EL MUNDOVIDA Y FAMILIAHoy, día decisivo en E.U.: Georgia vota y Trump sigue con vida.

Choque de calor blanco en los EE. UU. El partido más importante se juega en Georgia, donde hoy se determina quién tendrá la mayoría en el Senado. Pero una llamada telefónica de Trump ocupa toda la escena. Pide claridad sobre los votos en el estado y es inmediatamente "golpista". Y mañana el Congreso certificará al presidente.
ACNenero 5, 2021

Choque candente en Estados Unidos, ante los dos hechos políticos que pueden cambiar la historia de los próximos cuatro años. El partido más importante se juega en Georgia el 5 de enero (hoy, para el lector) con las dos papeletas para la elección de dos senadores, los últimos desaparecidos tras la jornada electoral. La victoria de al menos uno de los dos permitiría al Partido Republicano dominar la cámara alta del Congreso y condicionar decisivamente la política del próximo presidente. El otro partido muy importante se jugará el 6 de enero (mañana para el lector) y es la votación en el Congreso para certificar la victoria de Joe Biden. Por lo general, era un paseo por el parque, solo un gesto formal, pero esta vez la mayoría republicana en el Senado promete batalla. Para encender aún más los espíritus es una llamada telefónica de Trump,Washington Post . En Georgia, también en este caso.

Te puede interesar: El embajador de Trump presenta declaración pro-vida de Estados Unidos en un registro oficial de la ONU.

La llamada telefónica del presidente fue atendida al Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, responsable de las operaciones de votación, incluido el recuento. La votación en Georgia fue impugnada, por decir lo menos, hasta la última votación. Joe Biden es el ganador por poco menos de 12 mil votos en un estado de más de 10 millones y medio de habitantes. El conteo se rehizo tres veces y el ganador siempre fue Biden. Las demandas presentadas por los republicanos bajo sospecha de fraude electoral fueron rechazadas por el poder judicial local. Sin embargo, la Casa Blanca sigue convencida de que ha habido irregularidades. El video es de Georgia en el que, en un colegio electoral cerrado, un grupo de escrutadores permaneció en su interior extrayendo bolsas llenas de votos de debajo de los mostradores. YouTube eliminó ese video con inquietante prisa.

La llamada telefónica de Trump al secretario de estado (también republicano) una vez publicada por el Washington Postinmediatamente entró en la lista de “los intentos de Trump de socavar el proceso democrático”. Los demócratas están pidiendo que se abra una investigación. Los republicanos, por el contrario, lo defienden, diciendo que Trump tenía todo el derecho a pedir una cuenta, una vez más, para investigar el voto georgiano. En definitiva, el presidente “no le estaba pidiendo al secretario de Estado que creara, de la nada, una determinada cantidad de votos con los que ganar las elecciones -declara la diputada republicana Jody Hice a Newsmax-. Lo que dice es lo que todos sabemos: Son decenas y decenas y decenas de miles de votos inválidos en Georgia, probablemente cientos de miles, y el presidente solo está diciendo, investiguemos esos votos. Veamos qué es válido y descartemos los votos fraudulentos, para tener un recuento certero ”. El candidato al Senado David Perdue ayer


 

PUBLICIDAD

Con ambos lados acusándose de golpes de Estado, se comprende bien la tensión en la que se desarrollan estas elecciones para determinar la mayoría en el Senado. Trump, como siempre, logró ocupar “toda la pantalla” por sí mismo, eclipsando la batalla de los candidatos de su partido y la del oponente. La desconfianza mutua y la deslegitimación, por otro lado, son muy fuertes sobre todo en una de las dos competencias de hoy: la entre la republicana Kelly Loeffler y el retador democrático Raphael Warnock. Loeffler, una mujer de negocios católica, ha sido acusada por los demócratas de ser cercana a la secta Qanon. Ella niega tener algo que ver con eso y la acusación se reduce a que no ha rechazado públicamente el respaldo de sus miembros y simpatizantes. Su rival Raphael Warnock, un pastor protestante afroamericano, es acusado por los republicanos de haber recibido a Fidel Castro en la Iglesia Bautista Abisinia de Nueva York, en 1995. Warnock niega haber sentido simpatía por el difunto dictador cubano y afirma no tener relación con los hechos: era demasiado joven, no había decidido el programa , aún no está claro si estaba presente en la iglesia en el momento de la visita. Con el habitual doble rasero mediático, los verificadores de hechos, sin embargo, validan la tesis de Warnock y niegan las acusaciones en su contra, mientras que Loeffler está siempre registrado en las “listas negras” de políticos cercanos a Qanon.

Con información de La Bussola Quotidiana/Stefano Magni

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *