Benedicto XVI puso a Dios nuevamente en el centro.

ACNdiciembre 28, 2020

El 25 de diciembre de 2005 Benedicto XVI firmó su primera encíclica, Deus caritas est (Dios es amor), publicada el 25 de enero de 2006. Este documento se ha convertido en una especie de declaración de gobierno de ese pontificado. Y ha tenido, como todos los pasajes religiosos de época de nuestra Iglesia, una historia editorial muy agitada.

UNA IDEA NO DESEADA

En 1995, San Juan Pablo II me nombró presidente de Cor Unum, el dicasterio del Vaticano para coordinar la acción caritativa de la Iglesia. Con el tiempo se me ocurrió que en un mundo de humanismo secular, incluso entre los creyentes, las raíces cristianas de la caridad eclesiástica se estaban olvidando. Después de consultar con el Santo Padre, recibí la tarea de redactar un texto aclaratorio. Inmediatamente me puse a trabajar con mi departamento. Luego de una profunda reflexión, enviamos una propuesta a la Secretaría de Estado. En el verano de 2004, llegó la respuesta de que el proyecto había sido rechazado. Lamentablemente, a estas alturas, el debilitamiento de Caritas era evidente y, sobre todo, la misión del Papa avanzaba hacia el final. Luego me dirigí al Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Cardenal Joseph Ratzinger, enviándole nuestro texto. Cuando fui a verlo poco después, inmediatamente escribió a la Secretaría de Estado defendiendo nuestro borrador rechazado.

Te puede interesar: Todos los problemas de un año dedicado a Amoris laetitia.

El Papa Juan Pablo II regresó a la casa del Padre el 2 de abril de 2005. Fue el cardenal Joseph Ratzinger quien se convirtió en su sucesor. En los primeros días de su pontificado se hospedó en Casa Santa Marta en el Vaticano. Lo conocí poco después, nos despedimos e inmediatamente, como si sospechara de mi tácito pedido, me preguntó: “¿Qué pasará ahora con la encíclica?”. Por supuesto, sabía que la primera carta apostólica del Papa formulaba su “programa de gobierno”, como Juan XXIII con la cátedra Ad Petri (29 de junio de 1959), Pablo VI con la Ecclesiam suam (6 de agosto de 1964) y Juan Pablo II con el Redentor. hominis(4 de marzo de 1979). Entonces respondí espontáneamente: «Creo que el nuevo Papa tiene muchas cosas en mente que le gustaría abordar en su primera encíclica. Pero si también hubiera un espacio en su cabeza para el tema de “Caritas”, me alegraría mucho ». Él respondió: “Pronto tomaré una decisión”. Poco después me hizo saber que abordaría el tema del mandamiento del amor.


 

PUBLICIDAD

 

PUNTO ESENCIAL

La encíclica recibió una respuesta inusualmente positiva en todo el mundo. Los periódicos y los medios electrónicos le han dado un amplio espacio para aprobar comentarios en muchos países occidentales. Incluso el New York Times , que no es exactamente un organismo compatible con la Iglesia Católica, lo aprobó y le dedicó un artículo de primera plana. Por supuesto, suspiramos de alegría en Cor Unum.

En una lectura más atentaSin embargo, notamos que se le había dado al texto un rostro completamente nuevo. En primer lugar estaba la novedad que aporta la lengua viva del Papa y la adición de muchos aspectos sobre el tema que habíamos olvidado. Sin embargo, lo que surgió de manera crucial es que el Papa, por así decirlo, había anulado nuestra antigua versión. En el trabajo preliminar, habíamos presentado inductivamente el problema en cuestión. El tema fue la nueva voluntad de las personas y la sociedad de hoy para ayudar a los necesitados. El “Plan Marshall” y el establecimiento de los ministerios de desarrollo son muy recientes; Durante siglos, el interés europeo en países extranjeros fue principalmente colonial, si no explotador. Pero ahora se ha extendido la conciencia de que el hombre merece apoyo y ayuda para su dignidad. En este contexto insertamos el compromiso de los cristianos,

Como punto final , pero no menos importante, habíamos considerado el Vaticano II y la contribución de la Iglesia al éxito de la comunidad humana (por ejemplo, la Constitución Pastoral Gaudium et spes n. 26; 42s.). Por tanto, ha llegado el momento de que la Iglesia se asegure su parte en el coro polifónico de todos los bienintencionados, sin, por supuesto, aislarse en tal autorreflexión.

SIN VENCIMIENTO

En el contexto de este borrador anterior, llama la atención la atención que el Papa Benedicto XVI quiso poner con su presentación. Abandona cualquier introducción pedagógica que se acerque paulatinamente al problema. Comienza con un estallido: “Deus caritas est”, que explica con detalle en la primera mitad de la encíclica. Deje la discusión de los problemas organizacionales involucrados para la segunda parte. La historia editorial de la encíclica muestra, incluso más allá de su título único, que la clave hermenéutica de su lectura está en la cuestión de Dios, énfasis que debe mantenerse a pesar de todo el interés práctico por la labor de ayuda de la Iglesia. Evidentemente hoy tiene una nueva urgencia. Durante las discusiones de las visitas episcopales ad liminaen Cor Unum, por ejemplo, a menudo tuve que subrayar esto cuando la primera parte del texto estaba recién comenzando. Así que nos hicimos la provocativa pregunta de por qué el Papa lo habría escrito.

El mensaje de Benedicto XVI sobre el amor de Dios como causa fundamental revelada de toda la salvación humana no era superfluo en 2006 ni puede archivarse hoy. Joseph Ratzinger ha estado preocupado durante mucho tiempo por el secularismo visto como un serio oscurecimiento de la fe para el mundo y la Iglesia de hoy: donde organizamos nuestra vida sin Dios. En 1972 escribió en una publicación de primer nivel ( Quaestiones disputatae ) que Dios no era más el punto de referencia para la verdad de la fe, reemplazado cada vez más por la decisión de la mayoría en la comunidad eclesiástica. Luego suspiró: “¿Pero quién es el Dios de quien el” pueblo de Dios “recibió su nombre? ¿Qué significa si los hombres son “Pueblo de Dios”? Así llamados: ¿quién los determina? ¿Tiene todavía sentido esta palabra “Dios” y por tanto este pueblo? ».

El presente “olvido de Dios” recorre como un hilo rojo todos los escritos y palabras de este hombre . En algunas de sus últimas declaraciones públicas ( Latest Conversations , Munich 2016) resumió la intención de su ministerio como Papa: “Estaba ante todo lo que quería hacer: poner el tema de Dios y la fe en el centro y en primer plano”. . Y en su homilía en el funeral del fundador de CL, monseñor Luigi Giussani (Milán, 2005), advirtió a la Iglesia: “Quien no da a Dios, da muy poco”.

* Cardenal y Arzobispo

(traducción de Nico Spuntoni)

Articulo original en La Nuova Bussola Quotidiana

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *