CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSADiscurso papal sin garrote, sobre terciopelo… pero con un raspón al cardenal alemán Marx.

Para el intercambio de buenos deseos con la Curia romana, Bergoglio no escatimó unos tirones de orejas, pero se mostró más blando que en otros años. Incluso en la petición de una Iglesia menos "rígida" no falta un garrote implícito en el avance del Sínodo alemán deseado por el cardenal Marx.
ACNdiciembre 21, 2020

El intercambio de felicitaciones navideñas con la Curia romana, desde una cita protocolar como siempre, desde el inicio del actual pontificado, se ha convertido en la ocasión más esperada para el famoso “azote” de Francisco a sus colaboradores.

Este año Francisco, sin escatimar algunos tirones aquí y allá, prefirió usar el guante de terciopelo en la Audiencia de ayer en el Salón de Bendiciones del Palacio Apostólico Vaticano inaugurado por el saludo del Cardenal Giovanni Battista Re en su primera vez. como Dean. Bergoglio ya había hablado de la necesidad de reformar la estructura en el discurso de Navidad de 2013 y ha seguido haciéndolo con regularidad durante los últimos ocho años, sin darse por vencido ni siquiera ayer. Según el pontífice “hay que dejar de pensar en la reforma de la Iglesia como un remiendo de un vestido viejo, o la simple redacción de una nueva Constitución Apostólica”, ya que “la Iglesia no es un simple vestido de Cristo, sino que es el su cuerpo que abraza toda la historia “y” no estamos llamados a cambiar o reformar el Cuerpo de Cristo sino que estamos llamados a poner un vestido nuevo a ese mismo Cuerpo, para que parezca claro que la Gracia poseída no viene de nosotros sino de Dios”.

Uno de los curry favoritos de Francis para dirigir a los curiales es el contra el chisme (en un Ángelus de septiembre incluso lo comparó con Covid) y no faltaba ni siquiera ayer, pero con tonos decididamente más suaves que en el pasado, expresando incluso la conciencia de que Su regreso al tema varias veces podría ser interpretado por algunos como una “manía” personal: “No es una manía lo que tengo, hablar en contra de la charla – dijo Francisco – es la denuncia de un mal que entra en la Curia; aquí en el Palazzo hay muchas puertas y ventanas y entramos, ya eso nos acostumbramos; el chisme, que nos encierra en la autorreferencialidad más triste, desagradable y asfixiante, y transforma toda crisis en conflicto ”.

Frente a la tentación de la vanagloria de los que ocupan cargos de responsabilidad en los dicasterios, sin embargo, otra de las advertencias más frecuentes en los discursos navideños de los últimos años, Francisco prefirió ofrecer una invitación a la reflexión antes que un reproche: “Cada uno de nosotros, cualquiera que sea el lugar que ocupe en Iglesia, pregúntate si quieres seguir a Jesús con la docilidad de los pastores o con la autoprotección de Herodes, seguirlo en la crisis o defenderse de él en el conflicto”.

Crisis y conflicto fueron las palabras clave del discurso pontificio, elegido para referirse a la situación general del mundo que lucha contra la pandemia y sus consecuencias sanitarias y socioeconómicas pero, sobre todo, al contexto eclesial. Por otro lado, al tratarse de palabras destinadas a la Curia romana, es imposible no dar una connotación principalmente intra moenia a las consideraciones realizadas sobre el contraste entre crisis y conflicto. Al respecto, Bergoglio instó a “no confundir la crisis con el conflicto” porque mientras el primero “generalmente tiene un desenlace positivo”, el segundo “crea siempre un contraste, una competencia, un antagonismo aparentemente irresoluble entre sujetos divididos en amigos”. a amar y enemigos a luchar, con la consiguiente victoria de una de las partes ”.

Al rechazo de la “lógica del conflicto” a la que se debe la “pérdida del sentido de pertenencia común”, determinando el “crecimiento o afirmación de ciertas actitudes elitistas y grupos cerrados que promueven lógicas limitantes y parciales, que empobrecen el “Universalidad de nuestra misión”, el pontífice se opuso a una amplia reflexión sobre el significado de la crisis en todas sus facetas. Francisco admitió la existencia de una crisis en la Iglesia pero, al mismo tiempo, instó a identificar las oportunidades que brinda esta situación: “Quien no mira la crisis a la luz del Evangelio – dijo el pontífice – se limita a hacer el autopsia de un cadáver: mira la crisis, pero sin la esperanza del Evangelio, sin la luz del Evangelio ”. “Nos asusta la crisis no sólo – prosiguió el Papa – porque nos hemos olvidado de evaluarla como el Evangelio nos invita a hacerlo, sino porque hemos olvidado que el Evangelio es el primero en ponernos en crisis” y “es el Evangelio el que nos pone en crisis”.

De ahí la invitación a encontrar “el coraje y la humildad para decir en voz alta que el tiempo de crisis es un tiempo del Espíritu, luego, incluso ante la experiencia de las tinieblas, la debilidad, la fragilidad, las contradicciones, desconcierto, ya no nos sentiremos aplastados, pero mantendremos constantemente una íntima confianza en que las cosas están a punto de tomar una nueva forma, surgida exclusivamente de la experiencia de una Gracia escondida en la oscuridad ”.

La reflexión sobre la crisis fue también una oportunidad para volver a proponer su idea de la relación entre tradición y modernización, afirmando que “las cosas antiguas están constituidas por la verdad y la gracia que ya poseemos, las cosas nuevas son los diversos aspectos de la verdad que lejos entendemos “. Según Bergoglio, “la Iglesia, leída con las categorías de conflicto -derecha e izquierda, progresistas y tradicionalistas- fragmenta, polariza, pervierte, traiciona su verdadera naturaleza: es un cuerpo en perpetua crisis precisamente porque está vivo, pero nunca debe convertirse en un cuerpo en conflicto, con ganadores y perdedores “porque al hacerlo” esparcirá el miedo, se volverá más rígido, menos sinodal, e impondrá una lógica uniforme y estandarizadora, tan alejada de la riqueza y pluralidad que el Espíritu ha dado a su Iglesia”.

Palabras que se alejan de las esquematizaciones simplistas a las que los insiders tienen que recurrir a menudo para describir la dinámica eclesial, pero que al mismo tiempo, al final, sugieren la preferencia por una idea de Iglesia que, de hecho, es menos “rígida”. ”Y más“ sinodal ”. Sin amar, sin embargo, los saltos adelante confirmados por el ‘garrote’ más pesado del texto pronunciado ayer en el Salón de la Bendición, el reservado – presuntamente – a los obispos alemanes que fueron protagonistas de la Senda sinodal fuertemente deseada por el hombre llamado a reformar la Curia, el poderoso cardenal Reinhard Marx: “Sin la gracia del Espíritu Santo – tronó Francisco – se puede incluso empezar a pensar en la Iglesia en una forma sinodal que, sin embargo, en lugar de referirse a la comunión con la presencia del Espíritu, llega a concebirse como cualquier asamblea democrática integrada por mayorías y minorías. Como un parlamento, por ejemplo: y esto no es sinodalidad. Sólo la presencia del Espíritu Santo marca la diferencia ”.

Articulo original en La Nuova Bussola Quotidiana/Nico Spuntoni

Traducido con Google Tradcutor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *