CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAEl año de Juan Pablo II, la familia y los pobres en el corazón del obispo de Roma.

Los discursos a los administradores locales de Roma y Lazio
ACNenero 12, 2021

Una de las citas de principios de año que nunca faltó Juan Pablo II es la de las autoridades locales de Roma y Lazio. La audiencia de los “Saludos de Año Nuevo” fue una oportunidad para que el Pontífice se centrara en los problemas de la ciudad y lo hiciera en público. Los discursos no fueron políticos, sino sociales.

Ya en enero de 1979, primer año de su pontificado, Juan Pablo II quiso dejar claro que Roma es una ciudad que vive en pluralismo. Y “el pluralismo implica ante todo el respeto por los demás y la renuncia a querer imponerse a los demás por la fuerza. ¿Por qué tanta violencia hoy? Quizás sea necesario retroceder corriente arriba, a esas concepciones, a esos grupos que han proclamado e inculcado, y continúan proclamando e inculcando sobre todo en las conciencias de los jóvenes, como ideal de vida, la lucha contra el otro; el odio a quienes piensan o actúan de manera diferente, la violencia como único medio para el progreso social y político. Pero la violencia engendra violencia; el odio engendra odio; y tanto humillar como degradar a la persona humana. Los cristianos no pueden olvidar lo que nos recuerda el Concilio Vaticano II:Nuestra Edad , 5) “.

Te puede interesar: San Juan Pablo II: 1.700 profesores responden a la «ola de acusaciones» contra el Papa polaco.

Con el paso de los años, los temas se vuelven cada vez más específicos. Así, la construcción y la familia, por ejemplo, son el tema de la brecha con los representantes del Ayuntamiento de Roma en 1980: “El problema de la edificación puede resolverse, tal vez, solo construyendo viviendas, o detrás de él, de hecho antes, no hay un ¿legítima “cuestión humana”, que es una situación de necesidad real, que nos urge a intervenir urgentemente? ¿No implica la crisis de la construcción, quizás, o no se entrelaza con determinadas situaciones de inseguridad e inestabilidad familiar? “

Wojtyła sabe que es nuevo en la dinámica de la ciudad de Roma. Con gran humildad prosigue las visitas a las parroquias que había iniciado Pablo VI.Y las hace muchas y con una finalidad concreta: “Las mismas visitas que hago, semana tras semana en las distintas parroquias, además de obedecer a la intención primordial de comprometerme personalmente en una actividad evangelizadora renovada y extendida, así tienden a conocer estrechamente personas y organizaciones, fuerzas y posibilidades, pero sobre todo las expectativas y problemas, ya que se presentan concretamente en las áreas urbanas y periféricas individuales. Para mí, venida de lejos, la condición previa para esta colaboración es el conocimiento, en la medida de lo posible, directo y completo de la realidad de la ciudad, para poder ofrecerle ese aporte específico que corresponde a mi oficio pastoral. Si la solución de los numerosos problemas es difícil y requiere el compromiso de todos, Ciertamente no se puede pensar —sería una ilusión— en una obra predominantemente personal, como si pudiera tener una virtud milagrosa. Está en la naturaleza de la colaboración basarse en la disponibilidad, la confianza, la lealtad, la buena voluntad: todas las cualidades morales, estas, que confirman cómo, al abordar esos problemas, nunca debe faltar un “suplemento del alma”, que es una carga humana. y una solícita sensibilidad ante las necesidades y derechos de aquellos a quienes va dirigido nuestro servicio ”.

Otro tema que es querido por Juan Pablo II para la ciudad de la que fue obispo es la solidaridad: “Esta, señores distinguidos, es la regla básica en la que todo administrador de asuntos públicos debe inspirarse: fomentar la solidaridad entre los ciudadanos Ser verdaderamente preocupado por la totalidad de los componentes de la comunidad urbana en la totalidad de sus necesidades auténticamente humanas. Es precisamente esta solidaridad la que necesita Roma para afrontar sus viejos y nuevos problemas, para dar respuestas contundentes y válidas a esa crisis de identidad que corre el riesgo de poner en peligro su noble misión y desfigurar su rostro.

Si la ciudad está hecha para el hombre, nada se puede descuidar ni aplazar de lo que pueda contribuir a darle un rostro a escala humana. Roma, entonces, que por su historia civil y religiosa cuenta con una herencia de valores única en el mundo, debe esforzarse por ofrecer a sus habitantes y visitantes espacios de enriquecimiento espiritual y estímulos para la elevación a un nivel ético y auténticamente humano ”. El discurso es de 1990. 

La atención a las nuevas miserias, a las necesidades de los “más pequeños  retornan en cada discurso como atención a la familia y los inmigrantes.

En el año del Jubileo el Papa pide expresamente una atención especial a la familia: “Soy consciente de las numerosas dificultades, en parte atribuibles a causas de carácter espiritual y cultural, que, incluso en Roma y Lazio, amenazan la institución de la familia. También suelen depender de situaciones sociales y económicas concretas, que constituyen su contexto humano. Precisamente para proteger a la familia, célula fundamental de la sociedad, pido a los responsables que eviten cualquier iniciativa que pueda favorecer o avalar la igualdad entre la familia y otras formas de convivencia. También les pido que trabajen con armonía y determinación para eliminar esos obstáculos, como la escasez de viviendas asequibles o la insuficiencia de instalaciones de acogida para los niños más pequeños, que dificultan, y a veces casi imposible,

La atención a los más pequeños está presente hasta los últimos años de su pontificado. En enero de 2002, el Papa dijo: “Ya se trate de personas sin hogar, ancianos solitarios, niños y familias con graves dificultades, jóvenes en situaciones de dificultad, inmigrantes, desempleados, presos, enfermos terminales o de otras categorías en dificultad, su existencia nunca debe considerarse inútil. Es necesario transformar los problemas, los múltiples problemas de la sociedad, en recursos para el bien de todos gracias al esfuerzo de cada uno ”.

En ese mismo año, el 31 de octubre, el Alcalde Walter Veltroni entrega las llaves de la Ciudad Eterna y confiere la ciudadanía honoraria de Roma a  Juan Pablo II quien responde,  como San Pablo, “Civis Romanus sum!”

En 2005, apenas unos meses después de su muerte, Juan Pablo II agradeció a la Región el nuevo estatuto (aprobado en 2004) que “reconoce explícitamente la primacía de la persona y el valor fundamental de la vida. También reconoce los derechos de la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio y propone apoyarla en el cumplimiento de su función social, haciendo mención explícita al observatorio regional permanente de la familia”.

Articulo publicado en Acistampa/Agela Ambrogetti

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *