La Corte Suprema rechaza a Texas. Biden es presidente.

Texas ha perdido el caso en la Corte Suprema: el máximo órgano de la judicatura estadounidense, con una orden corta, ha decretado la inadmisibilidad del recurso presentado por el estado sureño, contra presuntas violaciones constitucionales de los estados de Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Georgia.
ACNdiciembre 12, 2020

Texas perdió el caso en la Corte Suprema: el máximo órgano del poder judicial estadounidense, con una orden corta, decretó la inadmisibilidad del recurso presentado por el estado sureño, contra presuntas violaciones constitucionales de los estados de Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Georgia. Por lo tanto, el resultado de la votación de noviembre no se revertirá. El lunes, 306 electores votarán por Biden frente a 232 por Trump. Joe Biden realmente se convertirá en el presidente electo, no solo se espera y el 4 de enero se espera su formalización, con la certificación del voto del Colegio Electoral por parte del Congreso. Y el 20 de enero se inaugurará su administración.

¿Por qué la Corte Suprema, que también es de mayoría conservadora, desestimó la apelación de Texas? Aquellos que esperaban una corte en la que los jueces supremos conservadores habían sido nombrados por Trump (más recientemente Amy Coney Barrett) por razones puramente electorales, hoy tienen que cambiar de opinión. La realidad estadounidense es muy diferente a la italiana. Ser conservador significa, entre otras cosas, respetar el espíritu original de la Constitución. Entonces: ser auténticamente federalista. Un juez principal conservador rara vez interferirá con las decisiones internas de un estado. Y este es el caso, porque Texas acusó a los cuatro estados sospechosos de haber violado la Constitución al cambiar sus leyes electorales (internas) en el último momento, con medidas administrativas o sentencias judiciales, sin pasar por los representantes electos de su pueblo. Entonces era, sí, una cuestión constitucional, pero interna de los Estados. La Corte Suprema no entró en el fondo de la sospecha de fraude, no dijo en absoluto que el fraude no existió o que las acusaciones son infundadas.

La Corte Suprema respondió: “La moción del Estado de Texas solicitando permiso para apelar es denegada por falta de legitimidad bajo el Artículo III de la Constitución”. Por qué: “Texas no ha mostrado ningún interés judicial perceptible en cómo otro estado lleva a cabo sus elecciones”. La decepción, en el “estado de la estrella solitaria”, así como en los otros 17 estados que lo habían apoyado, es muy fuerte. “Es una decisión lamentable de la Corte Suprema no aceptar este caso y sancionar así la constitucionalidad del incumplimiento de las leyes electorales federales y estatales por parte de estos cuatro estados”, dijo de inmediato el Fiscal General de Texas, Ken Paxton. . Quién cree que podría ser un precedente peligroso, una posibilidad de que un estado no respete la Constitución y se salga con la suya.

La reacción de Donald Trump es dura, que lleva todo el día tuiteando su enfado contra la Corte Suprema y contra su propio fiscal general, William Barr, culpable, este último de no haber revelado nada, antes de las elecciones, de la investigación sobre curso sobre Hunter Biden, hijo del candidato demócrata. En cuanto a la orden de la Corte Suprema, Trump la llama una “desgracia legal”. Tanto Trump como su equipo de abogados no se rendirán. Rudolph Giuliani, aunque enfermo de Covid-19, anuncia que la batalla legal continuará incluso después del voto de los electores, al menos hasta la toma de posesión de la nueva administración. A estas alturas, sin embargo, está claro para todos, incluso para los últimos republicanos resistentes que quedan, que la batalla está perdida después de esta sentencia. En todo caso, se está preparando una dura oposición.

Texas, como lo hizo en 2012 (inmediatamente después de la reconfirmación de Barack Obama), una vez más amenaza con la secesión. O al menos eso es lo que declara el congresista republicano texano Kyle Biedermann, prometiendo proponer una ley para realizar un referéndum por la independencia. Pero un “Texit”, como empiezan a llamarlo, no es legalmente posible. En 1861, los estados del Sur que más tarde formaron la Confederación tenían el derecho constitucional (o al menos como lo interpretaron los secesionistas) de disolver la Unión. Incluso si luego sabemos cómo terminó. Pero desde 1869, después del Texas vs. White, la jurisprudencia ha establecido definitivamente la inconstitucionalidad de la secesión. El secesionismo, aunque legal y prácticamente imposible, sigue siendo parte de un gran descontento que afecta a 74 millones de estadounidenses, distribuidos en todos los estados, que votaron por Trump, en la mayoría de los casos no se sienten representados por el futuro presidente Biden y en muchos casos están convencidos (y tienen derecho a estarlo) de que no fueron elecciones justas. Biden seguirá gobernando en una nación dividida y ciertamente no serán las portadas de Time ni el favor de todos los medios estadounidenses para arreglarlo.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *