COVID-19DESTACADOSEL MUNDOLa vacunación obligatoria-voluntaria, previo “consentimiento”, un grave abuso.

ACNenero 3, 2021

En el caso de vacunaciones “obligatorias” con consentimiento “informado” (así como en el caso de vacunación “voluntaria”, con chantaje en caso de rechazo en ambos casos), existen todos los detalles de un abuso muy grave. Los peores regímenes totalitarios y autoritarios de la historia siempre han comenzado con el “consentimiento” manipulado de los ciudadanos y el peor de los paternalismos: “Es por tu bien”. Quien firme el consentimiento informado que contiene las cláusulas de exoneración de “exoneración de responsabilidad”, antes de someterse a una vacunación (o cualquier otra intervención médica), en caso de sufrir daños, son “su propia col”, será la respuesta de la Fiscalía Estado.

Se sabe que las vacunas causan daños colaterales no deseados. Ahora, dado que debe aplicarse el principio de precaución, al menos habría dudas sobre la relación costo / beneficio. Pero, ¿se ha informado realmente a quienes firmaron un consentimiento “informado”? Usualmente no. El paciente, de buena fe, confía, deseoso de ser tratado, a cualquier precio, entregando su lado al maltrato.

El Código de Nuremberg establece que no se deben realizar “pruebas” si se sabe de antemano que pueden causar daños o la muerte. Si al firmar el consentimiento “informado” exime de responsabilidad a los fabricantes de vacunas, los protege de cualquier compensación, incluso pesada. Esta situación ha durado décadas y está empeorando con el paroxismo de la vacuna anti-Covid-19.

Te puede interesar: El Consejo De Un Abogado De Padua: No Firme Ningún Permiso De Vacunación Contra Covid-19.

Incluso si la medicina es experimental, la pregunta es legítima: ¿no vamos a ser parte de un experimento médico masivo nunca antes visto? Si las empresas farmacéuticas multinacionales de las grandes farmacéuticas (fabricantes), el personal médico-sanitario (vacunadores) y el Estado (si hace obligatoria la vacunación o incluso si de forma voluntaria sanciona la negativa con chantaje), quedan exentos de responsabilidad con firma del consentimiento “informado”. Este documento proviene del Código de Nuremberg, que al finalizar la Segunda Guerra Mundial decidió trazar una clara diferencia entre experimentación lícita y tortura, distinguiéndose la primera de la segunda gracias a la firma del “consentimiento informado” con el que el paciente declara han sido informados sobre la naturaleza,

El abuso y generalización del consentimiento “informado” en el ámbito médico, para cualquier acto médico, lo ha convertido en una especie de indemnización para las empresas farmacéuticas y los hospitales, con el fin de reducir el número de ensayos y, en el caso de las vacunas , para lavarse las manos. Salvo entonces para compensar, como hace el Estado a cientos de personas, solo en los casos en que el nexo causal se haya demostrado de manera llamativa, tras largos y costosos procesos judiciales, con todos los obstáculos que enfrentan los pacientes pobres (y en el padres), a través del engorroso proceso para obtener una compensación.

En cuanto a la disidencia a la vacunación, la negativa del titular – persona asistida / padre / representante legal – se basa en el sistema italiano en el derecho a la salud / asistencia voluntaria (art.32 Constitución – art.33 Ley 838 / 78), la inviolabilidad de la persona humana como “libertad de la persona para disponer de su propio cuerpo” (art. 13 de la Constitución), de libre determinación (art. 2 de la Constitución), de libertad religiosa (art. 19 de la Constitución). El derecho a la autodeterminación también está sancionado por el art. 35 del Código de Deontología Médica, 2014: “El médico no emprende ni continúa en procedimientos diagnósticos y / o intervenciones terapéuticas sin la previa obtención del consentimiento informado o en presencia de disenso informado”. El derecho al consentimiento informado está previsto legalmente en el art. 5 del Convenio de Oviedo de 4 de abril de 1997 y por el art. 3 de la Carta de las Leyes Fundamentales de la Unión Europea, proclamada en Niza el 7 de septiembre de 2000. Además, el art. 33 del Código de Ética Médica de 2014 regula el consentimiento, las características de información y comunicación del médico con la persona asistida.

En el caso de la denegación de la vacunación obligatoria -pero también si fuera de forma voluntaria- ya se han alzado voces, incluso autorizadas, pidiendo públicamente recurrir al chantaje inconstitucional (no poder viajar en avión y tren, no poder ir a un restaurante o gimnasio, etc., etc., etc.).

Lamentablemente, todo lo que gira en torno a la práctica de vacunación es inadmisible y esto deja las puertas abiertas de par en par a un abuso muy grave. Sin embargo, ahora es una práctica generalizada, si consideramos que firmamos el consentimiento “informado” de forma automática, sin informarnos, todos los días, obviamente chantajeados, porque el consentimiento “informado” es fundamental si queremos descargar programas en nuestro smartphone y pc. Al hacer clic en nuestro consentimiento a contratos ilegibles, de hecho, día tras día, damos cada vez más poder a las multinacionales, hijos del peor totalitarismo. Firmamos y callamos, para vivir tranquilos, pensando en ahorrar unos momentos ahora, que “no hay certeza del mañana”.

En este verso de la Canzona di Bacco, compuesto para el carnaval de 1490, Lorenzo de ‘Medici, el Magnífico, invita al lector a disfrutar de lo que ocurre en el presente: quien quiera ser feliz, sé feliz ahora porque no puedes estar seguro. del futuro.

“El mundo es un escenario. Cada uno juega su papel y recibe su parte ”(Joost van den Vondel, 1668). “Todo el mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres son meros actores. Todo el mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres son sólo actores” (William Shakespeare, 1598). Con estas frases, los autores quisieron decir que la vida es una especie de comedia en la que todos tienen un papel desde el momento del nacimiento, hasta que se cae el telón para él. Mientras tanto, el dicho debe tomarse literalmente. El mundo entero se utiliza ahora como escenario. Pero esto Shakespeare y Vondel aún no podían imaginar. En cambio, el Magnífico lo ha visto desde hace tiempo: todo se reduce a un carnaval. Sin embargo, es una lástima que aquí quienes nos “gobiernan” estén jugando no solo con nuestras libertades, sino con nuestras vidas.

Por lo tanto, es ilusorio esperar que se valore el principio del consentimiento tout court, porque esto sólo sería factible mediante la eliminación de un aparato coercitivo, estigmatizador, chantajeador y sancionador, mediante la adopción de un enfoque persuasivo en un contexto colaborativo entre gobierno y los ciudadanos. A estas alturas, el viento sopla en una dirección completamente diferente.

Pautas de consentimiento informado en vacunaciones. Anexo A de la Resolución No. 1067 de la Región Toscana de 2014: AQUÍ.

Vacunas, ¿existe un vulnus en la ley? La Orden de los Médicos aclara: “Es necesario el consentimiento informado”
Según el Omceo de Roma, la falta de firma del consentimiento informado por los padres equivale a la falta de vacunación de los niños por Michele Bollino Dire.it, 16 de octubre de 2017 Vacunas

obligatorias y consentimiento informado. Hay un nudo burocrático al que parece sucumbir la ley que hace obligatorias las vacunas para la matrícula escolar. Ante la negación, el impasse de las batas blancas: “¿Continuar con el pinchazo de todos modos o detenerse para no correr ningún riesgo?”, Su pregunta. Muchos, por tanto, dejaron de pedir al Colegio de Médicos que esclareciera el caso.

Fue denunciado por un médico de una ASL de Roma, que en los últimos días se encontró ante el caso de unos padres que decidieron no firmar el consentimiento informado de sus hijos, apelando al carácter imperativo de la ley del Estado: “¿Por qué debo firmar si ¿La obligación es ley? ”, Fue el razonamiento de los padres.

El resultado es que aún hoy, cuando han comenzado las escuelas, algunos niños de la capital van al aula sin estar vacunados. Al menos hasta el 10 de marzo de 2018, cuando todos deberán presentar la documentación que acredite la vacunación. Un acto sanitario ejecutado sin consentimiento, de hecho, puede “integrar un delito civil, penal y ético”, según Lavra, para lo cual no hay duda: se necesita el consentimiento informado de los padres también en el caso de las vacunas .
Para dar una respuesta a los compañeros en dificultad fue el presidente de la Orden de Doctores de Roma, Giuseppe Lavra: “El principio del consentimiento informado, en el caso de los menores, expresado por los padres, es un principio cardinal para la realización de cualquier actividad salud “.

“El carácter obligatorio de la vacunación -explica el presidente de Omceo Roma- no parece implicar ninguna derogación al principio según el cual el médico, tras excluir que pueden existir circunstancias que impidan la vacunación y tras haber informado debidamente a los padres, debe obtener el consentimiento antes de proceder con la vacunación “.
Y en el caso de que el progenitor se niegue a someter a su hijo a la obligación “irrazonablemente”, la reacción del sistema judicial no es “imponer con fuerza la vacunación”, sino “sancionar la conducta a nivel administrativo”, concluye finalmente. Lavra.
Es decir, según el Omceo de Roma, la falta de firma del consentimiento informado por parte de los padres equivale a la falta de vacunación de los hijos, por lo que conlleva las sanciones previstas por la ley que entró en vigor en julio.

No Vax: en muchas regiones, los médicos ya no piden consentimiento

He tenido la confirmación de que en muchas Regiones ya no se pide la firma del consentimiento gracias a la circular del Ministerio de Sanidad ”. Así lo dio a conocer Ana Diana Demian, presidenta de la asociación Lov-Liberi de la obligación de vacunar, consultada por la agencia Dire sobre la denuncia de un médico de una ASL de Roma, que en los últimos días se encontró ante el caso de algunos padres Decidí no firmar el consentimiento informado para mis hijos, apelando a la ley estatal obligatoria.
“El Ministerio de Salud debe retractarse absolutamente de la circular, que salió en agosto -explica- en la que anunciaba que el consentimiento informado es un mero acto burocrático y no es necesario solicitarlo en el caso de las vacunaciones obligatorias. Según el ministerio, por lo tanto, debe superarse el consentimiento informado, mientras que según la legislación no realmente: el más reciente, de hecho, requiere el consentimiento informado por escrito “.
Los padres que no tengan la intención de firmar el consentimiento informado, agrega el presidente de Lov, pueden hacerlo “porque es su derecho y no pueden estar obligados a hacerlo. Y los médicos no pueden firmarlo para los padres y al mismo tiempo tampoco pueden proceder con la vacunación. Así que este es el enésimo impasse legal en nuestro país ”.
Según Demian, por tanto, se daría el caso de que los médicos y sus órdenes “comenzaran a protegerse no solo a ellos mismos sino también a sus pacientes, desde todos los puntos de vista. Deberían empezar a aplicar la directiva de la que habló también el presidente de la Orden de Doctores de Roma, Giuseppe Lavra, habiendo firmado este bendito consentimiento y empezando a informar verdaderamente a los padres -concluye- lo que no se hace ”.

What (rebbe) the law (un) consentimiento (no) informado y el papel de los médicos Informazionelibera.org, 2 de abril de 2019

En el día mundial de la concienciación sobre el autismo, es difícil no emprender un camino en profundidad, cuando la ciencia mundial sigue dividida sobre la correlación entre las vacunas y lo que se define en el trastorno específico del espectro autista, caracterizado por déficits sociales y emocionales. , estereotipias y posibles discapacidades intelectuales.
El examen no pretende ser médico, sino normativo. El Dr. Paul Thomas, un pediatra estadounidense muy conocido, ha estado examinando los hallazgos recientes sobre las vacunas y el autismo. Es el fundador de la asociación Physicians for Informed Consent, y entre los diversos temas también el uso propagandístico de las llamadas epidemias de sarampión para forzar la introducción de la vacunación obligatoria.
El consentimiento informado es la síntesis de tres derechos fundamentales de la persona consagrados en nuestra Constitución: la libre determinación prevista en el artículo 2, la inviolabilidad de la persona humana como “libertad de la persona para disponer de su propio cuerpo” prevista en el artículo 13 y derecho a la salud previsto en el artículo 32. El derecho al consentimiento informado está previsto legalmente en el art. 5 del Convenio de Oviedo de 4 de abril de 1997 y por el art. 3 de la Carta de las Leyes Fundamentales de la UE, proclamada en Niza el 7 de septiembre de 2000.
En nuestro ordenamiento jurídico, el art. 33 del Código de Ética Médica regula el consentimiento, las características de información y comunicación del médico con la persona asistida.
Para que el consentimiento sea válido, debe cumplir con ciertos requisitos y ser:
– INFORMADO, o la información debe ser personalizada, comprensible, veraz, objetiva y completa.
– CONSCIENTE, debe ser expresada por un sujeto consciente de su propia decisión y, por tanto, capaz de comprender y querer.
– PERSONAL.
– El MANIFIESTO, o la manifestación del testamento, deberá ser emitido de forma expresa e inequívoca, por escrito, también a efectos probatorios.
– ESPECÍFICO, referido al tratamiento sanitario específico propuesto.
– ESTIMADO Y ACTUAL.
– REVOCABLE, incluso inmediatamente antes de la propia intervención médica.
Para precisar aún más en detalle el requerimiento de la información que le transmite el médico al paciente, el Tribunal de Casación tomó las gestiones que, con la sentencia núm. 2177/2016, estableció que el consentimiento informado debe basarse en información detallada, adecuada para brindar pleno conocimiento de la naturaleza, alcance y alcance de la intervención médico-quirúrgica, sus riesgos, resultados alcanzables y posibles consecuencias negativas, no siendo conveniente a tal efecto, la firma por parte del paciente de forma completamente genérica, ni advirtiendo, a los efectos de la exhaustividad y efectividad del consentimiento, la calidad del paciente, que afecta únicamente a las modalidades de la información, para adecuarse a su nivel cultural a través de un lenguaje que entiende.
Por lo tanto, el médico vacunador no solo debe proporcionar toda la información útil y necesaria para que el usuario del servicio de salud dé su consentimiento informado, sino que también debe asegurarse de que ha entendido la información transmitida.
Por tanto, el referido consentimiento se otorgará legítimamente únicamente cuando el médico garantice una información adecuada y completa.
Le recordamos que el proveedor de atención médica tiene la obligación de informar adecuadamente al destinatario del tratamiento médico.
Sin embargo, muchas veces la comunicación médico-usuario resulta ser aproximada, donde, en cambio, no falta del todo, a pesar de que la conducta omisiva del profesional de la salud constituye un delito civil, penal y ético (art.35 MDL).
En 2017, con la Ley 219/2017, la denominada Ley Gelli (Normas sobre consentimiento informado y disposiciones de procesamiento anticipado), finalmente se reglamentó en su totalidad y en su totalidad el contenido del consentimiento informado y su proceso de adquisición.

Consentimiento informado y práctica de vacunación

Ahora bien, debe ser evidente que las vacunas, ya sean exigidas por la ley o simplemente recomendadas, clasificadas como tratamientos de salud, como cualquier actividad diagnóstica o terapéutica, ciertamente no se apartan de la ley.
De hecho, incluso en el “Plan Regional de Prevención de Vacunas 2017-19 – Lombardía” se aclara que “la introducción de la vacunación obligatoria con la ley 119/17 no conlleva ninguna derogación del principio médico por lo que, tras excluir que puedan existir circunstancias impedimentos vacunación y después de haber informado debidamente al padre, debe obtener el consentimiento antes de proceder con la vacunación “.
La suposición debería ser la piedra angular sobre la que establecer la relación vacunador-paciente; sin embargo, en agosto de 2017, en una circular emitida por el Ministerio de Salud se especificó que el consentimiento informado se limita solo a las vacunaciones recomendadas mientras que, para las vacunas obligatorias, es suficiente proporcionar al usuario del servicio de salud únicamente un formulario de información.
Lamentablemente, esta circular avaló el comportamiento ilegítimo en las distintas ubicaciones de los registros de vacunación, permitiendo a algunos padres dar un consentimiento informado verdadero y adecuado por escrito, mientras que otros solo recibieron los formularios de información, violando de hecho la legislación sobre consentimiento informado y derecho de igualdad (artículo 3 de la Constitución).
Fue necesaria una intervención del presidente de la OMC, Giuseppe Lavra, el 10 de octubre de 2017 para despejar dudas y reiterar que el consentimiento informado emitido por los padres debe considerarse imprescindible para proceder a la vacunación, sea la que sea, obligatoria o recomendada.
La única excepción permitida en el ámbito médico a la obtención del consentimiento informado es el tratamiento sanitario obligatorio en el ámbito psiquiátrico y, de hecho, es el único caso de tratamiento sanitario coercitivo (Ley 833/1978).
Y, incluso más recientemente, el Tribunal Administrativo Regional de Brescia, en el auto de 5 de abril de 2018, reiteró que “el acto terapéutico de vacunación obligatoria debe ir precedido de la obtención del consentimiento informado del profesional de la salud”.

Falta información

Sin embargo, lo que gira en torno a la práctica de la vacunación es inadmisible.
Según la Ley 238/1997 cada centro de vacunación debe exponer la información relativa a la indemnización reconocida en virtud de la Ley 210/92 en caso de lesión o dolencia provocada por la vacunación, pero esto no sucede.
La invitación a la vacunación debe calcularse de forma clara y precisa, pero en la mayoría de los casos ni siquiera hay una especificación de las vacunas a inocular.
El médico debe realizar las gestiones necesarias para que el usuario de los servicios de ASST reciba toda la información relativa a la práctica de vacunación, por tanto tanto la relativa a la bondad de las vacunas, como la relativa a posibles reacciones y / o eventos adversos que, aunque con demasiada frecuencia nos olvidamos de admitirlo. , ¡¡¡existe!!!
Según el informe de la AIFA de 2017 sobre la vigilancia posterior a la comercialización de las vacunas, hubo 6.696 informes de reacciones adversas.
Sin embargo, los médicos a menudo pasan por alto las explicaciones relacionadas con los eventos y reacciones adversas, sobre cómo tratarlos y posteriormente informarlos, así como sobre la existencia de la Ley 210/92.
Y omitimos voluntariamente, porque este no es el lugar adecuado, lo engorroso que es el proceso para obtener una compensación.
Aunque el art. 1, octavo co. de la Ley Gelli reitera que la relación entre médico y paciente se basa en la confianza, es inevitable que, a la luz del examen recién abordado, los padres, que abordan el proceso de vacunación así establecido, alberguen perplejidades y dudas lejos de frustrarse fácilmente. e inútil.
En opinión del autor, las dudas sobre la vacunación solo pueden abordarse mediante una reorganización organizativa de los centros de vacunación, que deben adoptar un modus operandi unívoco.
Además, al menos es necesario potenciar el principio del consentimiento, pero esto solo es factible mediante la eliminación de un aparato coercitivo, estigmatizador y sancionador, mediante la adopción de un enfoque persuasivo en un contexto colaborativo con los padres.

* * *
Posdata

Aquí hay que recordar la cuestión -que ya nos hemos ocupado en el pasado- de que las personas mayores sean tratadas por otras enfermedades, incluso graves, pero luego muertas y clasificadas como “Covid-19”, porque los hospitales reciben financiación para pacientes y fallecimientos por Covid- 19. La pregunta que debe hacerse es: ¿de dónde proviene este dinero? ¿Qué sumas están involucradas? Y lo que es peor, estas personas murieron solas peor que los perros, sin poder saludar a la familia. Por no hablar de la prohibición de autopsias que continúa hasta el día de hoy, debido a la interminable extensión de la emergencia sanitaria, y la prohibición de los funerales. Situaciones a investigar por crímenes de lesa humanidad y por las que el #brancodibalordi que nos “gobierna” tendrá que responder algún día.

Además, de dos cosas: o Sars-CoV-2 es realmente peligroso o no es tan peligroso.

Si es realmente peligroso, el gobierno debería tener puertos y fronteras sellados herméticamente; no debería haber dejado huecos en los centros de recepción; no debería haber permitido la dispersión de inmigrantes ilegales por todo el país.

En cambio, el #brancodibalordi que nos “gobierna” es cómplice, ya que persigue a ciudadanos comunes y no ilegales, confina a ciudadanos “pobres” en casa por las vacaciones y no impide las fiestas megagalácticas de los “ricos”, pregunte por los resultados de la pruebas serológicas para los turistas, no permitiéndoles llegar, pero permitiendo la llegada de migrantes clandestinos.

O no es tan peligroso, y entonces los que nos “gobiernan” deberían dejar de perseguirnos con las multas por las máscaras y la prohibición de recolecciones y encierros perennes. O si es realmente peligroso, realmente debería realizar controles rigurosos e imponer consecuencias penales por ley y no solo administrativas con una cadena de Dpcm, jugando con los colores en el mapa.

Por dos cosas: o el gobierno es culpable de contagio adquirido, o es culpable de manipulación masiva y noticias falsas.

Hemos recordado aquí los dos temas, porque habrá que hacer un discurso análogo sobre la campaña de vacunación, ya quebrada desde el principio, con la desastrosa gestión del omnipresente y omnipotente Arcuri, que ya hemos comentado en otra ocasión. Y no será la última vez.

Los términos de constitucionalidad de una posible obligación de vacunación han sido definidos de forma muy clara y concisa por el médico de Turín Ottavio Davini: «(…) Creo que para la población en general no se tiene en cuenta la obligación por ahora, porque es mucho mejor que los ciudadanos comprendan por sí mismos la utilidad de vacunar. Pero también ser constitucionalistas sin entender lo que se lee, no, por favor. El artículo 32 dice que “Nadie puede ser obligado a un determinado tratamiento de salud excepto por la ley”. Entonces una ley es suficiente, como para otras vacunas, en todo el mundo, o como con los TSO (que no menciono aquí por casualidad). Porque (nuevamente la constitución) establece que la protección de la salud es “un derecho fundamental del individuo y el interés de la comunidad”. Por tanto, si fuera de interés colectivo vacunar a toda la población, se podría hacer. Que es lo que reafirmó el Tribunal Constitucional (sentencia 307/1990): “La ley que impone un tratamiento de salud no es incompatible con el art. 32 de la Constitución si el tratamiento tiene como finalidad no solo mejorar o preservar el estado de salud de quienes lo padecen, sino también preservar el estado de salud de los demás, ya que es precisamente este fin ulterior, el relativo a la salud como interés de la comunidad, para justificar la compresión de esa autodeterminación del hombre que es inherente al derecho de toda persona a la salud como derecho fundamental “(…)”.

Aquí, para que la vacunación sea obligatoria, se necesita una ley, aprobada por el Parlamento, no se puede hacer con un decreto redactado por Conte II con poderes extraordinarios, prorrogado indefinidamente, excluyendo al Parlamento. Siempre, “si a la comunidad le interesa vacunar a toda la población” y no a los intereses de las grandes farmacéuticas y de quienes lo celebran.
Y en cualquier caso, el consentimiento informado – siempre obligatorio – no puede ser un descargo para eximir a las empresas farmacéuticas (que han producido las vacunas) o al Estado (que hace obligatoria la vacunación) de responsabilidad en caso de daños colaterales, incluso a a largo plazo.

Articulo original en Korazym./Vik van Brantegem

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *