COVID-19DESTACADOSEL MUNDOTodos los problemas de un año dedicado a Amoris laetitia.

ACNdiciembre 28, 20201

Con la carta apostólica “ Patris corde ”, el Papa Francisco ha anunciado el Año de San José , que finalizará el 8 de diciembre de 2021 en memoria del 150 aniversario de la declaración de San José Patrón de la Iglesia universal. Ayer, en el Ángelus dominical de la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, el Papa Francisco también anunció el Año de la Familia Amoris Laetitia., que comenzará el 19 de marzo de 2021 y finalizará el 26 de junio de 2022. Dos años casi concurrentes desde el punto de vista cronológico, pero si bien el primero puede ser acogido con alegría como una oportunidad para la unidad de la Iglesia y la obtención de gracias, el segundo puede ser bienvenido con preocupación, en el sentido de que dividirá aún más a la Iglesia en cuestiones de gran importancia doctrinal. El Año Amoris laetitia está bajo la protección de la Sagrada Familia de Nazaret, pero quizás hubiera dado mejores frutos si se le hubiera llamado así: Año de la Sagrada Familia de Nazaret.

Sobre Amoris laetitia ,como en todo el proceso sinodal que lo condujo, la Iglesia está dividida. Desde hace cinco años, cardenales, obispos, sacerdotes, teólogos, filósofos, simples laicos han señalado que en el texto de la Exhortación hay planteamientos muy problemáticos desde el punto de vista de la tradición católica. No son la mayoría, pero la cantidad tiene poco que ver con las cosas de verdad. Tampoco se puede decir que no sean personas recomendables desde varios puntos de vista. No hay razón para descuidar sus reflexiones, sus informes respetuosos y argumentados. La Iglesia ha dado crédito y audiencia, en las últimas décadas, a los argumentos teológicos más confusos. ¿Por qué se ha descuidado esta parte del cuerpo eclesial en estos cinco años desde la publicación de la Exhortación? Ahora, el anuncio de un año de la familiaAmoris Laetitia expresa un profundo desprecio por las muchas voces, fieles autoritarios y sencillos, que sufren íntimamente por lo que consideran una lágrima con la verdad sobre la familia implementada por Amoris Laetitia .

Te puede interesar: 2021: año perfecto para que el Papa responda las dudas de los cardenales sobre su polémica encíclica Amoris Laetitia.

El Año fue anunciado para dar a conocer la Exhortación , aplicar sus criterios y pedir adherencia a sus contenidos. Sin embargo, dado que en cada diócesis y en cada parroquia el cuerpo eclesial está dividido en esos contenidos, las fricciones surgirán creando fracturas, o no se harán emerger, resaltando así un uniformismo impuesto y de fachada: ambas situaciones ciertamente no nos alegran. Durante el doble sínodo sobre la familia de los años 2014 y 2015, el Papa pidió a todos a la parresía, es decir, a decir sin miedo lo que pensaban. Al comienzo de Amoris laetitiaLuego, dice que lo escribió para “orientar la reflexión, el diálogo y la práctica pastoral” ya que “no todas las discusiones doctrinales, morales y pastorales deben resolverse con reversiones del magisterio”. Pero entonces para Amoris Laetitia   todo esto no sucedió: no es posible dialogar y discutir y las críticas ni siquiera se escuchan. Por un lado se dice que el magisterio no puede resolver todas las cuestiones, pero por otro lado Amoris laetitia se presenta como un dogma.

Amoris laetitia es un texto con mil problemas , que conciernen al capítulo VIII pero no solo. Su génesis a partir del proceso sinodal es problemática y el proceso sinodal en sí es problemático, su lenguaje y su nueva retórica son problemáticos, su recepción es problemática, qué es verdaderamente magisterio en él y qué no lo es, problemático el uso de las fuentes y sobre todo del párrafo 84 de Familiaris consortioLa relación de su enseñanza con la de Juan Pablo II es problemática. El anuncio ahora de un año dedicado a él no parece tener en cuenta esta fragilidad del documento en un intento de hacer que diga más de lo que puede decir. Al contrario, se corre el riesgo de confirmar a quienes dicen que la problemática del documento, la fragilidad de la que acabo de hablar, fue planificada para luego permitir procesos pastorales que en el texto solo encuentran alusiones pero no expresiones claras. El Año sería, entonces, un nuevo ejemplo de un proceso pastoral hecho posible por las grietas abiertas en la doctrina por un documento ambiguo, un proceso pastoral que, sin embargo, está destinado a encarnar variaciones de la doctrina. La pastoral como vanguardia de los cambios doctrinales.

Está claro que Amoris laetitia es el paradigma de una transformación radical de la teología moral católica. La concepción de la ley moral como ideal, la relación entre ley y conciencia, el concepto de discernimiento moral, el valor de las circunstancias en la imputabilidad moral, la existencia o no de acciones intrínsecamente malas, el significado moral del adulterio. y la actividad sexual ejercida fuera del matrimonio: estos son solo algunos de los temas de la teología moral que Amoris laetitia revoluciona.

Por no hablar de lo que ocurre con los sacramentos del matrimonio , la confesión y la comunión, por lo que la Exhortación revoluciona no solo la teología moral sino también muchos puntos de la dogmática. Desde que se están produciendo estos cambios, se han planificado y se están impulsando, pero al mismo tiempo han sido y son también válidamente impugnados, y como no son cosas marginales sino centrales en la doctrina y la vida cristianas, la proclamación de un Año de la Familia Amoris Laetitia, quedando esta situación, habría necesitado una evaluación más profunda, sin excluir el resultado de su postergación a mejores tiempos.

Artículo  original en La Nuova Bussola Quotidiana/Stefano Fontana

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Comentario

  • LUIS ANTONIO ALVARO SUCLLA LAZO

    diciembre 28, 2020 at 12:17 pm

    jajajajaja, problemas??? mostrar ser el fariseo que se jacta de CUMPLIR la ley, mostrando la falta de amor al pecador que reconoce serlo… recurrente en sus publicaciones, triste…

    Responder

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *