Nuestro cuerpo no es un ‘accidente’ de la personalidad sujeto a cambios.

ACNfebrero 7, 2021

Este domingo en la Misa, los creyentes continúan caminando por el Evangelio de San Marcos. El fin de semana pasado, el Evangelio relató cómo el Señor Jesús exorcizó un mal espíritu en la sinagoga de Capernaum. Con esta acción, estaba mostrando su autoridad sobre las cosas del espíritu. Este fin de semana, el Señor sale de la sinagoga y comienza a curar las enfermedades físicas y las dolencias de los que están en la ciudad portuaria.

¿Existe una conexión entre disipar los demonios y curar las enfermedades corporales?

Como seres humanos creados a imagen de Dios, estamos compuestos por un cuerpo y un alma. Tanto nuestro cuerpo como nuestra alma comparten la imagen de Dios. Ambos participan de nuestra dignidad como personas humanas y como hijos de Dios.

El cuerpo no debe ser disminuido o descartado como una materia prima sin identidad, o simplemente como un vehículo que transporta nuestras almas. No, el cuerpo comparte nuestra dignidad. Debe ser respetado, cuidado y estimado adecuadamente.

Nuestras almas no deben ser abordadas como nuestro “verdadero yo”, escondido en algún lugar de nuestros cuerpos. El cuerpo no es un componente extraño a nuestra personalidad, ni el alma es un componente extraño a nuestra personalidad. Ambos deben ser reconocidos, ambos deben ser respetados y ambos deben ser cuidados.

La complementariedad de nuestras almas y cuerpos se refleja de muchas maneras, especialmente cuando amamos, expresamos deleite, damos gracias y sufrimos. Por ejemplo, nuestras almas comparten los sufrimientos de nuestros cuerpos y viceversa. Si nuestro cuerpo tiene una temperatura alta, entonces nuestra voluntad se debilita y la virtud es más difícil. Si nuestras almas están nubladas por la melancolía, entonces nuestros cuerpos experimentan un debilitamiento de la capacidad muscular.

Tenemos que tener cuidado, por tanto, de no aislar el alma del cuerpo, ni el cuerpo del alma. Como nos exhorta san Agustín: “Cuida tu cuerpo como si fueras a vivir para siempre; y cuida tu alma como si fueras a morir mañana ”.

Como seres humanos, somos cuerpo y alma. El cuidado que nos damos a nosotros mismos, o que recibimos de otros, debe considerar estas dos partes de nuestra personalidad. Y esta es la sabiduría experimentada que se puede discernir de las acciones del Señor Jesús en Capernaum.

El Señor no ministró únicamente las realidades espirituales, como si dijera: “Oye, el cuerpo no es realmente tan esencial. Descuidarlo, manipularlo, deshonrarlo. No importa. ¡El alma es lo único que realmente importa! ” Tales sentimientos están completamente en desacuerdo con las palabras y los hechos de Jesucristo, quien fue Dios hecho carne.

El honor que le dio al cuerpo humano al asumir nuestra naturaleza se refleja en la sensibilidad y el cuidado que le dio al cuerpo humano, especialmente cuando curó enfermedades físicas y dolencias de todo tipo.

Aplicando esta sabiduría, el Papa Francisco ha sido crítico con el movimiento transgénero, ya que redefine el “alma” de una persona y trata el cuerpo como un accidente de nuestra personalidad que puede ser transicionado y cambiado según nuestra propia voluntad. Él enseña: “Aprender a aceptar nuestro cuerpo, a cuidarlo y a respetar su significado más pleno, es un elemento esencial de cualquier ecología humana genuina”.

Y lo contrario también es cierto. El Señor no ministró exclusivamente las realidades corporales, como si dijera: “Oye, el alma no es gran cosa. Olvídate de la oración. No se preocupe por la virtud. ¡Y malos espíritus, lo que sea! De todos modos, son solo proyecciones psicológicas. Solo concéntrate en tu cuerpo “. Tales sentimientos están nuevamente completamente en desacuerdo con las acciones y enseñanzas de Jesucristo, quien mostró una inmensa atención y deferencia hacia el alma humana y todo lo espiritual.

Aplicando esta sabiduría, el Papa San Juan Pablo II nos enseña: “El problema con la pornografía no es que muestre demasiado de la persona, sino muy poco”. Es decir, a la industria del porno no le importa el alma de una persona. Trata a un ser humano como si fuera solo un cuerpo.

Y así, en la secuencia de eventos del Señor en Capernaum, cuyas acciones se repetirán de otras maneras y en diferentes lugares a lo largo del ministerio público del Señor, podemos ver su enfoque mutuo y complementario tanto en el alma como en el cuerpo. Se preocupa por ambos. Cura y restaura a ambos.

En nuestra vida como cristianos, por lo tanto, trabajamos para mantener el delicado equilibrio entre el cuerpo y el alma. Debemos valorar y respetar ambas partes de nuestra personalidad y procurar lograr la integridad entre ellas. Debemos nutrir el cuerpo y el alma y, tal como lo hizo en Capernaum, estamos llamados a permitir que el Señor sane y cuide a ambos.

 

Padre Jeffrey F. Kirby.

CruxNow.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *