EL MUNDOVIDA Y FAMILIAArgentina, el aborto legal es una realidad. Pero la Pasividad Pontificia debe ocultarse.

El aborto es una realidad en Argentina. Debemos ocultar la pasividad papal
ACNenero 2, 20211

En el artículo “No censura, sino silencio calculado. 1, publicado en el blog Settimo Cielo el 17 de diciembre, editado por el Vaticano Sandro Magister, hemos aclarado que lo que intentamos hacer en los primeros días de diciembre, por parte del Vaticano, fue presentar al Papa Bergoglio como censurado por los medios de comunicación cuando hizo referencias al aborto. Pero en realidad fue una puesta en escena para ocultar la poca o ninguna oposición del presidente ejecutivo del Vaticano al proyecto del presidente Alberto Fernández de legalizar el aborto en Argentina.

A mediados de noviembre del año pasado, tras ser elegido para el máximo cargo, Alberto Fernández manifestó públicamente que una de sus primeras acciones sería enviar un proyecto de ley al Parlamento para legalizar el aborto. Esta afirmación fue reiterada al menos tres veces en los meses siguientes.

Te puede interesar: Jesús no fue un desperdicio. Era el Hijo de Dios, del linaje de David.

Pese a ello, cuando fue recibido por el Papa en visita oficial al Vaticano, el tema no fue discutido en las reuniones que ambos sostuvieron. Además, Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo celebró una misa en la cripta donde reposan los restos de San Pedro, a la que asistieron el presidente y toda su comitiva. Por supuesto, la celebración tuvo lugar con el permiso de Bergoglio. Misa en la que el presidente argentino recibió la Comunión, a pesar de su posición pública a favor del aborto.

El 1 de marzo de este año, el presidente Alberto Fernández inauguró las sesiones parlamentarias, anunciando entre otras cosas que el proyecto de legalización del aborto pronto sería enviado a discusión y aprobación lo antes posible. Pero la crisis desencadenada por la pandemia de Covid-19 obligó a Fernández a frenar el proyecto. El proyecto de ley solo se envió el 17 de noviembre.

Durante todo este impasse, de marzo a noviembre, ni la Santa Sede ni la jerarquía local se ocuparon del tema ni elaboraron una estrategia ante la intención del gobierno que en algún momento intentaría hacerse realidad. Era como si hubiera habido un pacto de “déjalo ser” para que el presidente argentino logre su objetivo. Por increíble que parezca, el Papa Bergoglio nunca se ha enfrentado a la estrategia y el objetivo del gobierno.

Fue el periodista argentino Román Letjman, siempre muy bien informado, quien dejó patente tal acuerdo, de manera muy contundente: “[…] Alberto Fernández es amigo de Francesco y anticipó sus intenciones de cumplir las promesas de la campaña electoral. El Papa siempre ha sido respetuoso de la agenda política del jefe de Estado, y los dos han movido sus piezas con una voluntad común: respetar la lógica interna de sus espacios de poder y evitar que sus estrategias públicas y secretas rompan una amistad que fue construido en el siglo XX “.2

Si algo no le falta al Papa Bergoglio es la clarividencia política y la astucia: si durante ocho meses no ha preparado ninguna acción que disuada al gobierno argentino de su proyecto de aborto, es porque toleraría, de ser necesario, la legalización de aborto en Argentina, por increíble que parezca.


 

PUBLICIDAD

Fue el líder kirchnerista, ahora diputado nacional, Eduardo Félix Valdés, quien anticipó lo ocurrido hace un año: la legalización del aborto “no será motivo de conflicto” entre el Papa Francisco y Alberto Fernández, porque “Francisco entenderá e interpretará cómo el mundo va, pero él nunca dirá que está de acuerdo ”nunca estará a favor del aborto, pero no excomulgará a nadie. Verás que el mundo sigue, que avanza ”, que“ la tendencia es que la interrupción legal del embarazo sea ley ”” 3.

Que estos análisis son precisos se desprende de que en su mensaje navideño de Urbi et Orbi de este año, el Papa Bergoglio ni siquiera mencionó lo que ya se había señalado como la muy probable legalización del aborto en Argentina, prácticamente ignoró su Ciudad natal, ni siquiera lo mencionó.

Pero esta complicidad pasiva de Bergoglio con respecto a la iniciativa del gobierno tenía que ser encubierta y oculta. Así fue que el martes 29 de diciembre, cuando estaba a punto de iniciarse la sesión legislativa para la aprobación de la pena de muerte prenatal, apareció monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, uno de los confidentes del Papa y presidente de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales del Vaticano. se dirigió a los senadores del oficialismo, citando las palabras de Juan Perón y Néstor Kirchner contra el aborto y el rechazo total de este último.

Pero si analizamos en detalle las palabras del prelado vaticano, vemos que: a) está dirigido exclusivamente a los senadores; b) en ningún momento y de ninguna manera se dirige al gobierno, que es el impulsor del proyecto genocida, eximiéndolo de cualquier responsabilidad.

El aborto es una realidad en Argentina Hay que esconder la pasividad
El mismo martes 29, el Papa Bergoglio argumentó en una de sus audiencias que “todo niño rechazado es hijo de Dios”. En este sentido, ante la amenaza de la institucionalización de la pena de muerte prenatal, el Papa Bergoglio “hizo poesía” sin siquiera mencionar al presidente Fernández. Podría haber dicho públicamente lo que mantuvo en privado, pero “hizo el oso”.

Tanto el arzobispo Sánchez Sorondo como el papa Bergoglio saben que es inútil apelar a la conciencia política de los activistas del aborto o recurrir a una figura poética. Sólo para disfrazarse de “adversarios” o “críticos” y tolerar que se legalice el proyecto, sin mostrar complicidad.

La misma actitud de cobertura la implementó el arzobispo argentino-vaticano, en una entrevista a Elisabetta Piqué, del diario argentino La Nación, publicada el 30 de diciembre pasado.

En esta entrevista, el prelado afirma que “es muy triste que con un Papa argentino y cuando hay un partido en el gobierno cuyos fundadores y presidentes se han opuesto al aborto, una inconstitucional, antihumana y anti- Cristiano, dejándose colonizar ideológicamente por el pensamiento dominante ”. ¿Quién identifica a Sánchez Sorondo como responsable o culpable de esta traición a la ideología justiciaista? Nadie habla sólo de un “sí” impersonal. En cualquier caso, la responsabilidad es de los senadores, pero no del presidente Fernández ni de la vicepresidenta Cristina Kirchner (…) Ese mismo martes 29, el Papa Bergoglio argumentó en una de sus audiencias que “todo niño rechazado es un hijo de Dios”.

En este sentido, ante la amenaza de la institucionalización de la pena de muerte prenatal, el Papa Bergoglio “hizo poesía” sin siquiera mencionar al presidente Fernández. Podría haber dicho públicamente lo que mantuvo en privado, pero “hizo el oso”.

Tanto el arzobispo Sánchez Sorondo como el papa Bergoglio saben que es inútil apelar a la conciencia política de los activistas del aborto o recurrir a una figura poética. Sólo para disfrazarse de “adversarios” o “críticos” y tolerar que se legalice el proyecto, sin mostrar complicidad.

La misma actitud de cobertura la implementó el arzobispo argentino-vaticano, en una entrevista a Elisabetta Piqué, del diario argentino La Nación, publicada el 30 de diciembre pasado.

En esta entrevista, el prelado afirma que “es muy triste que con un Papa argentino y cuando hay un partido en el gobierno cuyos fundadores y presidentes se han opuesto al aborto, hayan aprobado una ley inconstitucional, antihumana y anticristiana”. , dejándose colonizar ideológicamente por el pensamiento dominante ”. ¿Quién identifica a Sánchez Sorondo como responsable o culpable de esta traición a la ideología justiciaista? Nadie, solo habla de un “han” impersonal. En cualquier caso, la responsabilidad es de los senadores, pero no del presidente Fernández ni de la vicepresidenta Cristina Kirchner -a quien el Papa Bergoglio se ha cansado de pedirle que la cuide-, verdaderos impulsores y garantes del éxito de la aprobación de esta ley penal.

Llama la atención que el entrevistador destacó que Sánchez Sorondo fue el único en el Vaticano que se atrevió a hablar en voz alta y que “en lo que respecta al país del Pontífice, nadie, con nombre y apellido, se atrevió a decir nada”. ¿Por qué es tan reacio a hablar oficialmente? ¿Por qué Bergoglio tiene el control del habla y nadie puede hablar sin su permiso? ¿Por qué “lo correcto es dejar hablar solo a los obispos del país”? ¿Significa esto que para el Papa Bergoglio y su séquito la legalización del aborto es un problema exclusivamente jurisdiccional, no universal? Saben bien que sus amigos políticos en el Council for Inclusive Capitalism ya han institucionalizado un genocidio planetario que mata a 54 millones de personas cada año antes de nacer.

Por otro lado, de fuentes eclesiásticas comprometidas con la defensa de la vida humana desde el momento de la concepción hemos aprendido que en ningún momento el episcopado argentino consideró la necesidad de establecer un compromiso común en defensa del nonato, ni lo consideró una cuestión. Para tomar en consideración. Por el contrario, quienes se comprometieron con la causa provida se encontraron solos, sin ningún apoyo personal o institucional de la jerarquía, con muy pocas y honrosas excepciones.

Está claro que para el Obispo de Roma y su Vaticano y colaboradores locales, los problemas graves y fundamentales de la humanidad son la migración, el medio ambiente, pero no el genocidio prenatal. Y es evidente que desde que se hizo realidad la amenaza de legalizarla en Argentina, la Santa Sede y la jerarquía argentina han dejado avanzar la ola genocida en Argentina sin ninguna oposición de ellos, solo para presentarse en el último momento –con la cartas ya distribuidas y jugadas – como “oponentes” del proyecto y así salvar la figura papal.

El aborto ya es ley en Argentina. Pero la gran pregunta es: ¿la “Santa Sede” y el episcopado argentino lo han hecho posible, con su pasividad cómplice?

José Arturo Quarracino

http://magister.blogutore.espresso.reppublica.it/2020/12/17/no-censura-sino-silencio-calculado-una-carta-desde-argentina-sobre-el-papa-y-el-aborto /

https://www.infobae.com/2020/12/30/alberto-fernandez-jugo-fuerte-a-favor-del-aborto-y-se-anoto-un-triunfo-politico-que-excede-al -frente-de-todos / . Adviértase que el periodista tiene una firma en forma contundente que a) el presidente argentino hizo saber al Papa sobre la decisión de avanzar en el tema; b) Bergoglio respetó esta decisión; c) evitar la ruptura de su vínculo, pero allá de un tema tan conflictivo como el aborto.

 

https://www.perfil.com/noticias/politica/eduardo-valdes-el-aborto-va-a-ser-legal-y-el-papa-francisco-lo-va-a-entender.phtm l

 

4 Y el Vaticano: “Es triste: con un Papa argentino, apruebo una ley anticristiana ”

 

aticano: “Es triste: con un Papa argentino, aprobaron una ley anticris …

Y el Vaticano, antes del aborto legal: “Es muy triste que con un Papa argentino hayan aprobado una ley antihumana y ..

Articulo original en Marcotosatti.com

Traducido con Google traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Comentario

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *