EL MUNDOVIDA Y FAMILIAUn enemigo de la familia el aborto.

ACNdiciembre 28, 2020

La familia es un aspecto central del propósito de la sociedad en la historia de la humanidad. Los padres de familia que enseñan a sus hijos las buenas costumbres, la obediencia, el orden y de más, son conscientes de una parte importante del plan de una sociedad para salvaguardar a las generaciones, cumpliendo la ley natural. Dedicar tiempo a la familia y dar a conocer todo el consejo de la sapiencia de los padres para con sus hijos al criarlos “en disciplina y amonestación”.

Hay quienes quiere destruir a las familias porque son un conducto importante para la preservación de la vida de muchas generaciones. Las personas nacen en una familia y, tú mismo —¿cómo llegaste al mundo?, llegaste a este mundo del vientre de tu madre. Los ataques de los que están en contra de la vida y la familia siempre tienen implicaciones más amplias que trascienden más allá de una sola generación.  Han estado en guerra contra la “simiente de la mujer” que es como el grano contenido en el interior del fruto como sí ella misma fuera una planta que puesto en las condiciones adecuadas, germina para dar origen a una planta de la misma especie, cosa que es causa u origen de otra.

Las faltas y los yerros es la única razón por la cual las familias se puede desintegrar. Esto sucede cuando se rechaza el consejo de los mayores acerca del peligro de la “cultura de la muerte”, cuando esta se alberga en sus mentes, en sus pensamientos homicidas hacia sus propios hijos en su vientre. Abrir las puertas a las ideologías ha sido el origen de cada problema familiar desde que nos dejamos al descubierto. Ahora es el principio de la muerte que ha estado ocupado en la empresa de destruir familias. Los hombres y las mujeres acaban por exterminar a sus hijos no nacidos y este acto brutal y violento fractura a la familia en las generaciones subsiguientes.

Te puede interesar: Mucho peor que Herodes.

El aborto se interpone en el camino, en el plan natural que se ha ordenado para las familias de las naciones sobre la tierra. Este ataque a la familia es central en la guerra del mal contra la humanidad, es una guerra global transgeneracional contra “la simiente de la mujer”. En su intento por borrar el conocimiento de la vida de una generación a la otra, El aborto ataca las instituciones formativas: La Iglesia y la familia. Estos ataques van en aumento cada día. Se requiere una respuesta.

En vano se suele quejar de magistrados y senadores, mientras ustedes que son padres de familia son infieles a su deber. Se quejan de que el mundo está en mal estado: ¿Qué hacen ustedes para remediarlo? No se quejen tanto de los demás, sino de ustedes mismos, y no se quejen tanto antes los hombres, sino delante de aquel que da la vida. Suplíquenle a Creador que haga una reforma y secunden también sus suplicas con ferviente esfuerzo en oración, ocúpense de su propio hogar y actúen para bien dentro de este ámbito.

Conforme vayan teniendo más oportunidad de familiaridad con los que viven dentro de su casa, más autoridad tendrán sobre ellos porque ellos dependerán de ustedes para que influyan en todo. Y si no mejoran este talento, tendrán terribles cuentas que rendir, sobre todo cuando sus manos tengan que responder de la sangre de los inocentes, porque el aborto que cometieron se cargará sobre la negligencia de ustedes. ¡Oh, señores! ¿No han fallado ustedes ya bastante, sino que tienen que acarrear sobre ustedes la culpa de toda su familia? Son ustedes los que hacen que los tiempos sean malos y provocan juicios sobre la nación.    ¿Prefieren ver las angustias de sus hijos y oírlos gritar en medio de tormentos infernales que estar abiertos a la vida y hablarles una palabra para su instrucción, escucharlos llorar bajo su corrección o suplicar por su salvación? ¡Oh crueles padres e irresponsables! Tal vez imaginen que ustedes están haciendo bien; sin embargo, a mi juicio, un hombre que no promueve la vida y la familia en su hogar no es digno de ser un participante adecuado de ella. Merece amonestación y censura por este mal, así como por los escandalosos silencios de omisión; y es que traiciona su vil hipocresía al pretender ser un buen padre o madre de familia, cuando es una mala persona en su casa porque un hombre o mujer bien nacidos, es decir, de buenas maneras y refinado, respeta la vida y la familia. Es de los que son justos delante de su propia conciencia “andan irreprensibles en todo.

¡Di no al aborto ¡

Por Ruan Angel Badillo Lagos

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *