CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAVigano: la Natividad del Vaticano es ‘expresión de apostasía, inmoralidad y vicio’.

Esta monstruosidad irreverente es la marca de la religión universal del transhumanismo que espera el Nuevo Orden Mundial; es la expresión de la apostasía, la inmoralidad y el vicio, de la fealdad erigida como modelo. Y como todo lo que es construido por las manos del hombre sin la bendición de Dios, incluso contra Él, está destinado a perecer, desaparecer y desmoronarse.
ACNdiciembre 22, 2020

El  arzobispo Carlo Maria Vigan ò  ha escrito la siguiente reflexión sobre el Belén de este año en la Plaza de San Pedro.

EN GREGE RELICTO [1]
Consideraciones sobre el Belén de la Plaza de San Pedro

En el centro de la Plaza de San Pedro, una estructura metálica tensada domina la escena, apresuradamente decorada con una luz tubular, debajo de la cual se levantan, inquietantes como tótems, unas horribles estatuas que nadie dotado de sentido común se atrevería a identificar con los personajes de la Natividad. El fondo solemne de la Basílica Vaticana sólo sirve para aumentar el abismo entre la armoniosa arquitectura renacentista y el indecoroso desfile de bolos antropomórficos.

Poco importa que estos atroces artefactos sean fruto de estudiantes de un oscuro instituto de arte de Abruzzo: quien se atrevió a armar esta afrenta a la Natividad lo hizo en una época que, además de crear innumerables monstruosidades de pseudo-arte, no supo cómo hacerlo. haz algo hermoso o que merezca ser preservado para la posteridad. Nuestros museos y galerías de arte moderno rebosan de creaciones, instalaciones y provocaciones nacidas de mentes enfermas que se extienden a caballo entre los años sesenta y setenta: pinturas imposibles de mirar, esculturas que causan repugnancia, obras de las que es imposible determinar su temática. o su significado. Tampoco las iglesias se salvaron: incluso ellas están rebosantes de tales obras, siempre derivadas de esos años poco propicios,imprudentes contaminaciones producidas por “artistas” apreciados más por su filiación ideológica y política que por su talento.

Durante décadas, arquitectos y artesanos han estado haciendo horribles estructuras, muebles y ornamentos sagrados de tal fealdad que dejan a los simples disgustados y escandalizan a los fieles. De esta misma raíz maligna también ha surgido, en clave migratoria bergogliana, la barcaza de bronce que es el “monumento al migrante desconocido ” que ahora perturba la armonía del lado derecho de la columnata de Bernini y cuyo peso opresivo está haciendo los mismos adoquines. hundirse, para consternación del pueblo romano.

Cabe recordar que el blasfemo belén de este año fue precedido por el igualmente sacrílego de 2017, ofrecido al Vaticano por el santuario de Montevergine, un destino de peregrinación para la comunidad italiana de homosexuales y transexuales. Esta escena anti-natividad , “cuidadosamente planeada y premeditada de acuerdo con los dictados y la doctrina del Papa Francisco”, se suponía que representaría supuestas obras de misericordia: un hombre desnudo tendido en el suelo, un cadáver con un brazo colgando, la cabeza de un prisionero, un arcángel con una guirnalda de flores de arco iris y la cúpula de San Pedro en ruinas.

Intentos similares, en los que se toma la Natividad como pretexto para legitimar experimentos muy infelices, han sido el tormento de muchos de los fieles, obligados a soportar las extravagancias del clero y su ansia de innovación a toda costa, la voluntad deliberada de profanar. – en el sentido etimológico de hacer secular – precisamente aquello que es sagrado, separado del mundo, apartado para el culto y la veneración: belenes “ecuménicos” que contienen mezquitas improbables, belenes “inmigratorios” que representan a la Sagrada Familia en una balsa, y incluso belenes hechos con patatas o chatarra.

Por ahora es evidente incluso para los más inexpertos que estos no son los intentos para actualizar la escena de Navidad, como los pintores del Renacimiento o la 18 ª siglo hizo, vestirse la procesión de los magos con los trajes de la época. Más bien, son la imposición arrogante de la blasfemia y el sacrilegio como antiteofanía de la fealdad, atributo necesario del Maligno.

No es casualidad que los años en los que se creó este belén sean los mismos en los que surgieron el Concilio Vaticano II y la Misa reformada: su estética es la misma, como sus principios inspiradores, pues esos años marcaron el final de un mundo y marcaron el inicio de la sociedad contemporánea, así como fueron testigos del inicio del eclipse de la Iglesia católica que ha dado paso a la Iglesia conciliar.

Colocar esos enormes artefactos de cerámica en el horno debe haber causado no pocos problemas, que los laboriosos maestros de la escuela de arte en Abruzzo superaron rompiéndolos en pedazos. Lo mismo sucedió en el Concilio, donde ingeniosos expertos lograron introducir novedades doctrinales y litúrgicas en los documentos que en otros tiempos se habrían limitado a la discusión de un pequeño grupo clandestino de teólogos progresistas.

El resultado de ese experimento pseudo-artístico es un horror que es tanto más horroroso cuanto más se afirma que el tema representado es la Natividad del Señor. Haber decidido llamar a tal colección de figuras monstruosas un “pesebre” no lo convierte en uno, ni corresponde al propósito para el cual tales escenas se exponen en iglesias, plazas y hogares; es decir, inspirar la adoración de los fieles antes del Misterio de la Encarnación. Así como haber llamado “concilio” al Vaticano II no ha hecho que sus formulaciones sean menos problemáticas y ciertamente no ha confirmado a los fieles en la fe, ni ha aumentado la recepción frecuente de los sacramentos, y mucho menos las multitudes de paganos convertidos a la Palabra de Cristo.

Y así como la belleza de la liturgia católica fue reemplazada por un rito que solo sobresale en la miseria; así como la sublime armonía del canto gregoriano y la música sacra fue prohibida en nuestras iglesias para hacer resonar en ellas ritmos tribales y música profana; así como la perfección universal de la lengua sagrada fue barrida por la Babel de las lenguas vernáculas; así se ha frustrado el impulso de veneración popular y ancestral ideado por san Francisco, para desfigurarlo en su sencillez y despojarlo de su alma.

La repulsión instintiva que despierta este belén y la vena sacrílega que revela lo convierte en un símbolo perfecto de la iglesia bergogliana, y quizás precisamente en esta ostentación de descarada irreverencia hacia una tradición milenaria tan querida por los fieles y por los más pequeños. , es posible entender el estado de las almas que lo han querido allí, debajo del obelisco, como un acto de desafío tanto al Cielo como al pueblo de Dios: almas sin Gracia, sin Fe y sin Caridad.

Alguien, en un vano intento de encontrar algo cristiano en esas obscenas estatuas de cerámica, repetirá el error que ya se cometió al permitir que nuestras iglesias fueran destripadas, nuestros altares despojados y la simple y cristalina integridad de la doctrina corrompida por el confusión ambigua típica de los herejes.

Digámoslo claramente: esa cosa no es un belén, porque si lo fuera, representaría el sublime Misterio de la Encarnación y Nacimiento del Hijo de Dios secundum carnem, la admiración adoradora de los pastores y los magos, el amor infinito de María Santísima por el Divino Niño, y el asombro de la creación y de los Ángeles. En resumen, representaría el estado de nuestra alma al contemplar el cumplimiento de las profecías, nuestro encanto al ver al Hijo de Dios en el pesebre, nuestra indignidad de la Misericordia redentora. En cambio, se percibe, de manera significativa, el desprecio por la piedad popular, el rechazo a un modelo perenne que recuerda la eterna inmutabilidad de la Verdad Divina, y la insensibilidad de las almas áridas y muertas ante la Majestad del Infante Rey y la rodilla doblada del Rey. Los reyes magos. Uno se da cuenta del sombrío gris de la muerte, la oscura aséptica de la máquina, la oscuridad de la condenación y el odio celoso de Herodes que ve amenazado su propio poder por la Luz salvífica del Infante Rey.

Una vez más, debemos estar agradecidos al Señor incluso en esta prueba, una que aparentemente tiene un impacto menor pero que aún es consistente con las tribulaciones más grandes que estamos atravesando, porque ayuda a quitarnos las vendas de los ojos. Esta monstruosidad irreverente es la marca de la religión universal del transhumanismo que espera el Nuevo Orden Mundial; es la expresión de la apostasía, la inmoralidad y el vicio, de la fealdad erigida como modelo. Y como todo lo que es construido por las manos del hombre sin la bendición de Dios, incluso contra Él, está destinado a perecer, desaparecer y desmoronarse. Y esto sucederá no porque llegue al poder alguien más que simplemente tenga gustos y sensibilidades diferentes, sino porque la Belleza es la esclava necesaria de la Verdad y la Bondad, así como la fealdad es compañera de la mentira y la maldad.

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo

23 de diciembre de 2020
Feria IV infra Hebdomadam IV Adventus

 


[1] El tercer verso de Adeste Fideles: En grege relicto, humiles ad cunas, vocati pastores aproperant – ¡Lo! El rebaño abandonado, los pastores convocados se apresuran humildemente a la cuna.

Artículo original de LifeSite News/Por el arzobispo Carlo Maria Viganò

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *