COVID-19CULTURA RELIGIOSADESTACADOSSe contradice el Vaticano: en 2005 advertía contra vacunas no éticas.

De la oposición explícita a la producción de vacunas ligadas a células de fetos abortados, la Iglesia casi ha alcanzado, con las notas de 2017 en adelante, el "libre todos". Pero el documento de 2005 de la Pontificia Academia para la Vida tiene una mirada combativa muy diferente .
ACNenero 18, 2021

Todos los días hay testimonios de coacción a la vacunación por parte de empresarios, médicos e incluso obispos, quienes evidentemente se sintieron autorizados por una supuesta definición mediática “ex cathedra” del Papa sobre la obligación moral de las vacunas. También hay periódicos autodenominados católicos, que no dudan en quemar incienso al ídolo de la ciencia, alabando sus sorprendentes resultados, gracias a los cuales podríamos prescindir incluso de milagros.

La gente está, con razón, cada vez más confundida : en menos de veinte años hemos pasado de un llamamiento enérgico a la oposición manifiesta contra la producción de vacunas que contengan o prueben líneas celulares, a “liberar a todos”. Sólo un ciego, voluntario o involuntario, puede dejar de ver que el documento de 2005 de la Pontificia Academia para la Vida (PAV) ha sido literalmente despojado de su visión combativa para llegar, documento tras documento, a partir de la de la nueva dirección de la PAV Paglia del 2017, a un principio manso y curioso por el cual el rechazo obligatorio de la cooperación formal acaba por tomar las vestiduras del cristianismo desde la sacristía: en privado se puede pensar según el Evangelio, pero en público se adapta a la tendencia.

Te puede interesar: El mundo tendrá que convivir con el Covid para siempre, advierte director de “Moderna”.

Intentemos volver a ese documento de 2005, que articula la situación de forma equilibrada. El principio general de la cooperación en el mal es el siguiente: «toda cooperación formal pasiva debe considerarse ilícita, pero también c. el material pasivo en general debe evitarse, aun cuando se reconozca (por muchos autores) que no existe una obligación estricta de evitarlo cuando hay un inconveniente grave ». Comencemos aquí: debe evitarse la cooperación material; solo se admite si hay un inconveniente grave. El contexto de la reflexión se refería en particular a la legalidad de esas vacunas contra la rubéola, que habían utilizado tejidos de fetos abortados en la fase de preparación. El documento tomó una posición abierta, considerando con prudencia que el uso de esta vacuna era necesario para evitar graves consecuencias de la enfermedad: “La gravedad de la rubéola congénita y las desventajas que genera justifican la vacunación generalizada contra esta enfermedad”. Sin embargo, al mismo tiempo, como veremos, planteó las condiciones fundamentales para el uso de dicha vacuna.

Segundo punto: la colaboración no debe evaluarse únicamente en relación con el aborto, pero también a aquellos actos posteriores relacionados con él, como “la preparación, distribución y comercialización de vacunas realizadas gracias al uso de material biológico cuyo origen está ligado a células de fetos abortados voluntariamente”. Esta secuencia de actos se evalúa como un “proceso moralmente ilícito, ya que de hecho podría contribuir a incentivar la realización de otros abortos voluntarios, destinados a la producción de dichas vacunas”. De hecho, el documento especifica al respecto que, si bien el de quienes necesitarían inyectarse estas vacunas se debe considerar una “forma muy remota de cooperación material mediada, y por tanto muy débil, frente a la producción del aborto”, frente a la comercialización de tales líneas celulares se configura como una “cooperación material mediada.


 

PUBLICIDAD

Por lo tanto, incluso la última rueda del carro , es decir, los que realmente están vacunados, en esta cooperación gradual, no pueden simplemente hacer uso de tal vacuna con una conciencia segura, escondiéndose detrás del principio de cooperación material a distancia. De ser así, el documento de 2005 se habría limitado a excluir, como el de la APV de 2017, “que hay una cooperación moralmente relevante” y por tanto creer “que todas las vacunas recomendadas clínicamente pueden aplicarse con cierta conciencia de que el uso tales vacunas no significan cooperación en el aborto voluntario ”. Pero no. La APV de 2005 no es de la misma opinión que la APV de 2017; porque exhorta precisamente a “las últimas ruedas del carro” a oponerse a esta inmoralidad desenfrenada, vestidos con la bata blanca de la medicina.

Aunque está claro que “la cooperación es más fuerte por parte de las autoridades y sistemas nacionales de salud” , no obstante«Corresponde a los fieles y ciudadanos de buena conciencia (padres de familia, médicos, etc.) oponerse, incluso con objeción de conciencia, a los ataques cada vez más generalizados contra la vida y la” cultura de la muerte “que los sustenta. Y desde este punto de vista, el uso de vacunas cuya producción está ligada al aborto provocado constituye al menos una cooperación material pasiva mediada a distancia en el aborto, y una cooperación material pasiva inmediata en su comercialización ”. Esta cooperación no debe darse: esta es la línea de la Iglesia, al menos hasta el reciente derrocamiento, que ha cancelado totalmente este deber de oposición; un deber que se vuelve aún más urgente ya que, “a nivel cultural, el uso de tales vacunas ayuda a crear un consenso social generalizado sobre el trabajo de las industrias farmacéuticas que las producen de manera inmoral ». Esto es exactamente lo que está sucediendo: todos están de acuerdo en torno a los nuevos salvadores de la patria y muchos saludos a los niños abortados y la explotación de la vida humana con fines de investigación.

Debemos volver a poner las tropas en el Piave y no ceder ni un centímetro, aunque nuestros generales ahora nos están dando la orden de desertar. El documento de 2005 llamaba a la batalla y no a la retirada: “Por eso, los médicos y padres de familia tienen el deber de recurrir a vacunas alternativas (si las hay), poniendo toda la presión sobre las autoridades políticas y los sistemas de salud para que otras vacunas sin problemas morales están disponibles. Deberían, si es necesario, invocar la objeción de conciencia […]. Igualmente deben oponerse por todos los medios a las […] vacunas que aún no tienen alternativas sin problemas morales, presionando por la preparación de vacunas alternativas no ligadas al aborto fetal humano y exigiendo un riguroso control legal de las industrias farmacéuticas ”.

¿Has visto algo similar en los últimos meses?¿Algo que al menos se acerque un poco más a esta estrategia de batalla? Nada. Todos para correr en busca de cobertura detrás del principio de cooperación material a distancia, como si esto pudiera, con un golpe de esponja, borrar todo lo demás. En este punto uno se pregunta qué queda realmente del rechazo a la cooperación formal; para la serie “No comparto el principio, pero uso el producto, sin peros”. Aclaremos: no se trata de afirmar que el uso de vacunas con líneas celulares de fetos abortados sea intrínsecamente malo. Si es así, no habría excepción alguna. Sin embargo, se trata de circunscribir esas condiciones para que no ocurra que un posible uso termine por: 1. incentivar dicha producción; 2. socavar la coherencia entre la acción y el rechazo de la cooperación formal; 3.

A la luz de estos principios, el examen de conciencia que cada uno de nosotros debe hacerdebe tener en cuenta algunos datos fundamentales. En primer lugar, considere su condición real: es mentira que 60 millones de italianos corran riesgo de muerte por Covid; sabemos muy bien qué categorías están en mayor riesgo y cuáles no. Además, no importa lo que diga la gente, existen curas para los que se enferman de Covid, curas que son capaces de controlar la tormenta de citoquinas que está en el origen de los casos más graves (que siguen siendo una pequeña parte de los que se enferman). Así como existe una prevención real que se puede hacer, para que los virus encuentren un terreno desfavorable para ellos. Es importante aclarar un principio: está permitido utilizar vacunas poco éticas cuando no hay alternativa. Estas alternativas, sin embargo, no deben buscarse solo dentro de la oferta de vacunación,

Finalmente, para aquellos que creen que deben vacunarse, se debe exigir que las vacunas éticas lleguen a Italia y que la persona sea realmente libre de elegirlas, sin ser sometido a imposiciones arbitrarias por parte de nadie. El tema de las vacunas contra Covid nos da la oportunidad de abrirnos los ojos a cuán extendido está el uso de líneas celulares de fetos abortados en la investigación científica: la elección depende de nosotros si cerrarlas nuevamente o comenzar una batalla sacrosanta.

Articulo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana/Luisella Scrosati

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *