Perjudicial y seudocientífica, la “Medicina Alternativa”.

ACNenero 18, 2021

Dentro de la Nueva Era también podemos encontrar muchas formas de medicina alternativa, esto es en otras palabras medicina seudocientífica, que se vende como “la panacea” para ayudar a todos los problemas de la salud que uno puede tener. Este tipo de medicina es seudocientífica ya que no se ha comprobado científicamente que realmente funciona, en definitiva, puede ser que algunas veces funcione y muchas otras veces sea un fraude.

Voy a intentar hacer una rápida clasificación de las principales terapias alternativas que existen dentro de la Nueva Era:

  • Sistemas médicos alternativos: homeopatía, naturopatía, acupuntura, etc.
  • Terapias de la mente y cuerpo: kinesiología, hipnoterapia, reflexiologia, shiatzu, aromaterapia.
  • Terapias energéticas: flores de Bach, terapias biomagnéticas (imanes).
  • Otras técnicas: uso de cristales y del cuarzo, gemas, etc.

¿Qué ha dicho la Iglesia sobre todo esto?

Para ello basta acudir al documento “Jesucristo portador de Agua de vida”:

La medicina formal (alopática) tiende en la actualidad a limitarse a curar dolencias aisladas, concretas, y no logra una visión de conjunto de la salud de la persona: esto ha provocado frecuentemente una comprensible insatisfacción. La popularidad de las terapias alternativas ha aumentado enormemente porque aseguran abarcar a la persona en su totalidad y se dedican a sanar más que a curar. Como es sabido, la sanidad holística se centra en el importante papel que desempeña la mente en la curación física. Se dice que la conexión entre los aspectos espirituales y físicos de la persona se encuentra en el sistema inmunológico o en el sistema chakra hindú. Desde la perspectiva de la Nueva Era, la enfermedad y el sufrimiento proceden de una actuación contra la naturaleza. Cuando se está en sintonía con la naturaleza, cabe esperar una vida más saludable e incluso una prosperidad material. Según algunos sanadores de la Nueva Era, en realidad no tendríamos por qué morir. El desarrollo de nuestro potencial humano nos pondrá en contacto con nuestra divinidad interior y con aquellas partes de nuestro yo alienadas o suprimidas.  (Jesucristo Portador de Agua de Vida 2.2.3)

Básicamente se nos habla de dos premisas que tiene estas terapias, las enfermedades y dolencias son producidas por un desequilibrio en nuestra energía vital. Por ello, estas técnicas “holísticas” buscan equilibrar la energía para que desaparezcan las enfermedades. El segundo principio es que esta energía vital se puede canalizar de una persona a otra y usarla para sanarlo.

El error entonces está en querer ante todo suplir o eliminar el sufrimiento y no saber convivir con él, como nos enseña San Pablo en Col 1,24. Por otro lado también está que la mayoría de estas técnicas carecen de base científica y por ende estamos ante un fraude, ante lo que antiguamente hacían los curanderos también llamados brujos. La Escritura condena acudir a magos, brujos y todas estas técnicas que buscan controlar las energías, espíritus y poderes ocultos (Ezequiel 13,18-19, Deut 18,10-14, Jer 27,9). También el Catecismo de la Iglesia Católica condena la brujería y magia (numeral 2117).

En conclusión, la mayoría de estos métodos son en realidad seudoterapias y no debemos recurrir a ellos pues ponemos en riesgo nuestra salud, a su vez que gastamos dinero en vano al tratarse de tratamientos falsos o fraudulentos.

Con información de Religión en Libertad/Jesus Urones

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *