CULTURA RELIGIOSADESTACADOSEL MUNDOLIBERTAD CATÓLICAMisioneros asesinados: quiénes y en dónde..

A finales de año, la agencia de noticias Fides publicó, como de costumbre, un informe sobre los misioneros asesinados en el mundo. En 2020 eran 20, nueve menos que en 2019: ocho sacerdotes, un religioso, tres religiosos, dos seminaristas y seis laicos. 
ACNenero 3, 2021

A finales de año, la agencia de noticias Fides publicó, como de costumbre, un informe sobre los misioneros asesinados en el mundo. En 2020 eran 20, nueve menos que en 2019: ocho sacerdotes, un religioso, tres religiosos, dos seminaristas y seis laicos. El continente en el que se registraron más muertes fue América con ocho víctimas: cinco sacerdotes y tres laicos. África sigue con siete misioneros: cinco sacerdotes, dos laicos y un seminarista. En Asia fueron asesinados un sacerdote, un seminarista y un laico; en Europa, un sacerdote y un religioso.

Como cada año, en la presentación del informe, Fides precisa utilizar el término “misionero” para designar a todos los bautizados, consciente de que “en virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se ha convertido en discípulo misionero”. También especifica que no se utilizará el término “mártires” al respecto porque el informe registra a todas las “personas bautizadas comprometidas en la vida de la Iglesia que murieron de manera violenta”, no expresamente “por odio a la fe”.

Te puede interesar: Misioneros del mundo ante la crisis causada por el COVID-19

Este es el caso de Shage Sil, el seminarista católico cuyo cuerpo está sin vidafue hallada la noche del 24 de diciembre en la Papúa indonesia, una región con una gran minoría cristiana en la que hay crecientes tensiones debido a las violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad gubernamentales contra la población. Como otros jóvenes, Sil exigió justicia y pagó con su vida. Se convertiría en diácono en 2021 y sacerdote poco después. Era “una persona valiente – dice el padre Johan de la diócesis de Jayapura que lo conocía personalmente – estaba interesado en las necesidades de la gente y no temía alzar la voz, especialmente cuando se trataba de justicia”. Ante él, el 26 de octubre, Rufinus Tigau, un catequista católico de la diócesis de Timika, fue asesinado en Papúa. En su aldea estaba en marcha una operación del ejército y la policía contra los combatientes de un grupo separatista. Tigau se adelantó desarmado, con las manos levantadas, para pedir que dejaran de disparar a riesgo de golpear a la población indefensa y un oficial lo mató.

Otros misioneros fueron asesinados durante un robo, un tiroteo, víctimas como tantos de la degradación cultural y moral que a menudo aumenta las penurias de la pobreza. En el nombre de Jesús – explica Fides – no tenían miedo de vivir en contextos en los que la violencia, el abuso y la opresión son las reglas de la vida, en los que falta el respeto a la vida y en los que se ignoran los derechos humanos: “ninguno de ellos, en esta elección de ‘habitar’ las situaciones y lugares donde fueron llamados a vivir, realizó empresas o acciones llamativas: simplemente compartieron la vida cotidiana de la población, dando un testimonio evangélico de misericordia, proximidad y fraternidad, como signo de esperanza cristiana ” .

Tomaron en cuenta y aceptaron el riesgo de ser víctimas de delincuentes e incluso de las mismas personas a las que cuidaban. El padre Jorge Vaudagna, en Argentina, en la diócesis de Río Cuarto, falleció el 27 de octubre. Al bajar del auto, de regreso a casa, fue asesinado por tres disparos de unos delincuentes que intentaron robarlo. Víctima de un robo en Brasil, en la diócesis de Caratinga, también fue el padre Adriano da Silva Barros, asesinado con un arma blanca. Los delincuentes intentaron quemar su cuerpo que fue encontrado la noche del 14 de octubre.

Las víctimas de las mismas personas a las que cuidaban fueron los únicos dos misioneros asesinados en Europa, ambos en Italia. El 15 de septiembre, en Como, Don Roberto Malgesini fue asesinado a puñaladas por un inmigrante de Túnez mientras se preparaba, como todos los días, para distribuir una comida caliente a los inmigrantes a los que asistía. El 4 de diciembre, un invitado de la comunidad “Tenda San Camillo” en Risposta, Catania, que atiende a pacientes con sida y drogadictos, mató al hermano Leonardo Grasso mientras dormía y, para encubrir el asesinato, roció el cuerpo y la habitación con gasolina provocando un incendio.


 

PUBLICIDAD

Estas muertes de 2020 se suman a una larga lista. Desde 1980 hasta hoy, según la reconstrucción de Fides, han sido asesinados 1.224 misioneros, incluidas las muertes violentas durante el genocidio de Ruanda en 1994. En los últimos 20 años las víctimas han sido 536 entre las que hay cinco obispos.

Además, miles de misioneros han sobrevivido a ataques, maltratos, robos, amenazas, secuestros con fines de extorsión así como estructuras católicas – iglesias, escuelas, clínicas, seminarios … – atacadas, saqueadas, vandalizadas y destruidas.

Los misioneros que murieron mientras brindaban asistencia, como médicos, enfermeras y otro personal médico, a pacientes que padecían enfermedades transmisibles , siempre han merecido ser incluidos en el recuento de muertos . Mi pensamiento va a los héroes de St Mary’s Lacor, el hospital misionero en el norte de Uganda, que en 2000 se enfrentó por primera vez al virus del Ébola tratando a los enfermos en lugar de simplemente ayudarlos. El ébola había tenido una tasa de letalidad del 70 por ciento hasta entonces. Al Lacor se redujo a menos del 40 por ciento, a costa de 15 muertes entre el personal de salud, incluido el médico jefe, el Dr. Matthew Lukwiya, quien murió rezando: “Si muero, déjame ser el último”, y su oración fue escuchado.

Este año, por primera vez, Fides incluye en el informe, aunque no en el recuento, los sacerdotes, monjas, capellanes de hospitales que murieron mientras cuidaban y brindaban consuelo espiritual a los enfermos de Covid-19. Los sacerdotes y los religiosos son “la segunda categoría, después de los médicos, que han pagado la mayor parte de sus vidas por el covid-19 en Europa. Según un informe parcial de las Conferencias del Consejo Episcopal de Europa, en 2020 más de cuatrocientos sacerdotes, dedicados a la atención médica o pastoral de los fieles, murieron de covid ”. La situación no es diferente en otras partes del mundo: “un rasgo característico de la misión de la Iglesia – recuerda Fides – es el cuidado de los que sufren y el compromiso con la salud, especialmente en los países en desarrollo. Esta presencia consoladora ha supuesto un elevado coste de vidas humanas”.

Articulo original en La Nuova Bussola Quotidiana/Anna Bono

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *