DESTACADOSEL MUNDOBiden es presidente de Estados Unidos. Y ahora: ¡ay de los vencidos!

El Congreso ha certificado la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Asumirá oficialmente el cargo el 20 de enero, en 12 días (para el lector). Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado, sin embargo, pidió al vicepresidente en el cargo, Mike Pence, que active la enmienda 25 que prevé la destitución del presidente en el cargo.
ACNenero 7, 2021

El Congreso ha certificado la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Asumirá oficialmente el cargo el 20 de enero, en 12 días (para el lector). Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado, sin embargo, pidió al vicepresidente en el cargo, Mike Pence, que active la enmienda 25 que prevé la destitución del presidente en el cargo. De lo contrario, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara, amenaza con activar un procedimiento de acusación. Los demócratas no quieren permitir que Trump esté en el cargo en su última década como presidente y sobre todo no pretenden aceptar que está gestionando la transición de la antigua a la nueva administración. La causa inmediata de tanta prisa por hacer el último de los múltiples intentos de sacar a Trump de la presidencia es la manifestación pro-Trump del 6 de enero. resultó en su incursión en el Capitolio. Sin embargo, la causa real es ciertamente más profunda y menos poética: el equilibrio de poder ha cambiado profundamente.

Tras la victoria de los dos escaños del Senado en Georgia , los demócratas tomarán posesión de la Casa Blanca, la Cámara y el Senado a partir del 20 de enero. Tienen la capacidad de ejercer su poder sin restricciones ni contrapeso. Pero saben que 74 millones de estadounidenses votaron por Donald Trump, un récord para cualquier presidente que haya perdido una elección. También saben que la abrumadora mayoría de esos 74 millones están convencidos de que la elección fue robada por Joe Biden. En una dinámica democrática no basta con decir que “no hay pruebas”, desatando verificadores de hechos en las redes sociales o recordar que ningún tribunal ha aceptado las solicitudes de los abogados de Trump. Biden simplemente sabe que es el presidente de la mitad de la nación.

Te puede interesar: Donald Trump: “¡Tenemos que tener paz, así que váyanse a su casa! Los amamos son muy especiales”.

No es solo el modo absolutamente atípicoen el que se realizaron las elecciones de noviembre (la mitad de los votos fueron postales) y ni siquiera la sospecha de fraude lo hizo ilegítimo a ojos de muchos estadounidenses. También es el contexto el que crea evidentes problemas de legitimidad. Los estadounidenses aún no han salido de un período de pandemia en el que, en todos los estados gobernados por demócratas, se han impuesto incluso regímenes de bloqueo muy rígidos y duraderos, que han provocado una ola de desempleo (luego rápidamente absorbida por el crecimiento económico). . Biden cree que esta es la estrategia correcta. Ante las dificultades económicas de una clase de pequeños y medianos empresarios que han tenido que cerrar sus puertas, los demócratas son financiados por empresas mucho más grandes, como Big Tech (Amazon, Google, Facebook, Twitter) que solo han ganado dinero en la crisis. En la ola de violencia desatada por Black Lives Matter, con daños estimados en 2 mil millones de dólares, siempre ha sido la clase de pequeños y medianos empresarios, tenderos, comerciantes, restauradores, quienes han sufrido lo peor de saqueos y devastación. Por el contrario, el electorado del Partido Demócrata, predominante entre los empleados estatales, los empleados de las grandes empresas, el mundo del deporte, el entretenimiento y la cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump. con daños estimados en 2 mil millones de dólares, siempre ha sido la clase de pequeños y medianos empresarios, tenderos, comerciantes, restauradores, quienes han sufrido lo peor de saqueos y devastación. Por el contrario, el electorado del Partido Demócrata, predominante entre los empleados estatales, los empleados de las grandes empresas, el mundo del deporte, el entretenimiento y la cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump. con daños estimados en 2 mil millones de dólares, siempre ha sido la clase de pequeños y medianos empresarios, tenderos, comerciantes, restauradores, quienes han sufrido lo peor de saqueos y devastación. Por el contrario, el electorado del Partido Demócrata, predominante entre los empleados estatales, los empleados de las grandes empresas, el mundo del deporte, el entretenimiento y la cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump. comerciantes, restauradores, que han sufrido lo peor de saqueos y devastación. Por el contrario, el electorado del Partido Demócrata, predominante entre los empleados estatales, los empleados de las grandes empresas, el mundo del deporte, el entretenimiento y la cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump. comerciantes, restauradores, que han sufrido lo peor de saqueos y devastación. Por el contrario, el electorado del Partido Demócrata, predominante entre los empleados estatales, los empleados de las grandes empresas, el mundo del deporte, el entretenimiento y la cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump. entretenimiento y cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump. entretenimiento y cultura, pudo simpatizar con las protestas mientras se mantenía bien protegido. Sensible al Green New Deal, Biden promete abandonar el petróleo, del que siempre han vivido estados enteros como Texas. Nunca antes en esta administración Estados Unidos estará más dividido: los intereses del partido que votó a Biden chocan de frente con los de quienes votaron por Trump.

Toda la retórica seguida hasta ahora por el recién electo presidente, desde noviembre hasta ayer, no fue por casualidad basado en la reconciliación y la unidad nacional. Para “curar” a Estados Unidos de las divisiones raciales y económicas (dejadas por Trump, por supuesto). Eso fue hasta que el Partido Demócrata ganó a los dos senadores desaparecidos en Georgia para completar la mayoría en la cámara alta del Congreso. Y hasta que hubo el asalto al Capitolio. Centrémonos ahora en este último aspecto. La manifestación del 6 de enero fue la cosificación de todos los peores miedos de los demócratas, los de un Trump ya reacio a admitir la derrota y reacio a salir de la Casa Blanca que pretende un “golpe” contra el poder legislativo, incluso contra el propio partido. Republicano que no le es leal. En una inspección más cercana, los eventos del 6 de enero son casi una réplica, espejo y opuesto, de lo sucedido en 2016. Para quienes no tienen muy poca memoria, de hecho, la toma de posesión de la administración Trump estuvo marcada por violentas protestas y el continuo intento de los demócratas (apoyados por una prensa aliada y alineada) de cambiar el resultado del voto del Colegio Electoral, hasta el último día disponible: ni siquiera tenían fundamento legal para hacerlo, solo la observación de que Hillary Clinton había sacado más votos a escala nacional (y no cuenta: el presidente se vota por estado no por jefe). Los manifestantes anti-Trump, hay que decirlo, nunca intentaron asaltar la sede legislativa. Pero sus protestas no solo fueron simbólicas, sino muy violentas, con una severa destrucción de propiedad. La violencia tuvo lugar el 6 de enero, pero solo por parte de la policía: Ashli ​​Babbit estaba desarmada,


 

PUBLICIDAD

De la manifestación en el Capitolio, mostrada por los medioscon comentarios como “la noche de la democracia”, “la hora más oscura” o “el golpe de Trump”, el tono de Biden cambió abruptamente. Ya no se habla de reconciliación nacional, sino de destruir la memoria de Trump y evitar que vuelva a ocurrir un fenómeno político similar. Será como Nerón para los romanos o Mussolini para los italianos: el anti-Trumpismo se convertirá en una credencial a aceptar en el mundo político estadounidense. Baste escuchar este pasaje en el discurso de Biden ayer, el primero como presidente electo: “En los últimos cuatro años hemos tenido un presidente que ha despreciado nuestra democracia, nuestra Constitución, nuestro Estado de derecho (…) Lanzó un ataque total a las instituciones de nuestra democracia desde el principio ”. ¿Qué deduces? Que Estados Unidos ha estado bajo un potencial tirano y que los 74 millones de estadounidenses que votaron por Trump no han expresado una preferencia legítima.

Liderando este trabajo de reprogramación de América “equivocada”ciertamente existen los medios, ahora en redes unificadas del lado de Biden. Y también las redes sociales que, para empezar, prohibieron a Trump. Twitter lo suspendió por solo 12 horas, mientras que Facebook proclamó ayer (en un comunicado escrito personalmente por Mark Zuckerberg, su fundador) una expulsión indefinida de Trump. El presidente, aún en el cargo, debe comunicarse a través de los perfiles sociales de sus voceros. Finalmente Biden, presidente católico, también tiene a la Iglesia de su lado. La Conferencia Episcopal Estadounidense condenó ayer oficialmente la protesta del pro-Trump. “Esto no es lo que somos como estadounidenses, donde la transición pacífica del poder es una de las señas de identidad – dijo Monseñor José Horacio Gómez, presidente de la Conferencia – En este momento preocupante, debemos comprometernos nuevamente con los valores y principios de nuestra democracia y unirnos como una sola nación bajo Dios. Yo nos encomiendo a todos al corazón de la Santísima Virgen María. Que ella nos guíe por caminos de paz y nos obtenga la sabiduría y la gracia del verdadero patriotismo y del amor a la Patria ”. El arzobispo de Washington, el nuevo cardenal Daniel Gregory Wilton, reiteró: “El tono divisivo que ha dominado recientemente nuestras conversaciones debe cambiar y quienes recurren a la retórica incendiaria deben asumir la responsabilidad de incitar a la creciente violencia en nuestra nación. ”, Refiriéndose únicamente a Trump. Por todas las protestas de Black Lives Matter, de mayo a octubre, con 19 muertos, cientos de heridos y daños multimillonarios, nunca se han pronunciado palabras tan claras.

Articulo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana/Stefano Magni

Traducido con Google Traductor 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *