CULTURA RELIGIOSADESTACADOSEL MUNDOAbandona la moral católica un Instituto del Vaticano que defiende el “derecho” al aborto.

La frase publicada en la página de Facebook del Instituto Juan Pablo II, "Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto", se opone al magisterio del santo polaco y expresa una nueva idea de conciencia en relación con la ley moral. Adopta una concepción luterana y kantiana, abdicando de la visión católica de la libertad.
ACNenero 23, 2021

Ayer Riccardo Cascioli (ver aquí ) denunció cómo el Instituto Juan Pablo II de las ciencias del matrimonio y la familia apoyó en Facebook una tesis moral sobre el aborto y el derecho al aborto que se opone al magisterio del santo papa de quien el Instituto lleva su nombre y que era querido por él. La sentencia ofensiva fue la siguiente: “Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto”. Con un apéndice que también es significativo: “Si tuviéramos que ceder licencias de catolicidad en base a posiciones políticas, muy pocos católicos podrían definirse como católicos”.

Estas frases son indicativas de los fuertes cambios que se están produciendo en la teología moral católica , cambios que han llevado a la transformación violenta de la naturaleza de “Juan Pablo II” (ver el dossier de la Nueva Brújula ) y que, como los anteriores profesores por diversas razones vendrán reemplazado, se expresará cada vez más no solo de manera sigilosa en un post incontrolado en las redes sociales, sino en las actividades ordinarias y de investigación del Instituto. Incluso en el breve espacio de un artículo, puede ser útil enumerar los grandes cambios en la moral católica detrás de esa frase y que confirman la validez de la solicitud de Cascioli de cambiar el nombre del Instituto.

Te puede interesar: El Vaticano condena al ex presidente del IOR por malversación y blanqueo.

En primer lugar, la frase “Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto”.expresa una nueva idea de conciencia en relación con la ley moral. La conciencia se entiende aquí como el acto de una voluntad incondicional, de origen luterano y kantiano y no católico. La moralidad exigiría no abdicar de la condición de libertad que pertenece a todo hombre. Por tanto, también está en juego la visión católica de la libertad, que también está cambiando. Ahora pensamos que lo que queremos vale más que el contenido del querer. Con la excusa de superar la concepción de conciencia sólo aplicada a la norma moral, se asigna a la conciencia una primacía que no puede tener sin que cada uno de nosotros se convierta de alguna manera en “ley de sí mismo”. La conciencia se considera “original” y ya no “derivada” y por tanto productora o al menos coproductora de la ley, que ya no debe considerarse fundada en el orden de la realidad.

Otro aspecto de la nueva moral católicaes el de las circunstancias. El cómo, el quién, el qué, el cuánto en relación con una acción constituyen las circunstancias en las que se realiza. Son accidentales porque no afectan – salvo en algunos casos que no puedo resumir aquí – sobre la naturaleza de la acción y por tanto sobre si es buena o mala. Matar a un inocente no es menos grave que matar a dos; matar con una pistola no es menos grave que matar con veneno. En la nueva moral, sin embargo, las circunstancias han cobrado importancia porque la conciencia (de la que acabamos de hablar) está siempre “situada” y en evolución, siendo un elemento puramente histórico. Así sucede que la situación dada por las circunstancias siempre condiciona la conciencia y como la ley moral es coproducida por la conciencia sucede que también condiciona la ley moral, que existe solo en la conciencia y para la conciencia. Por eso, en la nueva moral católica, las circunstancias son siempre de alguna manera también excepciones, en el sentido de que reformulan la norma aquí y ahora. La situación ya no se limita a ser agravante o atenuante sino que entra en la ley al co-formularla históricamente. La publicación desde la que partimos es, por tanto, explicable.


 

PUBLICIDAD

Finalmente, la nueva moral ya no admite que siempre hay malos actos y piensa que todas las leyes son solo imperfectas y que por tanto pueden y deben ser perfeccionadas, por así decirlo, en el campo, en las situaciones: por eso se cree que se puede contra el aborto pero no contra el derecho al aborto. Pero las leyes imperfectas solo pueden ser las que prescriben el bien, no las que prescriben el mal intrínseco. Aquí viene la nueva versión del “discernimiento” moral.

En la tradición católica, el discernimiento se trataba solo de preceptos positivos , aquellos que dicen que están haciendo el bien. Y dado que el bien se puede hacer de muchas maneras, la conciencia decidió creativamente cómo actuar.

Ahora, sin embargo, se piensa que el discernimiento también es posible con respecto a las acciones que siempre son injustas , las intrínsecamente incorrectas, ya que no pueden ser ordenadas a Dios de ninguna manera (pero incluso esta concepción de Dios como fin último de nuestras acciones es hoy negada por la teología moral católica oficial. ). Amoris laetitiatambién aplica el discernimiento al adulterio, que siempre ha sido considerado un mal intrínseco que no se puede enmendar de ninguna manera. Pero la inadmisibilidad de las acciones intrínsecamente malas concierne a su contenido material que expresa la forma de la acción para su fin, mientras que la nueva moral sostiene, como dicen los teólogos kantianos hoy, que la dignidad del hombre no deriva de lo que lo hace pero cómo lo hace, es decir, con qué conciencia lo hace. Pero entonces una ley que prohíba el aborto, como argumenta la publicación antes mencionada, sería contraria a la dignidad humana.

Si el post publicado por el Instituto Juan Pablo II fuera sólo una metedura de pata producto de una distracción, un malentendido, una imprecisión, un vuelo individual hacia adelante, no habría mayores problemas: dos líneas de negación bastarían. Lo que es muy preocupante, hasta el punto de pedir cambiar el nombre del Instituto, es que detrás de ese post vemos una nueva teología moral católica muy diferente, incluso opuesta a la tradicional a la que adhirió Juan Pablo II.

Articulo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana/Stefano Fontana

Traducido con Google traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *