CULTURA RELIGIOSA“Derrotar la lepra”…integralmente: cardenal Peter Turkson.

ACNenero 31, 2021

“Este año se celebra el 31 de enero el Día Mundial de los Leprosos con el objetivo de “Derrotar la lepra”. Detrás de este noble propósito está el hecho concreto de que la lepra es una enfermedad tratable, pero vencerla implica más que una simple lucha médica; también busca eliminar el estigma social que acompaña a esta difícil enfermedad y, en definitiva, prevé la rehabilitación de la persona humana de manera integral.

En el Evangelio de San Lucas encontramos un relato convincente de la curación de la lepra. Jesús va camino a Jerusalén cuando de repente se encuentran con él diez personas que padecen esa enfermedad tropical desatendida de la piel. Lo llaman desde lejos, buscando ayuda y consuelo en su aflicción. Responde curándolos de su enfermedad física. Uno de ellos vuelve a Jesús y, reconociendo que ha sido curado y que su condición social también ha sido rehabilitada, se acerca para dar gracias. Al final de ese encuentro, Jesús respondió: “Levántate y vete, tu fe te ha salvado” (Lc 17,19).

En latín, salvación se dice salus , y es la misma palabra que se usa para curar. Cuando sana al leproso del Evangelio, Cristo, además del remedio físico, le devuelve la dignidad humana como si fuera un bálsamo. Esto se convierte en un evento que afecta a toda la persona y sus efectos son de gran alcance. Cuando la Iglesia habla de la generosa oferta de salvación de Dios, ese don se describe como universal e integral.[1] . Dios desea sanar a todas las personas y a toda la persona. Asimismo, la salud integral incluye la dimensión personal y social, e incluye tanto la naturaleza espiritual como la física de la persona.

En las últimas décadas, los servicios de atención médica han logrado grandes avances en el tratamiento de la lepra o enfermedad de Hansen. La terapia multifarmacológica ha demostrado una notable eficacia en el tratamiento de esta enfermedad, lo que genera muchas esperanzas. La atención de la salud, además de tratar las dolencias físicas de una persona, también debe considerar la dimensión social y psicológica. El cuidado de la salud implica “prevención, diagnóstico, terapia y rehabilitación para el mejor equilibrio y bienestar físico, psicológico, social y espiritual de la persona”.[2] “.

Según la Organización Mundial de la Salud, el estigma sigue siendo un desafío para el diagnóstico temprano y la finalización exitosa del tratamiento de la lepra. Como afirma la OMS, “muchos pacientes continúan experimentando exclusión social, depresión y pérdida de ingresos”[3] . Promover la inclusión de todas las personas en la sociedad y asegurar su integración en la comunidad siguen siendo prioridades. Además, el apoyo financiero y las oportunidades para participar activamente en la vida laboral y económica son esenciales para las personas con lepra y sus familias. “Todo ser humano”, afirma el Papa Francisco, “tiene derecho a vivir con dignidad ya desarrollarse integralmente, y ningún país puede negar este derecho fundamental. Todos lo tienen, incluso si es ineficiente, incluso si nació o se crió con limitaciones[4] “.

La salud integral también es imperativa para los pacientes con lepra en lo que respecta a su bienestar mental “, ya que se puede demostrar que la lepra tiene un impacto significativo en la participación social y la salud mental, además de causar discapacidades físicas.[5] “. En cierto sentido, el enfermo de lepra padece la enfermedad en sí y la forma en que se recibe en la comunidad. La falta de inclusión social puede tener un impacto profundamente negativo en la autoestima y la perspectiva de la vida de una persona, lo que en última instancia vulnerable a la enfermedad mental. El Papa Francisco subraya que la persona humana está, por naturaleza, abierta a las relaciones. “En la raíz misma [de la persona]”, dice, “vive la llamada a trascender uno mismo en el encuentro con los demás[6] “La comunidad de la salud en particular, y la sociedad en su conjunto, ofrecen un enorme servicio al bien común cuando ayudan a facilitar este proceso de integración personal de los afectados por la lepra y sus familias. No todos tendrán las habilidades o competencias para curar físicamente la enfermedad de Hansen, pero todos son capaces de fomentar esa cultura de encuentro que conduce a la curación y el bienestar mental de los afectados por esta angustiosa enfermedad.

En conclusión, aseguro mi más sincero respeto y gratitud a todos aquellos que se dedican a “vencer la lepra” y ofrecen sanación y esperanza a quienes padecen la enfermedad de Hansen. Nos muestran, de manera muy práctica, que la lepra es tratable, que el encuentro humano puede eliminar el estigma y que el bienestar mental es una parte esencial de la salud integral. Que la poderosa intercesión de María, Salud de los enfermos, nos lleve cada vez más plenamente al toque sanador de Jesucristo.

___________________

[1] Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 38.

[2] Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud, “Nueva Carta de los Trabajadores de la Salud”, 3.

[3] Organización Mundial de la Salud, “Estrategia mundial contra la lepra, 2016-2020”, 5.

[4] Papa Francisco, Carta encíclica Fratelli Tutti , 107.

[5] PMW Somas, MW Waltz, WH van Brakel (2020), “El impacto de la lepra en el bienestar mental de las personas afectadas por la lepra y sus familiares: una revisión sistemática”, Global Mental Health 7, e15, 1.

[6] Papa Francisco, Carta encíclica Fratelli Tutti , 111.

 

Mensaje del Prefecto de la Congregación para el Desarrollo Integral de los Servicios Humanos, Em.mo Card. Peter Turkson, con motivo del 68 pero el Día Mundial de la Lepra (Enfermedad de Hansen), que se celebra hoy domingo 31 de enero de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *