CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAPorqué la Iglesia no quería un Papa jesuita.

La convulsa relación entre los jesuitas y el Vaticano. Por eso, hasta hace poco tiempo, un Papa jesuita no era predecible
ACNenero 2, 2021

El Papa jesuita es una realidad en toda regla. Jorge Mario Bergoglio lleva siete años y medio sentado en la silla de Peter a pesar del prejuicio que ha acompañado a la Orden.

Por supuesto, Francisco es un jesuita singular para algunos, pero hasta hace unas décadas era casi inútil predecir la elección de un miembro de la Compañía como obispo de Roma. Porque muchos círculos eclesiásticos siempre han percibido la Orden fundada por San Ignacio como un unicum . Casi como algo fuera del contexto de la “Iglesia”. La historia de los jesuitas con respecto a la Ecclesia está sazonada de conmiseraciones. Esta información bastaría para comprender el asombro por la elección del ex arzobispo de Buenos Aires. No debemos retroceder demasiado: incluso durante el pontificado de Benedicto XVI se suponía que se nombraba un comisario jesuita.

No fue el propio Joseph Ratzinger quien pintó ese escenario, sino otro clérigo prominente. Jorge Mario Bergoglio, que se había enfrentado (por así decirlo) con Ratzinger en el Cónclave de 2005, se interpuso y no hizo nada. El jesuita había sido el candidato de los progresistas en la asamblea que había elegido al conservador alemán. En definitiva, Bergoglio había adquirido cierto peso curial, aunque el argentino y la Curia nunca fueron compañeros de piso. El resto es historia. Es decir, el contraste entre la Compañía y las jerarquías no es cosa de ayer. Solo con el pontificado de Francisco, quizás, las diferencias teológicas están ahora dormidas. El tejido conectivo entre los jesuitas y el Vaticano siempre ha sido complejo. Sant’Ignazio fundó la Compañía en 1534. Desde entonces, comienza una pelea.

Te puede interesar: La nueva Iglesia SJ; Polonia apóstata…

En realidad, Bergoglio tiene algo propio del jesuita: el multilateralismo diplomático y la atención continua que el sudamericano presta a las periferias económico-existenciales. La historia de los jesuitas también está impregnada de mediación entre poderes muy diferentes. Los camaradas casi nunca consideraron la diplomacia bilateral como una herramienta útil. Las misiones en el fin del mundo son en cambio un preludio de la geografía de la fe que este pontífice está dibujando. Ayer los jesuitas miraban a la conversión de Japón, hoy Jorge Mario Bergoglio cuenta entre su “pueblo” a los indígenas del Amazonas, que nunca han sido tan centrales en la historia del cristianismo como hoy. Retrocedamos unos pasos.

El primero en suprimir la Orden es el Papa Clemente XIV. Los jesuitas no tienen ni trescientos años, pero ya están tomando nota de cómo se percibe su camino hacia el mundo. Por supuesto, la política en ese momento no era como es hoy, y los estados nacionales contaban con más de unos pocos poderes para influir en las decisiones del titular de la cátedra del Vaticano. Se necesitará el Concilio Vaticano II para romper un prejuicio. Ni siquiera esa cita, en realidad, acabará por completo con los desacuerdos.


 

PUBLICIDAD

Se dice que el Papa Luciani estaba a punto de llamar a la Compañía de Jesús, pero luego el Papa Juan Pablo I falleció en las misteriosas circunstancias que conocemos. Y la carta de amonestación a los seguidores de San IgnacioNo será publicado. Quienes hoy relatan ese trasfondo están seguros de que el último Papa italiano quiso poner más de un acento en la supuesta deriva teológica que seguían los jesuitas en ese período. El 68 ‘quedó atrás durante una década, pero los círculos antimodernistas todavía recuerdan hoy cómo los jesuitas norteamericanos han abrazado parcialmente las demandas del pueblo de 1968. Y en el norte de los Estados, los jesuitas siguen siendo una avanzada del progresismo doctrinal. Ante Luciani fue Pablo VI quien expresó cierta perplejidad, sobre todo respecto a las posiciones del padre Arrupe, para las que entre tanto la Santa Sede de la dirección de Bergoglio ha abierto una causa de canonización. Arrupe, en resumen, no quiso extender el voto de fidelidad al Papa también a los jesuitas no consagrados. ¿Y Juan Pablo II? Él los ha encargado.

El jesuita fue Karl Rahner, el teórico de la “Nueva Iglesia” en el que se basarían los círculos progresistas contemporáneos. Una Iglesia fundamentalmente abierta a cambios que no serían compartidos por enseñanzas, tradición, doctrina y práctica. Bergoglio tuvo una relación conflictiva con la Compañía, tanto que incluso fue “exiliado” a Córdoba por un período. Aquellos que se oponen al trabajo del gobernante, sin embargo, ven un hilo común que comienza en Rahner y llega directamente a Francis.

Articulo original en ilGiornale.it

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *