CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAEl falso profeta del Apocalipsis.

La primera bestia del Apocalipsis, que representa la masonería, está personificada en el anticristo, y la segunda, que representa la masonería eclesiástica, en el falso profeta.
ACNdiciembre 10, 2020

Hay una profecía de San Francisco de Asís en una fuente auténtica y reconocida, en la que habla de la aparición de un antipapa apostático en el tiempo de la tribulación (“futurae tribulationis”) [1].

Dice “que alguien que no es elegido canónicamente y está infectado con la maldad herética, en el punto de inflexión de esa tribulación elevada al papado, haría un esfuerzo refinado para dar a beber a muchos la muerte de su error” (“quod aliquis, non canonice electus et haeretica pravitate infectus, in articulo tribulationis illius ad papatum assumptus, multis mortem sui erroris sagaciter propinare moliretur ”). [2] San Francisco de Asís predijo que esta figura “usurpa tiránicamente el papado” (“papatum usurpare tyrannice”). [3]

Es en este sentido que en nuestro tiempo San Padre Pío ha confiado a su hijo espiritual, el famoso exorcista Don Gabriele Amorth, las siguientes dramáticas palabras: “Es satanás quien ha entrado en el seno de la Iglesia, y en poco tiempo , él gobernará sobre una iglesia falsa ”. [4]

San Padre Pío conocía el Tercer Secreto de Fátima; de hecho, se le había revelado cuatro años antes que los pastorcillos. [5]

El conocido periodista español José María Zavala preguntó al respecto con más detalle a Don Gabriele Amorth y resumió la conclusión del diálogo de la siguiente manera: “Había dos temas recurrentes e interrelacionados: la gran apostasía en la Iglesia desde su cúspide – de con el testimonio del Cardenal Ciappi – y la introducción del diablo a la cabeza de la Iglesia por medio de un Papa bajo el control de Satanás ”. [6]

En este contexto, Zavala se refirió a la correspondencia exacta de estas palabras con la declaración de Frère Michel, gran conocedor del mensaje de Fátima y autor de una trilogía sobre el tema. Declaró: “Será el momento de la batalla decisiva entre la Virgen y el diablo. Una avalancha de confusión diabólica se extenderá por todo el mundo. Satanás penetrará en los niveles más altos de la Iglesia. Esta será la gran apostasía anunciada para los últimos días, […] el ‘falso profeta’ que traiciona a la Iglesia a favor de la ‘bestia’, según la profecía del Apocalipsis ”[7].

De hecho, como señaló la propia Sor Lucía [8], el secreto se revela en el último libro de la Sagrada Escritura.

En ese libro se habla del dragón rojo de fuego (cf. Apoc 12: 3), que se manifiesta en el comunismo ateo, y de la bestia negra (cf. Apoc 13: 1-2), que representa la masonería.

Luego dice: “Otra bestia salió de la tierra. Tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como un dragón. Ejerció todo el poder de la primera bestia ante sus ojos. Hizo que la tierra y sus habitantes adoraran a la primera bestia ”(Apoc 13: 11-12).

La bestia, que parece un cordero, representa la masonería eclesiástica que ha penetrado en el interior del templo, especialmente en la jerarquía. Su objetivo es superar a la Iglesia católica desde dentro. Quiere y logra por un corto tiempo la creación de un ídolo – un falso cristo y una falsa iglesia. [9]

Es crucial la referencia a la jerarquía de la Iglesia, en la que la mitra -con dos cuernos- indica la plenitud del sacerdocio. La bestia que sube de la tierra parece un siervo de Cristo, el Cordero, pero es un siervo de satanás, el dragón.

Así, si la segunda bestia es la masonería eclesiástica, está personificada y literalmente elevada a la cumbre en el falso profeta que la encabeza [10], quien es expresamente designado como tal en tres pasajes del Apocalipsis (Apoc 16,13; 19: 20; 20:10).

Es el líder pseudo-religioso de la anti-iglesia. A través de graves herejías y sacrilegios despreciables, avanza la gran apostasía desde lo alto. Engaña y engaña a los habitantes de la tierra (cf. Ap 13, 14) y quiere llevar a la gente a adorar al anticristo, de quien es precursor directo (cf. Ap 13, 12).

El ex obispo de Fulda, exégeta del Prof. Dr. Dr. Eduard Schick del Nuevo Testamento, también ha señalado esta dimensión en su trabajo sobre el Apocalipsis: “La misión de la segunda bestia es la toma ilimitada del poder por parte de la primera; para ello es ordenado y equipado por el primero; es llevar a la gente a reconocer al primero como lo que dice ser, es decir, Dios mismo. Toda su propaganda apunta a esto con palabras y hechos […] Se trata de transfigurar religiosamente la potencia mundial del anticristo y lograr que la humanidad le rinda veneración de culto a su vez ”.

En consecuencia, el obispo Schick habla de una trinidad satánica. Consiste en el dragón y las dos bestias.

La primera bestia, que representa la masonería, está personificada en el anticristo, y la segunda, que representa la masonería eclesiástica, en el falso profeta [12]. Su objetivo es el dominio ilimitado del mundo, el reino del diablo en la tierra.

“Los gobernantes del mundo, que se habían puesto al servicio de la ‘trinidad satánica’, creen que ha llegado la oportunidad favorable para liderar juntos el último golpe destructivo contra la Iglesia de Cristo en la tierra. La tríada satánica duplica su propaganda para este propósito ”. [13]

El Arzobispo Dr. Dr. Fulton J. Sheen dejó claro en este contexto que esta agenda está marcada por el establecimiento de una contra-iglesia: “Tendrá todas las notas y características de la Iglesia, pero al revés y vaciada de su divino contenido. Habrá un cuerpo místico del anticristo, que se asemejará en todos sus aspectos externos al Cuerpo Místico de Cristo. ”[14] En consecuencia, una anti-iglesia a la cabeza necesita necesariamente un antipapa, que es el falso profeta del Apocalipsis.

La aspiración hostil quiere seducir a la gente a “aceptar una nueva religión sin cruz, una liturgia sin el más allá, una religión para destruir la religión o una política que es una religión” [15].

Blessed Anna Katharina Emmerich, the great German mystic, has seen and described the rise of the pernicious anti-church. She “saw how […] another dark church arose in Rome.”[16] In doing so, she used a drastic term that clearly demonstrates the apocalyptic extent of the event: “But the whole house was dark and black, and all that happened in it was darkness and gloom […] I also saw how very bad the consequences of this after-church would be. I saw it grow, I saw many heretics of all ranks go to the city.”[17]

Blessed Anna Katharina Emmerich saw the closure of the churches and the great distress of the Catholic communities everywhere.[18] She described the spread of the “dark after-church” as an implementation of the antichristian decisive struggle: “The sect receives its signature from the apocalyptic beast which, risen from the sea, dwells with it and drives it to fight against the flock of Christ.”[19]

En el contexto de este período apocalíptico, el célebre mensaje de La Salette resuena como una advertencia fuerte e insistente: “Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo” [20].

30 de noviembre de 2020
San Andrés, Apóstol, hermano de San Pedro
P. Frank Unterhalt

Traducción de Martin Bürger de LifeSite


[1] Bartolomeo da Pisa, De conformitate vitae Beati Francisci ad vitam Domini Iesu, Liber II, Fruct. VI, Pars II, 3, en: Analecta Franciscana sive Chronica aliaque varia documenta ad historiam Fratrum Minorum spectantia, Edita a Patribus Collegii S. Bonaventurae, Romae 1912, Tomus V, p. 167.

[2] Ibíd.

[3] Ibíd.

[4] José María Zavala, El secreto mejor guardado de Fátima, edición en español, Planeta Publishing 2017, p. 231.

[5] Cfr. ibíd., pág. 20.

[6] Ibíd., Pág. 267.

[7] Ibíd., Págs. 83–84.

[8] Cfr. ibíd., pág. 271.

[9] Cfr. también Rudolf Graber, Athanasius und die Kirche unserer Zeit [St. Atanasio y la Iglesia de nuestro tiempo], Abensberg 1987 (11ª ed.), Pág. 38.

[10] Cfr. también Augustin Arndt (ed.), Die Heilige Schrift des Alten und Neuen Testamentes. Mit dem Texte der Vulgata [La Sagrada Escritura del Antiguo y del Nuevo Testamento. Con los Textos de la Vulgata], Ratisbona. Rom y Nueva York 1901, 3. vol., Pág. 979, nota al pie 18.

[11] Eduard Schick, Geistliche Schriftlesung. Die Apokalypse [Una lectura espiritual de las Escrituras: el Apocalipsis], Düsseldorf 1971, págs. 149-150.

[12] Cfr. también ibíd., págs. 141-142.148-149.

[13] Ibíd., Pág. 175.

[14] Fulton J. Sheen, Der Kommunismus und das Gewissen der Westlichen Welt [El comunismo y la conciencia de Occidente], Berlín 1950, p. 12.

[15] Ibíd., S. 11.

[16] Karl Erhard Schmöger, Das Leben der gottseligen Anna Katharina Emmerich, 2. vol., Freiburg im Breisgau 1870, p. 492.

[17] Ibíd., Pág. 493.

[18] Cfr. ibíd., pág. 494.

[19] Ibíd., Pág. 501.

[20] Johannes Maria Höcht, Die Große Botschaft von La Salette [El gran mensaje de La Salette], Stein am Rhein 2004 (8ª ed.), P. 161.

Articuylo original Life Site News/Fr. Frank Unterhalt

Traducido con Google Traductor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *