CULTURA RELIGIOSADESTACADOSEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAConferencia Episcopal de Estados Unidos condena las protestas violentas y ora por la seguridad tras los incidentes del Capitolio.

La Conferencia Episcopal y numerosos obispos han realizado un llamamiento a la concordia y una condena de los hechos violentos durante la sesión de ratificación de los votos del colegio electoral en el Capitolio.
ACNenero 7, 2021

Los obispos católicos condenaron enérgicamente la incursión de manifestantes en el edificio del Capitolio el miércoles, mientras el Congreso debatía la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales, lo que llevó a la evacuación de los legisladores y el disparo mortal de un manifestante por parte de las fuerzas del orden.

«Me uno a las personas de buena voluntad para condenar la violencia de hoy en el Capitolio de Estados Unidos. Esto no es lo que somos los estadounidenses. Oro por los miembros del Congreso, el personal de Capitolio, por la policía y todos los que trabajan para restaurar el orden y la seguridad pública −declaró Mons. José Gómez, arzobispo de Los Ángeles y presidente de la Conferencia de Obispos de los EE.UU.

Te puede interesar: Donald Trump: “¡Tenemos que tener paz, así que váyanse a su casa! Los amamos son muy especiales”.

«La transición pacífica del poder es uno de los sellos que caracterizan a esta gran nación. En este momento preocupante, debemos volver a comprometernos con los valores y principios de nuestra democracia y unirnos como una nación bajo Dios. Encomiendo a todos al corazón de la Santísima Virgen María, que ella nos guíe por los caminos de la paz y nos brinde la sabiduría y la gracia de un verdadero patriotismo y amor a la patria».

Otros obispos

En su propia declaración, el arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco agregó: «Atacar el Capitolio de los Estados Unidos para expresar su temor de que se haya negado la democracia es incorrecto y también contraproducente. Las dudas sobre elecciones libres y justas no se pueden remediar con la violencia contra las instituciones democráticas».

«A las muertes por una pandemia y la destrucción de los medios de vida de las personas ocasionada no debemos agregar un intento de guerra civil. Pedí el fin de la violencia en las calles cuando ocurrió este verano. Hago un llamado a todos los estadounidenses de buena voluntad para que denuncien esta violencia contra el Capitolio de nuestra nación ahora».

«Que el Príncipe de Paz ponga fin a esta lucha y traiga la sanación y críticas constructivas en lugar del gobierno de la turba. Y que Dios bendiga a Estados Unidos», dijo el arzobispo.

Mons. Gómez confió el país al corazón de la Santísima Virgen María, pidiendo: «Que ella nos guíe por caminos de paz y nos obtenga la sabiduría y la gracia de un verdadero patriotismo y amor a la patria».

En la cuenta de Twitter de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU pedía «Señor Dios de la paz, escucha nuestra oración».

También transmitió una oración desde el Santuario Nacional: «Oremos por la paz en nuestra nación. María Inmaculada, ruega por nosotros». La Inmaculada es la patrona de los Estados Unidos.

El arzobispo William Lori de Baltimore calificó las protestas de «impactantes e ilegales».

«Oramos fervientemente por la paz y la protección de Dios sobre nuestro país, nuestros legisladores y todos los que se encuentran en peligro este terrible día. Que los estadounidenses de buena voluntad amantes de la paz en todo Estados Unidos se unan para engendrar la paz, la reconciliación y la curación en nuestra nación herida y quebrantada, que permanece y siempre debe ser una, bajo Dios».

El obispo Nicholas DiMarzio de Brooklyn pidió orar por la nación »en este día sin precedentes de caos nacional, para que podamos regresar al estado de derecho«.

«Somos mejores que esto. Nosotros, como pueblo, siempre hemos respetado nuestras diferencias. La transferencia pacífica del poder es el sello distintivo de nuestra democracia», dijo.

También se manifestó en contra de las protestas fue el obispo Frank Caggiano de Bridgeport.

«Hay pocas palabras que puedan describir la conmoción que siento al ver nuestro Capitolio ocupado por alborotadores violentos. Como estadounidenses, deberíamos estar profundamente perturbados al ver un símbolo importante de libertad en nuestra nación violado de esa manera. Nuestra nación es mejor que eso », dijo en Twitter.

«La transferencia pacífica del poder es uno de los aspectos más importantes y venerados de nuestra democracia», continuó. «Debemos volver a comprometernos con los valores que apreciamos como estadounidenses: democracia, libertad y paz».

«Como personas de fe, condenamos la violencia en todas sus formas como una traición moral al Evangelio», dijo. «También sabemos que nuestra nación necesita la oración, ahora más que nunca, para que siempre podamos seguir siendo una nación, bajo Dios».

El obispo pidió a los fieles que se unieran en oración por Estados Unidos «durante este momento sin precedentes y aterrador en nuestra historia».

«Oremos por la paz en nuestras comunidades, en nuestra capital, en nuestro País, pero sobre todo, en nuestro propio corazón», dijo.

El obispo Joseph Strickland de Tyler invocó la fiesta de la Epifanía y dijo: «Oramos por la paz y para que Cristo brille en esta tradicional fiesta de la Epifanía. Es un día triste para nuestra nación, pero Dios está con nosotros», dijo. «Tenemos que volvernos a Dios y recordar realmente que afirmamos ser una nación bajo Dios».

El cardenal Blase Cupich de Chicago calificó el evento como una «desgracia nacional», y agregó: «Oramos por la paz en este momento vigorizante de la historia de Estados Unidos, una historia que ha estado marcada por una de las mayores virtudes de la democracia: la transición pacífica y ordenada del poder»

Con Información de InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *