula antigua (Recuerda que eres polvo …) está íntimamente ligada al gesto de verter las cenizas, mientras que la nueva fórmula (Arrepentíos …) expresa mejor el aspecto positivo de la Cuaresma que comienza con esta celebración. El propio liturgista propone una solución ritual muy significativa: “Si la cosa no fuera demasiado larga, se podrían combinar la vieja y la nueva fórmula que, juntas, sin duda expresarían mejor el sentido de la celebración:” Recuerda que eres polvo y en polvo volverás; por tanto, conviértete y cree en el Evangelio ”.

El rito de la imposición de cenizas, aunque se celebra después de la homilía, sustituye al acto penitencial de la misa; además, también se puede realizar sin Misa a través de este esquema festivo: canto de entrada, colecta, lecturas propias, homilía, imposición de cenizas, oración de los fieles, bendición solemne de Cuaresma, despedida.

Las cenizas se pueden imponer en todas las celebraciones eucarísticas de los miércoles, pero conviene señalar una celebración comunitaria “privilegiada” en la que se destaca aún más la dimensión eclesial del camino de conversión que se inicia.

 

por Vik van Brantegem.
Fuente: Santiebeati.it

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *