EL MUNDOVIDA Y FAMILIASe resquebrajan las “uniones” de parejas del mismo sexo; divorcios y separaciones, en aumento.

Matrimonios del mismo sexo y los roles tradicionales que se repiten
ACNenero 16, 2021

En el Reino Unido, encontraron que las tasas de divorcio entre parejas casadas del mismo sexo (el matrimonio entre personas del mismo sexo en Gran Bretaña se legalizó en 2014) son más altas que las de divorcios entre parejas heterosexuales, con picos particularmente altos entre las parejas. lesbianas.

Entre 2018 y 2019, escribe el Daily Mail , los divorcios entre parejas del mismo sexo casi se han duplicado de 428 a 822. Y, dentro de esta cifra, en casi las tres cuartas partes de los casos se trata de parejas de lesbianas. . (En el mismo período, los divorcios entre parejas heterosexuales totalizaron 107.599, un aumento del 20 por ciento).

Te puede interesar: Familia de empresario encarcelado por la dictadura comunista china, ayudada por el misionero Franco Mella.

¿Por qué las parejas de lesbianas son más propensas a la separación y el divorcio?

Según Natalie Drew, una activista comprometida con el apoyo a los derechos de las personas lesbianas, el problema radica precisamente en la idea del matrimonio, que no es apta para este tipo de parejas.

Natalie Drew, que dirige una clínica para ayudar a parejas de lesbianas a concebir hijos (y aquí también la tendencia a la separación es marcada: un tercio de las 586 parejas de lesbianas que acudieron a la clínica entre 2011 y 205 terminaron separándose) dice que toda la estructura del matrimonio, desde la ceremonia nupcial hasta la terminología empleada, incita a las parejas de lesbianas a adoptar la tradicional especialización de roles, pero todo esto no sirve para estas personas. Dentro del matrimonio, tarde o temprano, una persona tiende a asumir el papel “masculino” de cabeza de familia que sale de casa y se va a trabajar, mientras que el otro asume el papel “femenino” de madre que se queda en casa y se ocupa de niños, pero este modelo, dice Drew, es todo lo contrario de lo que quieren las mujeres lesbianas. Por tanto, las uniones civiles son mucho mejores.


 

PUBLICIDAD

La objeción surge espontáneamente: pero ¿qué diferencia puede haber entre matrimonio y unión civil, ya que, según la ley británica, los derechos y deberes, en ambos casos, son los mismos?

Según Natalie Drew, es precisamente la idea del matrimonio lo que marca la diferencia. Cuando una pareja se casa, se imponen ciertas dinámicas que en el caso de una unión civil no las hay. En particular, la unión civil estaría libre del “bagaje patriarcal” que trae consigo el matrimonio.

Cualquiera que sea el significado del término “equipaje patriarcal”, de hecho, en el Reino Unido se han hecho todos los esfuerzos posibles para evitar que el matrimonio entre personas del mismo sexo tenga connotaciones similares al matrimonio heterosexual. Las personas pueden casarse donde, como y cuando quieran, y la ley solo exige que las ceremonias se realicen “seguras” y en un “lugar digno”. Sin embargo, aparentemente, la misma idea de matrimonio trae consigo la asunción de modelos precisos, de un tipo inequívocamente tradicional.

El nacimiento de un niño contribuye mucho al desarrollo de tales patrones. Cuando un niño llega a la familia, es automático que uno de los miembros de la pareja sea llevado a cuidarlo mientras que el otro se orienta al apoyo familiar. En otras palabras, es automático que se determinen una figura de “madre” y una de “padre”. Pero todo esto muy a menudo no se corresponde con la idea de una pareja cultivada por personas homosexuales. De ahí las crisis, separaciones y divorcios.

Por tanto, nos enfrentamos a una situación paradójica. Los movimientos pro-homosexuales han luchado durante mucho tiempo por el matrimonio entre personas del mismo sexo y la posibilidad de tener hijos, pero precisamente estos derechos ahora demuestran ser enemigos de la estabilidad de tales parejas.

Empujada fuera de la puerta, la dimensión tradicional (y biológica) de la familia regresa por la ventana. La propia Natalie Drew, quien ofreció a sus clientas la posibilidad de convertirse en madres evitándoles la necesidad de entablar una relación con un hombre, dice que no podía prever que el problema del rol masculino aún reapareciera en la pareja de lesbianas, a pesar de haberse retirado fuera del camino del macho biológico.

Aparentemente, al menos mirando la experiencia británica, los mejores argumentos contra el matrimonio entre personas del mismo sexo provienen de los homosexuales.

Articulo publicado en Aldo Maria Valli

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *