CULTURA RELIGIOSADESTACADOSEL MUNDOEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOVIDA Y FAMILIAEl colmo: obispos de Letonia quieren re movimiento a ‘uniones’ homosexuales.

El arzobispo de Riga Mons. Zbignevs Stankevics y toda la Conferencia Episcopal están batiendo otro récord: están presionando al gobierno letón para que reconozca legalmente las uniones homosexuales, para "dejar de lado todas las ideologías".
ACNdiciembre 21, 2020

Increíble, pero (trágicamente) cierto: en Letonia fue el arzobispo de Riga, Mons. Zbignevs Stankevics, para preguntar personalmente, de hecho para instar el pasado 15 de diciembreel Parlamento nacional, para que una forma de reconocimiento legal para las parejas homosexuales y las parejas no casadas pueda variar lo antes posible: “Debemos dejar de lado todas las ideologías y crear un marco legal real, que proteja a todos los miembros de la sociedad”, declaró el prelado durante una audiencia parlamentaria. Una declaración contundente, también porque llegó inmediatamente después de la sentencia, emitida en noviembre, con la que el Tribunal Constitucional ya ha distinguido entre “familia” y “matrimonio”, explicando cómo, a su juicio, no son sinónimos: el primer término incluiría un muy amplia gama de relaciones, a pesar de que en Letonia, por ahora, la Constitución todavía define el “matrimonio” exclusivamente como “unión entre hombre y mujer”.

Ante esto, las palabras aparentemente “inclusivas” de Mons. Los Stankevics suenan como una especie de esperado placet definitivo también de la Iglesia: “Hay que intentar unir la sociedad, no dividirla”, insistió el prelado, adaptando inapropiadamente, para la ocasión, una de las citas más famosas de Juan XXIII, que sin embargo nunca soñó con aplicarlo a “bodas” y entornos homosexuales.

El arzobispo reiteró : “No estamos cuestionando el concepto de familia tradicional, pero estamos hablando de mecanismos para proteger estas relaciones, incluso entre personas del mismo sexo, que están fuera del control de la definición tradicional de matrimonio”. Según él, en definitiva, bastaría que una pareja en cualquier caso “emparejada” declarara que conviven, en una especie de “casa común”, para tener derecho, como tal, a obtener siempre y en todo caso protección jurídica.

Ya en octubre las palabras pronunciadas en una entrevista del Papa Francisco habían creado confusión., en la que recordó haber apoyado las uniones civiles en Argentina para evitar que pasara el matrimonio homosexual, pero aquí va mucho más allá. Que un alto prelado de la Iglesia católica venga a formular una petición de este tipo ante un Parlamento es algo inédito y francamente desconcertante. ¿Cómo conciliar entonces todo esto con el torpe intento de no socavar los cimientos de la “familia tradicional”, al hacerlo? Stankevics no lo explica. Y no lo puede explicar … Es evidente que su pedido representa el pase al suicidio legalizado del único matrimonio posible, el natural entre un hombre y una mujer, que él también, como arzobispo, debe cuidar de proteger y salvaguardar. Y no solo él … La propia Conferencia Episcopal de Letonia inmediatamente se hizo eco de él,que en una carta al presidente Egils Levits y la presidenta del parlamento nacional Inara Murniece pidieron que sí no cambiar la definición legal del matrimonio, pero también pidieron que se legalizaran otras formas de relación.

Por tanto, conviene recordar una vez más que  las posiciones del arzobispo y de la Conferencia Episcopal son completamente erróneas en el documento ” Consideraciones sobre proyectos para el reconocimiento legal de las uniones entre homosexuales “, aún vigente, firmado en marzo de 2003 (no hace mucho …) por el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, carnet. Joseph Ratzinger. Este documento explica claramente que, al menos en la casa católica, lo que Mons. Stankevics no tiene absolutamente ningún derecho de ciudadanía, al contrario …: «La Iglesia enseña – leemos – que el respeto por las personas homosexuales no puede conducir en modo alguno a la aprobación de la conducta homosexual o al reconocimiento legal de las uniones homosexuales. El bien común requiere que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones entre personas del mismo sexo o equipararlas con el matrimonio significaría no solo aprobar el comportamiento desviado,con la consecuencia de convertirlo en modelo en la sociedad actual, pero también oscureciendo valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender estos valores, por el bien de los hombres y de la sociedad en su conjunto. (No. 11).

Artículo original en La Nuova Bussola Quotidiana/Adrea Morandini

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *