CULTURA RELIGIOSADESTACADOSEL MUNDO¿Murió alguna vez el comunismo? Nuestra crisis actual a la luz de Nuestra Señora de Fátima.

Me parece ahora, mirando hacia atrás, cómo, mientras nos dormíamos pensando que el comunismo estaba efectivamente muerto, se desarrollaron otros temas y estrategias que todavía apuntaban a establecer sistemas comunistas modificados en el mundo.
ACNdiciembre 24, 20201

A la luz de nuestra actual crisis electoral, que involucra a un equipo de Joe Biden / Kamala Harris y con su cooperación con el proyecto socialista del Gran Resent que se cierne sobre nosotros, se ha dicho mucho sobre una inminente amenaza comunista. De repente, nos damos cuenta de cómo China ha estado influyendo en los asuntos de Occidente a través de los miembros del partido que trabajan en empresas occidentales, pero también la noticia de que China podría haber estado involucrada en el fraude electoral actual conmocionó a muchos de nosotros. De repente nos despertamos a la realidad de una presencia comunista fuerte y estratégica en Occidente.

Sin embargo, ¿no pensamos en gran medida que el comunismo había muerto esencialmente con la caída de la Unión Soviética a principios de la década de 1990? Pero miremos ahora hacia atrás y reflexionemos sobre la pregunta: ¿Murió alguna vez el comunismo? Escribo estas reflexiones como alguien nacido y criado en Alemania, que estudió en Alemania y vivió en Suiza durante algún tiempo, y que se mudó a los Estados Unidos hace unos 13 años, es decir, desde una perspectiva europeo-estadounidense.

Te puede interesar: El mundo necesita el “gran reinicio” que se propuso en Fátima.

Mirando hacia atrás, me desconcierta cómo se tomaron ciertos pasos clave justo en el final formal de la Unión Soviética. Recuerde cómo, poco después de ese cambio político, Estados Unidos comenzó a comerciar más intensamente con China, algo que muchos conservadores todavía han llamado “comercio con el enemigo”. Ya en 1993, el presidente Bill Clinton propuso una política de “compromiso constructivo” con China, y en 2000, el mismo presidente otorgó a China relaciones comerciales normales permanentes con Estados Unidos y allanó el camino para que China se uniera a la Organización Mundial del Comercio en 2001. Ahora nos preguntamos cómo pudo haber sucedido esto, que Estados Unidos se permitió estar tan entrelazado con un país, incluso produciendo la mayoría de sus bienes, cuyo sistema político es tan contrario a nuestras democracias occidentales. ¿Estábamos durmiendo? ¡Ese país todavía era comunista!

Como lo resumió recientemente el colaborador de LifeSite y experto en China Steven Mosher:

El #CCP estudió el colapso de la URSS en 1991. Instituyeron la Educación Patriótica obligatoria, reprimieron la disidencia. Crearon una fachada de capitalismo para engañarnos, mientras se infiltraban y socavaban las instituciones estadounidenses. Tienen la intención de hacernos lo que le hicimos a la URSS. Pronto.

Al mismo tiempo, consideremos otro aspecto de esta historia: todavía recuerdo haber asistido por esa época a una charla de Josef Joffe, editor en jefe del periódico intelectual alemán Die Zeit. Al dirigirse a una audiencia de la Universidad de Zúrich en Suiza, estaba promoviendo la idea del globalismo. Ahora estamos en la era del globalismo. Las fronteras nacionales están cayendo, todas las naciones se están interconectando. ¿De dónde vino este cambio repentino? ¿A quién se le ocurrió la idea, poco después de la supuesta caída del comunismo, de que necesitamos romper las fronteras nacionales? En ese momento, me rebelé contra las palabras de Joffe. Me parecieron tan artificiales, como si hubiera una especie de ley que obligara al mundo a seguir el camino globalista. ¿Por qué los políticos de repente decidieron cambiar las leyes para hacer posible esta globalización? Poco me di cuenta en ese momento de que Joffe estaba participando en las conferencias del Grupo Bilderberg y el Foro Económico Mundial en Davos.

Mirando hacia atrás, ahora suena como un cambio de propaganda, un cambio de palabras clave. Alguien decidió que las cosas cambiarán en Occidente.

Otro ejemplo: poco después de la “caída” del comunismo a principios de la década de 1990, en Alemania tuvimos repentinamente el auge de la economización de la educación, de las asociaciones entre escuelas y empresas. Hubo este impulso para hacer que la educación sea rentable. Por hacer que la investigación valga la pena. Como si el trabajo de la mente pudiera y debiera estar conectado con los resultados y asuntos financieros. ¿De dónde salió este nuevo lema? Recuerdo en ese momento, siendo estudiante en la Universidad de Hannover, cómo un grupo de estudiantes se opuso a esta idea y publicó artículos al respecto. Estábamos en contra de la economización de la educación que nivelaría la educación de las generaciones futuras. Queríamos libertad e independencia académicas, no una vida académica que dependiera de aspectos económicos.

Finalmente, hubo otro fenómeno extraño: las Naciones Unidas idearon la Agenda 21. Recuerdo cómo un día, en una fiesta con gente de la antigua parte comunista de Alemania, discutí con ellos esta nueva agenda que había sido acordada por Naciones Unidas en la Cumbre de la Tierra de Brasil en 1992. Habiendo leído acerca de esta agenda, les dije a estos conocidos que esta agenda contiene ideas tales como que uno tiene que compartir el auto con el vecino ya que el medio ambiente debe ser protegido. El documento de la Agenda 21, por ejemplo, expuso: “Sensibilizar al público sobre los impactos ambientales del transporte y el comportamiento de los viajes a través de campañas en los medios de comunicación y apoyo a las iniciativas no gubernamentales y comunitarias que promueven el uso del transporte no motorizado, la conducción compartida y la mejora del tráfico medidas de seguridad.” Además, propusieron ayudar a “las personas y los hogares a tomar decisiones de compra respetuosas con el medio ambiente”, lo que incluye “sistemas de depósito / reembolso”, es decir, propiedad compartida de los bienes.

Me sonó muy comunista en ese momento, y recuerdo cómo mis interlocutores también negaban con la cabeza. No podían creerlo, acababan de ser liberados de una dictadura comunista.

A estas alturas, esta Agenda 21 se ha desarrollado aún más, no solo en los Objetivos de Desarrollo Sostenible que son contrarios a la vida y a favor del control de la natalidad. El grupo del Foro Económico de Davos acaba de publicar un video que hace que uno se ponga de pie. No serás dueño de nada. Y serás feliz ”, pronostican para el año 2030, proponiendo que en unos años simplemente“ alquilaremos ”lo que“ queramos ”por un período de tiempo determinado, repitiendo así la idea que comentaba al principio. de la década de 1990 con mis conocidos de la antigua Alemania Oriental comunista. La propiedad privada se abolirá en aras de una supuesta crisis ambiental. ¿Recuerda cómo el ex presidente de la Unión Soviética, Mikhail Gorbachev, fue el primero entre ese nuevo Movimiento Verde en ese momento? ¿Que fundó, en 1993, un año después de la Cumbre de la Tierra de 1992 que acordó la Agenda 21 y por ello, el Movimiento de la Cruz Verde? ¿Es esto una coincidencia? ¿O recuerda cómo Leonardo Boff, un defensor de la teología marxista de la liberación en América del Sur, de repente se volvió verde? Lo interesante de este video de Davos es que cuando dice que “Estados Unidos no será la principal superpotencia mundial”, sino que “un puñado de estados dominará”, muestra una foto con banderas, en el centro de las cuales ondea el turco, eclipsando la bandera estadounidense.

Me parece ahora, mirando hacia atrás, cómo, mientras nos dormíamos pensando que el comunismo estaba efectivamente muerto, se desarrollaron otros temas y estrategias que todavía apuntaban a establecer sistemas comunistas modificados en el mundo. Las fronteras nacionales se debilitarían, las economías nacionales se globalizarían, la educación se nivelaría con nuevas reformas inspiradas en la economía, mientras que el país comunista más grande del mundo, China, de alguna manera era bienvenido como un socio normal a nivel internacional.

Además de todo esto, de repente también surgió la agenda LGBT. ¿De dónde vino? ¿Cuándo surgió? También aquí, recuerdo que el lobby homosexual (que fue el primero de ese movimiento multifacético) comenzó a fortalecerse a la luz de la discusión sobre el VIH. Este lobby estaba utilizando folletos de información sobre la enfermedad para presentar las relaciones homosexuales como algo normal. Sí, eso también fue en la década de 1990. ¡Extraña coincidencia!

Ahora, en retrospectiva, parece que el comunismo simplemente cambió sus enfoques y agendas, pero no su objetivo. Se infiltró en Occidente de forma más indirecta, mediante el poder blando, en lugar de con la ayuda de tanques soviéticos. A mi esposo, el Dr. Robert Hickson, le gusta citar aquí a James Burnham, un ex analista político y trotskista que advirtió a Occidente que no se adaptara al enemigo sin darse cuenta. Burnham tituló uno de sus ensayos El suicidio de Occidente: un ensayo sobre el significado y el destino del liberalismo (1964). Mi esposo una vez citó a Burnham con estas advertencias insistentes: “Desde el punto de vista comunista, cada institución en el campo del enemigo es un campo de batalla: iglesias y ejércitos; corporaciones comerciales y sindicatos por igual; arte, literatura y ciencia; Tropas de Boy Scouts junto con agencias de inteligencia; medios de comunicación tanto como los partidos políticos ”.

Esto, necesitamos entender también quién está detrás del comunismo. Podríamos haber pensado de manera demasiado limitada que era solo el Partido Comunista de la Unión Soviética el que dominaba el Este. Pero, ¿quién preparó e implementó la Revolución Comunista? Aquí, podemos hacer referencia a una carta escrita el 8 de noviembre de 1918 al nuncio papal Arzobispo Eugenio Pacelli por el cardenal Felix von Hartmann, un prelado alemán, en la que advierte al Papa de una inminente revolución comunista en Alemania que tenía como objetivo destruir a los alemanes. monarquía, sino también dirigida a la Iglesia Católica.

Von Hartmann escribió en nombre del emperador alemán Willhelm II: “que, según las noticias que le llegaron ayer, el Gran Oriente [una logia masónica] acaba de decidir primero deponer a todos los soberanos – primero que nada a él, el Emperador – luego destruir (?) la Iglesia católica [olica], encarcelar al Papa, etc. y, finalmente, establecer sobre las ruinas de la antigua sociedad burguesa una república mundial bajo el liderazgo de la Gran Capital Estadounidense. […] Francia y América, sin embargo, se dice que están bajo la plena influencia del Gran Oriente. Se dice que el bolchevismo es la herramienta externa para establecer las condiciones deseadas. Ante un peligro tan grande que amenaza además de la Monarquía, también la Iglesia Católica; Por tanto, es importante que se informe al episcopado alemán y que también se advierta al Papa ”.

Como explicó von Hartmann, esta amenaza comunista fue organizada por la masonería. Y dijo que planeaban utilizar a personas de las altas finanzas estadounidenses para impulsar este proyecto. Es decir, hay élites financieras y masónicas internacionales bien conectadas que financiaron y organizaron la Revolución Comunista. Esa misma élite parece estar ahora organizando de manera análoga el Gran Reinicio, y se han estado preparando para él esencialmente desde la caída de la Unión Soviética, el momento en que la mayoría de nosotros nos habíamos ido a dormir.

Ahora estamos despiertos. Muy despierto. Porque nos damos cuenta de que está en juego toda nuestra forma de vida, nuestras libertades, nuestras propiedades, nuestros hijos, nuestras iglesias. Como dice el nuevo video del Foro de Davos: “Los valores occidentales habrán sido probados hasta el límite”. Es nuestra civilización cristiana formativa y nuestro estilo de vida lo que está cada vez más en juego. Nos despertamos y enfrentamos este fraude electoral, y ni siquiera sabemos quién ganará esta batalla, quizás esas fuerzas que desean que no tengamos más bienes personales.

Pero aquí también recordamos que Nuestra Señora de Fátima dijo que “los errores de Rusia se extenderán por todo el mundo”, si Rusia no fuera consagrada por el Papa al Inmaculado Corazón de María. Según la hermana Lucía, en 1946 Estados Unidos también se volvería comunista.

Nos acercamos a ella. Miramos directamente a los ojos de este aparato comunista financiado y conceptualizado por una élite financiera masónica global. ¿Pero ahora que?

Llamemos a Nuestra Madre. Ella fue tan cariñosa y amable al advertirnos hace 100 años; ¡Seguramente no nos abandonará ahora! Ella puede obrar el milagro, ¡y lo hará! – volver el corazón de los hombres a Dios. Quizás incluso los hombres del Gran Reinicio. Ora a Dios.

Nos prometió que se haría la consagración de Rusia. Sería tarde, pero llegaría, y entonces llegaría un momento de paz. Ella declaró el 13 de julio de 1917: “Si se atienden Mis pedidos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas. Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, y ella se convertirá, y se concederá un período de paz al mundo ”.

Que, hasta entonces, demostremos nuestra fidelidad a Cristo, luchemos por cada aspecto de la verdad en el camino.

Ojalá nos neguemos a vivir la mentira, que acostumbraría nuestras mentes y almas a adaptarse a la mentira. ¡Dios es verdad!

¡Ojalá nos neguemos a tomar las terribles vacunas corona contaminadas con el aborto que resultan también manipuladas por genes! No participemos en un sacrificio de niños que se perpetúa con el uso de células humanas de esos bebés que tuvieron que morir para que podamos vivir. El padre Chad Rippberger lo llama “robo en curso”. ¡No aceptemos un sacrificio humano que, similar a los aztecas (escuche aquí un sacerdote que hace un argumento similar), hecho con la esperanza de que la humanidad se beneficie de ese sacrificio letal! ¡Que nosotras las madres digamos un claro no al hecho de que todavía se están robando las células de estos bebés que fueron asesinados hace decenas de años, violando así los derechos de Dios que es el autor de la vida natural y sobrenatural!

Casi me parece que esta élite global que desea que los “valores occidentales” lleguen a un punto de ruptura, como lo anunció el reciente video de Global Reset, desea que todos colectivamente participemos en un sacrificio infantil perpetuo, incorporando las células en nuestros cuerpos. y ADN de otro ser humano, ¡en una especie de canibalismo!

Entonces, mientras luchamos y resistimos, rezamos a Nuestra Señora, a Nuestra Madre, pidiéndole que nos sujete con fuerza en sus manos, llevándonos a su Hijo, confiando en que no nos dejará perecer. Que se nos conceda la sabiduría y el coraje que se necesitan ahora, que podamos recibir todas las gracias que necesitamos a continuación.

Y miremos al bebé en el pesebre, el hijo de todos los niños, el bebé de todos los bebés, que sólo era aceptable para Dios el Padre como el sacrificio supremo ofrecido libremente. Él solo debía ser sacrificado para que todos pudieran vivir. Él solo debía morir para que las vidas de las almas eternas pudieran estar con el Padre en el cielo, por la eternidad. Pero para beneficiarnos de este Sacrificio Eterno, debemos seguirlo, hacer lo correcto, orar y resistir las sutiles violaciones del primero y quinto Mandamientos.

Articulo original en Life Site News/Maike Hickson

traducido con Google tradcutor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Comentario

  • jose cruz de a rosa aguirre

    diciembre 25, 2020 at 9:18 pm

    En los años sesentas se promovió una concientización del daño que sufriríamos en México si no contrarrestábamos el ataque intelectual y violento de los comunistas haciendo oración y reconociendo que necesitamos de Dios para poder vencerlo y no llevar nuestro país a la ruina. Desgraciadamente al no poder echar a perder a todos los jóvenes empezaron a promover artistas que vistiera y hablaran o cantaran vulgarmente y así las niñas fueron imitando las llevándolas a la T V y así estas ya corrompidas han sido la semilla de la actual degeneración. Ceo necesario volver a concientizar a las madres y niñas de la necesidad de una moral y religiosidad que mejore sus conductas para poder contrarrestar el daño que ya les hicieron…

    Responder

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *