CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOLIBERTAD CATÓLICAIrak: 30 años de guerra

ACNenero 22, 2021

En la noche del 16 al 17 de enero de 1991, una coalición liderada por Estados Unidos lanzó bombardeos contra Bagdad. Comenzó una guerra, cuyas consecuencias aún son tangibles, de la que nació la ONG ‘Un Ponte Per’.

En lo que habría sido el primer conflicto de la historia retransmitido en directo por televisión, se habrían lanzado 90.000 toneladas de bombas, marcando un nuevo punto de inflexión con respecto a lo considerado aceptable por la opinión pública mundial. Las imágenes que la guerra ayudó a crear sentaron las bases para la larga serie de intervenciones militares occidentales en el Medio Oriente en los años siguientes.

Te puede interesar: Telegrama de pésame del Papa por las víctimas de los atentados en Bagdad.

En esos días terribles nació la asociación pacifista italiana ‘Un Ponte Per’, que luego se convirtió también en ONG, gracias a la iniciativa voluntaria de mujeres y hombres que optaron por no ceder al silencio cómplice ante los estragos que se estaban cometiendo, también por de la contribución militar italiana.

Iniciada como una campaña de solidaridad hacia la población afectada, con algunas iniciativas de desobediencia civil (como la importación ilegal de dátiles iraquíes en violación del embargo declarado sobre Irak) la asociación se estructuraría posteriormente como una organización no gubernamental, continuando operar y permanecer con el pueblo iraquí durante los próximos 30 años.

Hoy sigue trabajando en la solidaridad, la cooperación, el desarrollo y la construcción de la paz en un país que aún tiene las cicatrices de esa guerra en la piel.

Así se ha hablado en algunos actos que ‘Un Ponte Per’ ha organizado para conmemorar el trigésimo aniversario de su nacimiento, pero sobre todo para celebrar la fuerza y ​​el coraje de aquellos pueblos sometidos a guerras junto a los que ha caminado en estas décadas. con una cita de transmisión titulada ‘La cuenca. Reflexiones sobre una guerra que refunda el mundo ‘, en la que se remonta la temporada de oposición a esa guerra con algunos protagonistas del movimiento pacifista de la época, como subrayaron Fabio Alberti y Alfio Nicotra:

“El cielo de Bagdad desgarrado y brillantemente iluminado por el bombardeo de la noche del 16 al 17 de enero de 1991 es una de esas imágenes simbólicas que representan la historia fotográfica del siglo pasado.

Una breve guerra – la del Golfo – que devastó Irak nuevamente, inmediatamente después del final del largo conflicto con Irán, que comenzó en septiembre de 1980 y terminó solo en 1988. Dos guerras sangrientas y destructivas, ambas causadas por la arrogancia por la falta de capacidad analítica del feroz rais de Bagdad, Saddam Hussein. Uno de los dictadores más despreciables entre los muchos autócratas del Medio Oriente.


 

PUBLICIDAD

Una guerra librada por una coalición liderada por Estados Unidos, bajo la égida de Naciones Unidas, para liberar al Kuwait invadido en agosto de 1990, que Saddam se había negado a abandonar a pesar de las presiones y los ultimátums ”.

El conflicto decretó la supremacía de Estados Unidos y el desmoronamiento de la URSS: “… marcó el comienzo de la década de supremacía unipolar de Estados Unidos, dado que en ese año la Unión Soviética, ya derrotada en la Guerra Fría, implosionó, desmoronándose en quince diferentes estados. Para muchos analistas de la época, esa intervención militar debería haber sancionado la victoria del modelo occidental, basado en el liberalismo político y el liberalismo económico.

Se estaba abriendo una era en la que el ‘gendarme benevolente’ estadounidense habría promovido nuestros valores y defendido las libertades, gracias a su excesivo poder económico y militar. Después de todo, ¿quién podría oponerse a ella? Rusia era solo la sombra del viejo rival soviético, China todavía débil y pobre, ningún adversario al que realmente temer.

Ilusiones, de hecho, negadas por la dureza del nuevo siglo. Demostrar que nada se puede construir sólidamente si los cimientos son solo los de la acción militar. Porque incluso un conflicto ‘para liberar’ a alguien (Kuwait, en este caso) y no para conquistar, si sin un verdadero plan político que apunte a construir una paz positiva, está obligado a dejar los problemas sin resolver. O para agravarlos “.

Finalmente, el conflicto del Golfo inauguró la temporada de la ‘coalición internacional’: “Pero la intervención de la coalición internacional en el Golfo es significativa dado que inauguró la larga temporada de misiones internacionales, de ‘intervenciones humanitarias’, de la ‘responsabilidad de proteger’ de parte de la comunidad internacional: desde Somalia, Bosnia, Kosovo, Darfur … y luego, después de la herida de los atentados del 11 de septiembre, la temporada de ira de Estados Unidos: la guerra contra el terror, las intervenciones en Afganistán, la miserable invasión anglosajona -Un estadounidense de Irak en 2003, para ‘terminar el trabajo’ se fue a mitad de camino con Saddam Hussein en 1991 ”.

Una temporada que aún sigue cobrando víctimas: “Con los ojos de hoy, en esta época de desencanto, atrapados entre una crisis económica, una pandemia, una sensación de confusión sobre las estrategias de Occidente a nivel global, esas ilusiones se nos aparecen en su clara fragilidad .

Ahora hemos entendido, en estas dos últimas décadas, que la superioridad tecnológica militar te permite aniquilar a un enemigo pero nunca controlar verdaderamente un territorio, si no puedes involucrar positivamente a la población local y si no eliminas las causas de raíz que desgarran a tantos. países y empujar a las comunidades religiosas, étnicas y culturales que viven en esas áreas al conflicto ”.

La reflexión termina con un claro juicio negativo de esta guerra, que después de muchos años sigue siendo causa de muerte: “La idea de que el modelo liberal estaba destinado a extenderse inevitablemente a nivel mundial ha dado paso a la conciencia de fuerza y ​​capacidad. de resiliencia de los sistemas autocráticos. Y, al mismo tiempo, a una sensación de fragilidad de nuestras propias democracias, como lo demuestran los empujes populistas que recorren Europa y Estados Unidos …

Hemos pasado en unas décadas del deseo de transformar el mundo para mejor a la renuencia a actuar incluso ante la peor ferocidad… Porque la reconstrucción es un esfuerzo generacional que debe involucrar a todas las partes en juego: ganar todos o perder todos”.

Articulo publicado en Korazym.org/Simone Baroncia

Traducido con Google traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *