Derrumba la pandemia escuelas católicas: su matrícula, la más baja en 50 años, en E.U.

ACNfebrero 11, 2021
Third-grader Charlotte Garvey arrives for classes Sept. 9, 2020, at St. Patrick School in Huntington, N.Y., amid the COVID-19 pandemic. (CNS photo/Gregory A. Shemitz)

Las cifras de matriculación en escuelas católicas para el año escolar actual, afectadas significativamente por la pandemia, cayeron un 6.4% o más de 111,000 estudiantes del año escolar anterior, que es la mayor disminución de un año en casi 50 años.

La Asociación Nacional de Educación Católica publicó los aspectos más destacados de su informe anual sobre la matrícula escolar el 8 de febrero. El informe completo, titulado “Escuelas primarias y secundarias católicas de los Estados Unidos 2020-2021”, estará disponible el 17 de febrero.

Las cifras anuales muestran que el número de estudiantes de escuelas primarias católicas disminuyó en un 8.1% con respecto al año académico anterior, mientras que la disminución de las escuelas secundarias católicas fue solo del 2.5%. Pero el declive de la escuela primaria podría afectar el número de escuelas secundarias en los próximos cinco a 10 años.

La disminución más pronunciada de la matrícula se produjo en la matrícula de pre-kindergarten en las escuelas católicas, que bajó un 26,6% este año con respecto al año pasado.

La matrícula actual de escuelas católicas es de 1,626,291 en 5,981 escuelas católicas. Hay 4.812 escuelas primarias y 1.169 escuelas secundarias.

Los desafíos relacionados con COVID-19 han obligado a todas las escuelas a educar a los estudiantes de manera diferente el año pasado. Más del 90% de las escuelas católicas han estado abiertas para el aprendizaje en persona y el trabajo dentro de las pautas de salud aprobadas. Al comienzo del año escolar actual, 209 escuelas católicas habían cerrado, muchas debido a COVID-19, pero otras debido a la disminución de la matrícula y la inestabilidad financiera.

Algunos estados y ciudades han visto un aumento en la matrícula de escuelas católicas con una afluencia de estudiantes transferidos que optan por clases presenciales y eligen escuelas católicas. Pero la historia completa aún se está desarrollando, ya que las escuelas católicas han experimentado una disminución dramática general en la inscripción y un aumento en el cierre de escuelas.

Solo 10 de las 174 diócesis con escuelas católicas tuvieron un aumento del 1% o más en la inscripción de estudiantes: Duluth, Minnesota; Charleston, Carolina del Sur; Charlotte, Carolina del Norte; Reno, Nevada; Manchester, Nueva Hampshire; Phoenix, Bismarck, Dakota del Norte; Denver; Greensburg, Pensilvania; y Las Vegas. Pero el informe también señaló que ninguna de estas diócesis tuvo aumentos de inscripción el año anterior, lo que sugiere que esto podría no ser parte de una tendencia.

El informe de la NCEA dijo que la cobertura de los medios sobre el impacto de la pandemia en la matrícula escolar hasta ahora “ha sugerido que las escuelas católicas y otros tipos de escuelas privadas se han beneficiado de la suspensión de la instrucción presencial inducida por la pandemia. Sin embargo, la investigación de la NCEA sugiere que los sistemas de escuelas católicas han sufrido en gran medida pérdidas notables de inscripción, incluidos los sistemas escolares católicos más grandes “.

También señaló que la amplia disponibilidad de los programas de elección de los padres financiados por el estado no parecía tener un impacto en las tendencias de inscripción. Por ejemplo, de los cuatro estados con importantes programas de elección de los padres (Arizona, Ohio, Indiana y Florida), solo la matrícula en escuelas católicas de Arizona se mantuvo estable, mientras que la matrícula en escuelas católicas en los demás estados disminuyó.

El informe señala que los programas de elección de los padres se han considerado durante mucho tiempo como “una solución potencial a los crecientes desafíos de la viabilidad de las escuelas católicas”, pero las cifras actuales de inscripción y la disminución incluso en los estados con programas de elección “no parecen ser suficientes para cambiar la marea ”, decía.

Algunas cifras positivas en el informe actual se relacionan con las listas de espera de las escuelas y el número de personal escolar. Actualmente, más escuelas informaron tener estudiantes en una lista de espera de inscripción que en años anteriores, pero esto también podría deberse a “capacidades de inscripción disminuidas artificialmente en medio de los requisitos de distanciamiento social”.

La dotación de personal de las escuelas católicas no disminuyó al mismo ritmo que la disminución general de la inscripción de estudiantes, disminuyendo solo un 2.3%, lo que se debió en parte a la disponibilidad y utilización del Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP, en la primavera de 2020. Basado en la investigación de la NCEA , menos de un tercio de las escuelas católicas a nivel nacional hicieron ajustes al personal durante la pandemia.

La baja proporción de estudiantes por maestro (11: 1 en 2020) ha sido durante mucho tiempo una característica de las escuelas católicas, pero también significa que el costo de educar a los estudiantes en las escuelas católicas, que cuesta menos que en las escuelas públicas, ha aumentado a medida que la matrícula de estudiantes ha disminuido.

Una forma de ayuda para los líderes de las escuelas católicas creada por el Congreso el 21 de diciembre es el programa de Asistencia de Emergencia para las Escuelas No Públicas, que asigna $ 2.5 mil millones de fondos para gastos no relacionados con el personal incurridos como resultado de la pandemia. Sin embargo, las escuelas deben optar por aprovechar este programa o la segunda ronda del Programa de protección de cheques de pago, pero no ambos.

Si las escuelas usan fondos de ayuda para gastos que no son de personal, es probable que vean disminuciones drásticas de personal o potencialmente más disminuciones de inscripción a medida que el costo de educar y el costo de matrícula aumentan para mantener los niveles actuales de personal.

El informe de la NCEA señala que de las 209 escuelas católicas que cerraron o consolidaron al final del año escolar 2019-2020, las escuelas primarias constituyeron la mayor parte de esta cifra: 186. Sin PPP y fondos de reserva escolar, más escuelas podrían haber cerrado.

Los cierres de escuelas, muchos en entornos urbanos, también “afectaron desproporcionadamente a familias desatendidas y familias no católicas”, dijo el informe que dijo que era significativo porque las escuelas católicas se crearon para servir a familias inmigrantes o personas marginadas por otras opciones escolares.

“El borrado de las escuelas católicas de las comunidades de todo el país, en particular las comunidades desatendidas, equivale a una desinversión disruptiva del capital social y vías de oportunidad para todas las familias”, dijo el informe, y agregó que también disminuye la “diversidad de comunidades escolares católicas que todas las familias independientemente de su raza, origen étnico, nivel socioeconómico u oportunidad “.

 

Por: Carol Zimmermann.

CNS.

WASHINGTON.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *