CULTURA RELIGIOSADESTACADOSEL MUNDOObispo preso y sometido 27 años a trabajos forzados por el régimen comunista chino, falleció.

Gran estudioso, pasó 27 años en un campo de trabajos forzados. Fue profesor universitario, muy apreciado también por las autoridades penitenciarias.
ACNenero 2, 20211

Ayer a las 11 de la noche (hora de Beijing) falleció Mons. Andrés Han Jingtao, obispo clandestino de Siping (Jilin). Tenía 99 años. Algunos fieles lo han definido como «un gigante de la cultura y de la fe» de las comunidades clandestinas (la Iglesia católica perseguida por el Partido Comunista Chino). Monseñor Han siempre fue, desde muy pequeño, un gran estudioso. Realizó sus primeros estudios bajo la dirección de los misioneros canadienses de Quebec, que estaban a cargo del vicariato apostólico.

Su gran cultura fue incluso reconocida por las autoridades de la prisión (campo de trabajos forzados), donde estuvo internado durante 27 años (1953-1980), por negarse a participar en la Iglesia «independiente y autónoma», como pretendía Mao Zedong.

Te puede interesar: Confronta cardenal al presidente de los obispos alemanes, por declaraciones contrarias a la doctrina de la Iglesia.

Cuando recuperó la libertad, las mismas autoridades penitenciarias recomendaron que fuera contratado como profesor de inglés en la Universidad Normal de Changchun. Pocos meses después lo nombraron profesor asociado del Instituto de Historia de la Civilización Clásica de la Universidad Normal del Nordeste. Se especializó en la docencia con estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado. Introdujo a muchos chinos en el estudio de la lengua y cultura clásicas, latina y griega.

En 1987 se retiró de la docencia. Pero no abandonó su compromiso eclesial y misionero. Ya antes de ser condenado a prisión se había centrado en la educación de los laicos a través de la Legión de María, alentándolos a la oración, el anuncio y la caridad. Al mismo tiempo había comenzado a formar una congregación de religiosas que más tarde se llamaría «del Monte Calvario». Él mismo recuerda que en la década de 1950 el régimen quería desembarazarse de la interferencia del Papa y expulsar a los misioneros extranjeros. En ese momento me di cuenta de que la Iglesia se enfrentaba a un gran desafío y necesitaba una fuerte capacidad de resistencia, de lo contrario la Iglesia no sería capaz de mantenerse en pie. Por eso decidí instituir una congregación religiosa».

En 1982 fue nombrado obispo de Siping, pero su ordenación se realizó en secreto en 1986. Durante muchos años tuvo que dividir su esfuerzo entre el trabajo pastoral y los compromisos universitarios.

A principios de la década de 1980, el gobierno unificó todos los distritos eclesiásticos de la provincia de Jilin en una sola diócesis, la de Jilin. La diócesis de Siping, que todavía conserva el reconocimiento de la Santa Sede, abarca parte de la provincia de Jilin, parte de Mongolia Interior y Liaoning.

Desde 1997 en adelante su domicilio estuvo bajo constante vigilancia, dificultando su ministerio. La congregación de religiosas que él fundó también ha tenido períodos difíciles: conventos cerrados, dispersión, reaperturas secretas y difusión en pequeñas comunidades ocultas.


 

PUBLICIDAD

Según las últimas estadísticas, la diócesis cuenta con 30 mil fieles aproximadamente, de los cuales 20 mil pertenecen a la Iglesia no oficial y 10 mil a la oficial. Hay cerca de veinte sacerdotes y más de 100 religiosas. La diócesis también ofrece algunos servicios sociales, como un orfanato y un centro médico.

Con información de InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Comentario

  • José Luis Santamaría Vargas

    enero 3, 2021 at 5:17 am

    Siento la humilde necesidad de dar mi testimonio como Católico Nacionalista ex preso político en Venezuela, habiendo padecido el martirio por pensar distinto y dando fe que la única esperanza de libertad que tenemos para enfrentar los regímenes revolucionarios Socialistas comunistas de maldad Tiraníca, sólo con fe en DIOS el evangelio nos hará hombres LIBRES, soy testigo de la LUZ soy laico Católico comprometído, legionario de María, catequista, misionero, Nacionalista contrarevoluciónario, este artículo del fallecimiento obispo Preso durante 27 años y su testimonio de la iglesia clandestina me obliga a dar testimonio que nuestra misión universal de iglesia es continuar trabajando por difundir, testimoniar el evangelio
    Dios nos bendiga a todos sus hijos y la virgen María nuestra señora de COROMOTO guíe a sus hijos venezolanos Acies Ordinata

    Responder

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *