DESTACADOSEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAVIDA Y FAMILIAApuestan por un gobierno anticatolico…los obispos italianos.

El apoyo declarado de la Iglesia italiana a los intentos del Primer Ministro Conte de perpetuar su gobierno va en contra de la razón política y en contra de las exigencias de la fe católica hacia la política. También significa argumentar que este gobierno, fuertemente anticatólico en sus políticas, ha hecho las cosas bien y las seguirá haciendo bien. Un juicio absurdo, dadas las carencias, la incapacidad y el radicalismo antivida y antifamiliar mostrado por el ejecutivo.
ACNenero 17, 2021

La Iglesia italiana apoya a los “constructores” en apoyo del gobierno de Conte y entre ellos también podría haber algunos católicos declarados. En el momento de redactar este informe, los juegos aún no han terminado y aún no está claro si desde varios componentes parlamentarios algunos fabricantes traicionarán a su grupo y votarán por la confianza en el gobierno. Cuando están en juego los escaños que se deben preservar del riesgo de elecciones y una enorme suma a compartir como es el Fondo de Recuperación, incluso la pandemia puede convertirse en una coartada útil.

Como van las cosas, cuenta en el Parlamento, de particular interés es el apoyo de la Iglesia italiana a la acción de los “constructores” y al proyecto Conte, que muchos llaman neocentrista, matizándolo también con el paspartú del popularismo europeo, tanto como para darle cierta dignidad.

El cardenal Bassetti, que regresó a Roma tras su enfermedad y convalecencia, dijo que este es el momento de los “constructores” y que confía plenamente en el presidente Mattarella. Es difícil no ver en la declaración un apoyo al proyecto en marcha en estos momentos en los pasillos del edificio.

Esta salida política decisiva e inmediata del cardenal Bassetti está en línea con la actitud que la Iglesia italiana ha tomado desde un principio hacia las políticas gubernamentales sobre el Covid, además de aplicar al pie de la letra las indicaciones del Papa Francisco. La CEI nunca ha dudado en lo más mínimo de la validez de esas políticas, de hecho, siempre las ha aplicado con diligencia incluso cuando se referían al culto. Siempre ha hecho coincidir el bien común con la necesidad de eliminar valoraciones críticas e incluso científicas para seguir unidos bajo el liderazgo del actual gobierno.

El significado último del bien común, sin embargo, lo tiene la Iglesia y no el Estado.Al hacerlo, la Iglesia ha renunciado a la razón real de su papel público y aceptó no solo el bien común indicado por el gobierno en este caso específico de la pandemia, sino la propiedad original del gobierno en establecer lo que es el bien común. El hecho es de considerable gravedad y los daños de este fracaso en la Iglesia en Italia serán a largo plazo.

Después de todo, este es el camino que están tomando las élites eclesiásticas.incluso en un contexto más general. Así como la Santa Sede se está convirtiendo en la capellanía de la ONU, haciendo suya su agenda globalista y ecológica, la Conferencia Episcopal Italiana se propone como capellanía del Estado italiano e incluso del Palazzo Chigi. El apoyo de Bassetti a los “constructores” se inscribe en este papel de “Iglesia del Estado”. Covid es visto como una oportunidad para superar las divisiones de la sociedad italiana bajo la guía del poder constitucionalmente establecido, y la Iglesia se entiende a sí misma como una agencia que colabora en este “salir juntos”, sin pensar que salir juntos no significa automáticamente salir bien. Para salir juntos de ella, la Iglesia renuncia a decir, desde su punto de vista, es decir, “desde arriba” y “desde fuera”, lo que significa salir realmente bien.

Romper la unidad bajo Conte y Mattarella se vuelve más serio que decir la verdad sobre la pandemia y las políticas pandémicas y dejar la libertad de elección política a los ciudadanos fieles. Esto, además, siempre lo ha hecho toda capellanía de Palacio.

El apoyo de la Iglesia italiana a los “constructores” y su respeto por las necesidades de perpetuidad del gobierno de Conte va en primer lugar contra la propia razón política y luego contra las exigencias de la fe católica en relación con la política. Apoyar a este gobierno y prevenir las consecuencias de una crisis, como las elecciones, significa argumentar que este gobierno ha hecho las cosas bien y las seguirá haciendo bien y que las elecciones deben ser rechazadas porque interrumpirían este ciclo positivo.

Pero tal valoración no se sostiene desde el punto de vista de la razón política,muchas y tales han sido las carencias, inexperiencias, absurdos, superficialidades de este gobierno y su radicalismo político sobre los principios de la vida y la familia. Pero incluso si, supongamos que es absurdo, entonces, ¿desde cuándo le corresponde a la Iglesia apoyar a los gobiernos? Aquí entramos en el campo de las demandas de la fe católica hacia la política.

La política directa no entra dentro de la esfera de competencia de la Iglesia jerárquica. Cuando el cardenal Bassetti apoya y empuja a los “constructores”, hace algo que no debería hacer. La Iglesia debería – en cambio, pero no lo hace – establecer metas y criterios de actuación, absteniéndose del cómo, al menos hasta que el mismo implique aspectos morales y de fe.

El 31 de enero de 2015, tras la elección de Sergio Mattarella a la Presidencia de la República, en un artículo sobre la Bussola [ ver aquí ] había sostenido que el católico Mattarella habría ocultado su catolicidad bajo las instituciones. De esta manera “liquidará a los católicos” – escribí – que no quieren reducir su fe a su ciudadanía. No quisiera dar demasiado peso ni a mi capacidad de previsión ni al papel de Matterella, pero las señales de que incluso la propia Iglesia italiana ha dado este paso no son pocas y el apoyo a los “constructores” lo confirma.

Articulo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana/Stefano Fontana

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *