DESTACADOSEN MÉXICOVIDA Y FAMILIALa eutanasia: Una muerte digna no necesariamente tiene que ser sin sufrir.

ACNdiciembre 18, 2020

A partir de la década de los años ochenta, varios países europeos iniciaron la aprobación de leyes que regulan la práctica de la eutanasia y del suicidio medicamente asistido. El país que dio los primeros pasos para la aprobación de la eutanasia fue Holanda, desde 1985, seguido después por Bélgica, Luxemburgo y Suiza. En los años noventa y en la primera década del nuevo milenio se aprobó la eutanasia en los EUA en los estados de Oregón, Washington, Montana, Vermont y California. En 1995 se legalizó en el territorio norte de Australia y en 1998 se aprobó en Colombia, que hasta el momento actual es el único país latinoamericano que cuenta con una ley de este tipo.

En México está prohibida la práctica de la eutanasia y del suicidio medicamente asistido, de acuerdo a lo estipulado en la Ley General de Salud en su artículo 161 Bis 21 que a la letra dice: “Queda prohibida, la práctica de la eutanasia, entendida como homicidio por piedad, así como el suicidio asistido conforme lo señala el Código Penal Federal, bajo el amparo de esta ley.” (CONAMED).

“Llega la eutanasia, la aprueban en España y se cierne sobre América” (ACN), se pretende eliminar al que “sobra”, una la cultura del descarte. Son los más débiles como siempre en quienes serán los afectados directamente. En Argentina diputados aprobaron que las madres maten a sus hijos, ahora en España aprueban que los hijos asesinen a sus padres. A lo primero le llaman interrupción legal del embarazo, aborto y a lo segundo “muerte digna” Eutanasia. ¿A dónde vamos a parar?

Diputados socialistas imponen fútiles leyes que permitan a los hijos eliminar a sus enfermos, desconectar a sus abuelos y asesinar a sus Padres. Mucho cuidado porque esta aprobación de la eutanasia va a detonar en América Latina a lo que le llaman “buena muerte”, donde nos quieren vender un derecho color de rosa. La eutanasia es un tratamiento, para disque bien morir, es el refugio de los malos médicos, para tapar los errores cometidos, les meten la idea a los enfermos y familiares para que “no sufra, hay pobrecitos”.

Una muerte digna no necesariamente tiene que ser sin sufrir, el sufrimiento forma partea de la vida y una vida digna, todos tienen miedo al dolor, pero nadie quiere morir. Al realizar una encuesta sobre cómo me gustaría morir, más del 60% dijeron que, en una muerte repentina por el miedo al sufrimiento, otros más prefirieron morir con asistencia espiritual, esperar el proceso final, para tener tiempo de ordenar algunos asuntos legales, reconciliarse con quien se ha tenido alguna diferencia y morir en paz.

Los gritos del sufrimiento, lutos, derrotas, enfermedades y calamidades hacen que salga de ti la fortaleza, misma que te ayuda a seguir adelante y afrontar los obstáculos que te depara la vida, las más de las veces te hace robusto y te libera

de la esclavitud de tus propios yerros que claman mejores condiciones de vivir contra los tiranos opresores.

Si piensas que el sufrimiento es un mal que no debería ser, estas equivocado según mi juicio, porque desde antes de nacer tuviste que luchar y hoy que estas aquí, sigues luchando y algunas veces sufriendo la inclemencia mínima del tiempo, los escases de lo que quisieras y aun lo que no tienes. No somos insensible al sufrimiento y padecimientos de los demás. Sin duda hay que saber distinguir en el sufrimiento lo que comporta alguna explicación, las heridas pueden ser por agentes naturales los achaques de la vejez son normales mismos que hay que saber asumir con paciencia y amor.

El médico tiene como función la de salvar vidas, no destruirlas, la legalización de la eutanasia podría traer como consecuencia que se llegaran a cometer actos criminales en pacientes que no han expresado su consentimiento o bien son incapaces de expresar su deseo de morir, como es el caso de los sujetos con deformidades, niños y personas seniles.

Las sociedades donde ya se aprobó la eutanasia, no va a poder defender la vida, se va a decidir en los hospitales con políticas implementadas por el gobierno, esto ya es terrible en aquellos países el gobierno decide “quien vive y quien muere” los tribunales no van a poder condenar a los médicos irresponsables asesinos.

En nuestro país hay que tener cuidado porque después del aborto, viene la aprobación de la eutanasia, que es una reducción de la población, en algunos países como Holanda es escasa la vida social, no hay parejas, y la presencia de los niños es escasa. ¿Eso quieres para México?

Cuidemos a nuestros ancianos, aguantemos sus achaques, como ellos nos ayudaron cuando éramos pequeños, no te deshumanices acompáñalos hasta su muerte natural, no lleves a cuestas el remordimiento de tu conciencia de lo que pudiste hacer y no lo hiciste hoy es tu oportunidad. Di no a la eutanasia.

Por RUAN ANGEL BADILLO LAGOS

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *